EconomíaOpinión

Bonos soberanos y riesgo país

Escucha la noticia

Los Bonos soberanos son instrumentos de deuda emitidos por el Estado nacional cuyo  propósito es acceder a recursos a través de los mercados de capitales del mundo. Por  lo general los gobiernos de muchos países del mundo recurren a este mecanismo  como una forma más de obtener recursos para financiar sus déficit presupuestarios  (Gastos mayores que sus ingresos).  

Este es el caso de Bolivia, que a partir del año 2012 incurrió en este nuevo mecanismo  de endeudamiento soberano. Lo paradójico es que se lo hizo en pleno apogeo  económico que vivía el país con un crecimiento exorbitante de las exportaciones  fruto de los altos precios internacionales, notable acumulación de Reservas  Internacionales, superávit fiscal en las arcas del gobierno gracias al ingreso adicional de  recursos por renta petrolera y superávits gemelos en la cuenta corriente y capital de la  Balanza de Pagos. 

A la fecha el estado boliviano ha recurrido en 3 oportunidades a este endeudamiento  soberano –sinónimo de gasto soberano-. La primera emisión se realizó el 22 de  octubre de 2012 por un monto de $us. 500 millones a un plazo de 10 años con una  tasa de interés de 4.875%, (el vencimiento es este 2022). La segunda emisión se  realizó el 15 de agosto de 2013 por un monto similar y a una tasa de 5.95% también  por un lapso de 10 años (se vence dentro de dos años). Se justificó que este  endeudamiento era para construir infraestructura en 6 departamentos, menos en  Tarija, Santa Cruz y Chuquisaca. Habrá que preguntarle a los “honorables  parlamentarios” elegidos en el periodo 2009-2014 si fiscalizaron la buena utilización  de esos recursos. 

Para la incursión del gobierno en esta nueva vía de endeudamiento soberano sin duda  fue fundamental la calificación de Riesgo País que Bolivia recibió de parte de las  calificadoras internacionales. Justamente en ese tiempo Standard & Poor´s y Fitch  Rating le otorgaron la calificación BB- una de las calificaciones más altas que obtuvo el  país en los últimos años (la última calificación más baja que obtuvo el país fue en  octubre 2003 (octubre negro y huida del Pdte. Goni Sanchez de Lozada) cuando el país  recibió la Calificación de B-. La nomenclatura BB- significa que Bolivia puede cumplir  sus obligaciones internacionales pero que se puede deteriorar por cualquier  acontecimiento político, económico y social que se pueda presentar.  

La tercera emisión de Bonos Soberanos se realizó el 17 de marzo de 2017 pero esta vez  por un monto de $us. 1.000 millones a una tasa de 4.5% anual con vencimiento a 10  años de plazo. Esta vez desde el Poder Ejecutivo se argumentó que era para construir  hospitales de 3er nivel y 4to nivel en Bolivia. Otra vez le vamos a ceder la palabra a  los honorables parlamentarios de la Asamblea Plurinacional periodo 2014-2020, para  ver si es que fiscalizaron bien y si es que se construyeron esos hospitales.

Sin duda que hasta ese año Bolivia seguía teniendo la misma calificación de Riesgo País  (BB- de Ficht Ratings y BB por parte de Standard & Poor´s). No cabe duda que las  calificaciones de riesgo fueron fundamentales para el acceso a esta modalidad de  endeudamiento soberano.  

En la Ley Financial del Presupuesto General del Estado (PGE) periodo 2021 que está  vigente se contempla una cuarta emisión de Bonos Soberanos por la friolera suma de  $us. 3.000 millones pero esta vez dicen los ejecutivos del gobierno que es para “apoyo  presupuestario y manejo de pasivos”. Ahora el panorama es diferente, hay un  deterioro en la calificación de Riesgo País, tal el caso de Ficth Ratings que nos bajó  calificación de riesgo a B el 30 de septiembre de 2020 y Standard & Poor´s que bajó su  calificación a B+ con perspectiva negativa el 22 de marzo de 2021. Esto implica que el  país deberá pagar tasas de intereses mucho más altas 

De acuerdo con Juan Antonio Morales expresidente del Banco Central de Bolivia, en  una entrevista en el Programa de Frente con Oscar Ortiz a mediados de junio de este  año, señaló que las tasas de intereses por los bonos soberanos han subido (debido al  deterioro de la calificación de Riesgo País) por lo que el país se endeudaría a tasas muy  altas poniendo en riesgo la futura estabilidad económica. Citó el caso de Ghana el país  africano que ha colocado sus bonos a una tasa de 8%. Esto es casi el doble de la tasa  que Bolivia colocó en el año 2017. Entonces la situación de acceso a créditos  internacionales se ha complicado para el país, por lo que el gobierno deberá  considerar su actitud que tiene con el FMI, al fin y al cabo, es el único organismo que  entrega recursos para fortalecer las Reservas Internacionales, financiar déficit fiscales y  fortalecer la Balanza de Pagos. El problema es que somete al deudor a un plan de  ajuste económico como debe ser. Y eso es lo que les causa escozor a los gobernantes,  que los estén controlando y fiscalizando desde afuera. 

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

90% LikesVS
10% Dislikes

Publicaciones relacionadas