EconomíaOpinión

Los bancos centrales han roto la verdadera relación ahorro-préstamo

Debido a la continua expansión de los préstamos de «la nada», el ritmo de consumo de riqueza comenzará a superar el ritmo de producción de riqueza

Escucha la noticia

Por Frank Shostak1

La mayoría de la gente cree que prestar está asociado al dinero. Pero el préstamo es mucho más que eso. Un prestamista presta los ahorros a un prestatario en lugar de «sólo dinero». Déjanos explicar.

Tomemos un agricultor, Joe, que ha producido dos kilos de patatas. Para su propio consumo, necesita un kilogramo, y el resto se compromete a prestarlo durante un año a otro agricultor, Bob. El kilogramo de patatas no consumido que acepta prestar es su ahorro.

Al prestar un kilogramo de patatas a Bob, Joe ha aceptado renunciar durante un año a su propiedad sobre esas patatas. A cambio, Bob ofrece a Joe la promesa de que al cabo de un año le devolverá 1,1 kilogramos de patatas, constituyendo el 0,1 kilogramo un interés. Obsérvese que la existencia de ahorro es la condición previa al préstamo (primero debe haber ahorro). El ahorro debe respaldar totalmente el préstamo.

Lo que tenemos aquí es un intercambio de un kilo de patatas actuales por 1,1 kilos de patatas en un año. Tanto Joe como Bob han realizado esta transacción voluntariamente porque ambos han llegado a la conclusión de que serviría a sus objetivos.

La introducción del dinero no va a alterar la esencia de lo que es el préstamo. En lugar de prestar un kilo de patatas, Joe puede cambiar su kilo de patatas por dinero, digamos que por 10 dólares. Joe puede decidir ahora prestar su dinero a otro agricultor, Juan, durante un año a un tipo de interés del 10 %. Obsérvese que la introducción del dinero no ha cambiado el hecho de que el ahorro precede al acto de prestar. Cuando un ahorrador presta dinero, lo que de hecho presta al prestatario son bienes de consumo final que él no ha consumido.

El ahorro sirve de apoyo a los individuos en las distintas etapas de la producción; por lo tanto, el ahorro es el corazón del crecimiento económico. El préstamo de los ahorros cumple un importante papel en el proceso de generación de riqueza. Al prestar sus ahorros a Bob, Joe le proporciona un medio de subsistencia. Esto, a su vez, hace posible que Bob se dedique a una actividad generadora de riqueza.

Presentación de la banca

En lugar de buscar él mismo posibles prestatarios, Joe podría dirigirse a una organización especializada en la búsqueda de prestatarios. Esta organización es un banco. El banco se especializa en encontrar prestatarios para personas que están dispuestas a prestar sus ahorros. Los bancos también se especializan en encontrar prestamistas para los individuos que están dispuestos a pedir préstamos. Por lo tanto, los bancos desempeñan el papel de intermediarios. (Obsérvese que los bancos también pueden dedicarse al préstamo directo utilizando sus propios fondos de capital o tomando prestados los fondos necesarios).

Además, el banco también ofrece la posibilidad de guardar el dinero en depósitos a la vista. Un individuo puede ejercer su demanda de dinero guardando el dinero en su cartera, guardándolo en su casa, o guardándolo en un depósito a la vista, que es proporcionado por el banco. Al guardar su dinero en un depósito a la vista, el individuo mantiene un derecho ilimitado sobre el dinero depositado —es su posesión.

Si el propietario del depósito a la vista decidiera prestar parte del dinero almacenado, probablemente informaría al banco transfiriendo parte del dinero almacenado en el depósito a la vista a un depósito a plazo.

Los bancos ofrecen varias opciones de préstamo a los posibles prestamistas, como Joe, a través de diversos depósitos a plazo. El banco puede ofrecer a Joe la opción de prestar su dinero desde un periodo muy corto hasta un periodo muy largo permitiendo a Joe colocar su dinero en los correspondientes depósitos a plazo.

