EconomíaOpinión

Cuidado con los nuevos keynesianos que dicen que más gasto siempre es la respuesta

Ryan Bourne indica que no hay una ley de hierro que indique que el endurecimiento monetario y fiscal deba provocar una recesión o más desempleo.

Escucha la noticia

Por Ryan Bourne1

¿Están los keynesianos británicos apegados a una teoría macroeconómica, o simplemente participan en un razonamiento motivado para justificar un estímulo gubernamental cada vez mayor?

Pregunto, porque la semana pasada, George Eaton, del New Statesman, tuiteó:

“El Reino Unido está al borde de la recesión, algo completamente predecible dados los recortes de beneficios, los aumentos de impuestos y los aumentos de tasas que se suman a la caída de los salarios reales. ¿Realmente tenemos que hacer Keynesianismo 101 de nuevo?”.

A medida que esta línea de pensamiento despega, vale la pena explorar los méritos de tales afirmaciones.

Los economistas de todo el mundo reconocen que los shocks de oferta resultantes de la pandemia y la guerra de Ucrania han creado presiones inflacionarias al limitar la producción de nuestras economías. Eso significa que para cualquier crecimiento dado en el gasto general, estamos viendo menos crecimiento de la producción real y más inflación.

Sin embargo, se necesita pura negación para ignorar cómo el genuino exceso de demanda ha agregado combustible al fuego de estos problemas. Las políticas macroeconómicas excesivamente expansivas claramente han elevado aún más el nivel de precios, como lo demuestra el crecimiento general del gasto que aumenta considerablemente por encima de su tendencia anterior al COVID-19.

Durante la década anterior a la pandemia, el PIB nominal del Reino Unido –es decir, el gasto total en términos monetarios o la demanda agregada– creció a una tasa promedio del 3,7% anual. Cuando golpeó la pandemia, el PIB nominal cayó bruscamente a medida que los hogares se atrincheraron y se les impidió gastar en cosas que normalmente disfrutarían.

El gobierno gastó y transfirió grandes sumas en ayuda, tomando prestados 450.000 millones de libras esterlinas, para tratar de contrarrestar la recesión. Combinados con la depresión forzada en el gasto debido al cierre de negocios, desde entonces los hogares han ahorrado 200 mil millones de libras esterlinas más de lo esperado.

Crucialmente, el Banco de Inglaterra también recortó su tasa base al 0,1% e invirtió £200 mil millones en expansión cuantitativa. Se activaron todas las palancas fiscales y monetarias para tratar de garantizar una recuperación sólida del lado de la demanda cuando se reabrieran las cosas.

Ahora está claro que hubo demasiado estímulo durante demasiado tiempo. Los datos del último año no solo muestran que el PIB nominal británico está a 1,8% por encima del nivel que habríamos visto si se hubiera mantenido una tendencia anterior al Covid, pero el crecimiento del PIB nominal se aceleró hacia fines del año pasado.

En el segundo trimestre de 2022, creció a una tasa anualizada del 10,5%, tres veces la tendencia anterior a la crisis. Ese tipo de crecimiento del gasto agregado garantiza una inflación significativamente superior a la meta.

En última instancia, la responsabilidad de esto corresponde al Banco de Inglaterra. Tiene el mandato y las herramientas para frenar la presión inflacionaria impulsada por la demanda.

Andrew Bailey —gobernador del Banco de Inglaterra— y compañía ciertamente pueden levantar las manos y afirmar que son impotentes como para haber evitado las subidas del precio del petróleo o la interrupción de las cadenas de suministro, pero son culpables por no haber mantenido el crecimiento del gasto agregado en equilibrio (recuerde, la política monetaria opera con un retraso).

Por lo tanto, contrario a lo que sostiene Eaton —director del Banco Central de Inglaterra, es completamente apropiado pisar los frenos macroeconómicos con aumentos de tasas o, incluso, recortes de gastos.

La política monetaria es el rey y se puede argumentar que ciertos aumentos de impuestos pueden empeorar las condiciones de suministro en la economía o que vale la pena proporcionar cierto alivio específico dadas las dificultades que enfrenta la gente.

Pero dadas las condiciones macroeconómicas, es extraño respaldar más estímulos fiscales y monetarios como idea general, en un momento de desempleo muy bajo e inflación muy alta.