Por ejemplo, si Joe decide prestar cinco dólares durante un año al tipo de interés del mercado, podría transferir esta cantidad a un depósito a plazo de un año. Esto también significa que Joe ha aceptado renunciar a la propiedad de los cinco dólares durante un año. Ahora le toca al banco encontrar un prestatario adecuado. Obsérvese que aquí el ahorro respalda totalmente el préstamo. Los problemas surgen cuando los bancos empiezan a conceder préstamos sin el apoyo de los ahorros.

Los préstamos no respaldados por el ahorro provocan un empobrecimiento económico

A los prestamistas ordinarios les resultará difícil prestar algo que no tienen. Sin embargo, las cosas son diferentes una vez que introducimos en nuestro análisis los préstamos de los bancos que no están respaldados por los ahorros —los préstamos de «la nada».

Si Joe decidiera prestar cinco dólares durante un año, tendríamos una transferencia de cinco dólares del depósito a la vista de Joe a un depósito a plazo de un año. El dinero del depósito a plazo de un año puede entonces prestarse durante un año. (El depósito a plazo de cinco dólares a un año respalda aquí el préstamo de cinco dólares a un año).

Consideremos un caso en el que Bob se dirige al Banco A para pedir un préstamo de cinco dólares durante un año. El Banco A atiende esta petición y presta a Bob el dinero abriendo un nuevo depósito a la vista para Bob con un saldo de cinco dólares. Además, hay que tener en cuenta que aquí no tenemos una transferencia de cinco dólares de los titulares de los depósitos a la vista, como Joe, al depósito a plazo de un año. Una transferencia de dinero de un prestamista como Joe no respalda el depósito a la vista establecido para Bob.

El préstamo a Bob no está respaldado por los ahorros. El Banco A ha generado el préstamo de cinco dólares de la «nada». El banco estableció aquí un depósito a la vista sin el respaldo de los ahorros. (Contrasta esto con el caso en que Joe abre un depósito a la vista por valor de 10 dólares ahorrando un kilo de patatas y vendiéndolo por 10 dólares).

Cuando Bob, el prestatario, utiliza el dinero sin respaldo, que el Banco A generó de la «nada», Bob está realizando un intercambio de nada por algo. Esto se debe a que el ahorro no respalda el dinero —es dinero vacío. En una economía de mercado sin obstáculos, un banco corre el riesgo de quiebra al emitir préstamos de la «nada». Según Murray N. Rothbard

En cuanto el nuevo dinero se extienda a otros bancos, el banco emisor tendrá grandes problemas. Porque cuanto antes y más intensamente entren en escena los clientes de otros bancos, antes afectará al banco en expansión una fuerte presión de reembolso, incluso hasta la bancarrota.

La razón de la probable bancarrota es que el banco que emite préstamos a partir de «la nada» no tiene suficiente dinero para compensar sus cheques durante las liquidaciones interbancarias. En consecuencia, en una economía de mercado sin obstáculos, sin un banco central, la competencia entre los bancos es probable que minimice los préstamos fuera de «la nada». Sobre esto escribió Ludwig von Mises:

La gente suele referirse a la sentencia de un americano anónimo citada por Tooke: «El libre comercio de la banca es el libre comercio de la estafa». Sin embargo, la libertad en la emisión de billetes habría reducido considerablemente el uso de los mismos si no lo hubiera suprimido por completo. Fue esta idea la que avanzó Cernuschi en las audiencias de la Investigación Bancaria Francesa el 24 de octubre de 1865: «Creo que lo que se llama libertad bancaria tendría como resultado la supresión total de los billetes en Francia. Quiero dar a todo el mundo el derecho de emitir billetes para que nadie se lleve ya ningún billete».

Hay que tener en cuenta que la probabilidad de bancarrota aumenta cuando hay muchos bancos en competencia. A medida que aumenta el número de bancos y disminuye el número de clientes por banco, aumentan las probabilidades de que los clientes gasten dinero en bienes de personas que realizan operaciones bancarias con otros bancos. Esto, a su vez, aumentará el riesgo de que un banco sea incapaz de cobrar sus cheques si empieza a conceder préstamos de «la nada».