De hecho, la “caída de los salarios reales” no es un fenómeno que surja de la nada. Estos son el resultado de un error de política macroeconómica que provocó que demasiado dinero persiguiera muy poca producción, lo que elevó el nivel de precios y redujo el poder adquisitivo del salario nominal de las personas.

Un mayor gasto gubernamental de arriba hacia abajo corre el riesgo de exacerbar estas presiones, lo que obligaría al Banco a optar por aumentos de tasas más pronunciados o dejar que la inflación se incruste en las expectativas de las personas, lo que hace que el endurecimiento de la política futura sea más dañino.

Los auto-proclamados defensores del “Keynesianismo 101” deberían entender esto. Su defensa de las políticas de estabilización macroeconómica se basó en gran medida en el concepto de salarios rígidos.

Cuando la demanda agregada cayó, dijeron, la falta de voluntad de las personas para aceptar recortes salariales en efectivo evitaría que los salarios cayesen como para poder persuadir a las personas de volver a trabajar. Esto crearía desempleo, ya que más personas estarían ofreciendo su trabajo a los salarios antiguos de lo que demandan las empresas.

Desde el punto de vista keynesiano, imprimir y gastar dinero para aumentar la inflación es, por lo tanto, una característica del estímulo, no un error, ya que permite que la caída de los salarios reales haga el trabajo de garantizar un retorno más rápido al pleno empleo.

Sin embargo, extrañamente, muchos de los neo-keynesianos de hoy en día quieren simultáneamente dar crédito a la política macroeconómica por el regreso a niveles de desempleo muy bajos, pero pasan por alto que los salarios reales están cayendo en parte debido a la exuberancia de las mismas políticas que celebran.

Este doble pensamiento es especialmente atroz en EE.UU., donde la izquierda demócrata está ideando teorías cada vez más elaboradas para explicar la inflación como un fenómeno distinto.

La idea más reciente es que las empresas con poder de monopolio son responsables del aumento de los precios.

No se explica cómo las empresas de repente se volvieron más codiciosas o poderosas en el último año, pero este diagnóstico erróneo ahora ha entrado en el ámbito de la política. Apenas la semana pasada, los progresistas en el Congreso presentaron nuevas leyes contra el aumento de precios que facultarían al gobierno federal para multar a las empresas que aumenten significativamente los precios durante emergencias.

Ningún político británico llega tan lejos, al menos por ahora. Pero las declaraciones de Eaton sobre un riesgo de recesión por el endurecimiento de las políticas y la idea zombi de una clara compensación entre la inflación y el desempleo pronto podría convertirse en un argumento político para mantener los grifos macroeconómicos abiertos.

Es importante aclarar que el objetivo de la política al tratar de frenar el exceso de inflación no debe ser reducir el nivel general de demanda agregada. Debería ser desacelerar su crecimiento para eliminar cualquier presión del lado de la demanda que empuje la inflación por encima del 2%.

Si el Banco de Inglaterra pisa los frenos con demasiada fuerza, o trata de contrarrestar las presiones de precios inducidas por la guerra para lograr que la inflación alcance su objetivo, veríamos cambios más bruscos en la producción y el empleo.

El punto es que no existe una ley de hierro según la cual el endurecimiento monetario y fiscal deba provocar una recesión o más desempleo. En EE.UU., la tasa de crecimiento de la demanda ha disminuido significativamente, pero las empresas continúan agregando muchos puestos de trabajo. Aquí, el número de vacantes supera el número de personas desempleadas por primera vez desde que comenzaron los registros.

Incluso si uno estuviera convencido de que el endurecimiento macroeconómico obstaculiza la contratación, no es obvio que causaría mucho más desempleo, particularmente si ayuda a sofocar las expectativas de inflación de los trabajadores antes de que se manifiesten en demandas de salarios más altos.

Sin embargo, para muchos, el estímulo macroeconómico es simplemente “bueno” y, por lo tanto, lo contrario debe ser “malo”. Cuando el desempleo es alto, la respuesta es más gasto público. Cuando la inflación está erosionando los salarios y el desempleo es bajo, la respuesta es más gasto público.

Como Keynes notoriamente no dijo: “Cuando los hechos cambian, encuentro nuevas razones para abogar por paquetes de estímulo”.

1es catedrático R. Evan Scharf para la Comprensión Pública de la Economía en el Cato Institute.

*Este artículo fue publicado originalmente en panampost.com el 02 de junio de 2022

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

100% LikesVS
0% Dislikes

Publicaciones relacionadas