A la inversa, a medida que disminuye el número de bancos competidores (es decir, a medida que aumenta el número de clientes por banco), disminuye la probabilidad de bancarrota. En el caso extremo de un banco, éste puede practicar el préstamo de «aire» sin temor a la bancarrota, ya que el banco no tiene que compensar sus propios cheques y, por tanto, no se arruinará.

Es probable que la concesión de préstamos de «la nada» se convierta en un hecho sostenible en el marco de un banco central. En este marco, los bancos pueden considerarse como sucursales del banco central. El banco central, mediante la gestión diaria de la oferta monetaria (es decir, el bombeo monetario), evita que los bancos se lleven a la bancarrota entre sí. Por lo tanto, los bancos en un marco de banco central pueden prestar cantidades ilimitadas de «la nada» sin quebrar.

Según Rothbard,

El Banco Central puede encargarse de que todos los bancos del país puedan inflar de forma armoniosa y uniforme juntos…. En resumen, el Banco Central funciona como un dispositivo gubernamental de cartelización para coordinar a los bancos de manera que puedan evadir las restricciones del libre mercado y de la banca libre e inflar juntos de manera uniforme.

Prestar de la nada fomenta actividades improductivas

Cuando el dinero prestado está totalmente respaldado por los ahorros, se devuelve al prestamista original el día del vencimiento del préstamo. Bob —el prestatario de cinco dólares— devolverá la suma prestada y los intereses al banco en la fecha de vencimiento. El banco, a su vez, devolverá los cinco dólares más los intereses, ajustados por las comisiones bancarias, a Joe, el prestamista. El dinero hace un círculo completo y vuelve al prestamista original. Obsérvese de nuevo que el banco aquí es sólo un facilitador; no es un prestamista, por lo que devuelve el dinero prestado al prestamista original.

Por el contrario, cuando los préstamos que se originan de «la nada» se devuelven al banco en la fecha de vencimiento, esto conduce a una retirada de dinero de la economía (es decir, a una disminución de la oferta monetaria), la razón es que nunca hubo un ahorrador/prestamista, ya que este préstamo surgió de «la nada». En este caso, el ahorro no respaldaba los nuevos depósitos a la vista. Cuando Bob devuelve los cinco dólares, el dinero sale de la economía, ya que no existe un prestamista original al que devolver el dinero prestado.

Obsérvese que el préstamo de 5 dólares de «la nada» es un catalizador para un intercambio de nada por algo. Sirve de plataforma para actividades improductivas que antes de la generación de un préstamo de «la nada» no habrían surgido. Mientras los bancos sigan ampliando los préstamos de la nada, estas actividades seguirán floreciendo.

Debido a la continua expansión de los préstamos de «la nada», el ritmo de consumo de riqueza comenzará a superar el ritmo de producción de riqueza. El flujo positivo de ahorro se detendrá y el ahorro disminuirá.

En consecuencia, los resultados de las distintas actividades comenzarán a deteriorarse y los préstamos dudosos de los bancos se acumularán. En respuesta a esto, los bancos reducirán sus préstamos de la nada, desencadenando un descenso de la oferta monetaria. La disminución de la oferta monetaria comenzará a socavar diversas actividades no productivas, provocando una recesión económica.

Algunos economistas, como el difunto Milton Friedman, creen que una vez que la oferta monetaria comienza a disminuir, el banco central debe bombear dinero en la economía para evitar un desplome. Sin embargo, la caída de la economía no está causada por una disminución de la oferta monetaria, sino por la reducción de la reserva de ahorros resultante de las anteriores políticas monetarias fáciles. La reducción de la reserva de ahorros conduce a una disminución de la actividad económica, lo que obliga a una disminución de los préstamos «de la nada», que a su vez da lugar a una disminución de la oferta monetaria.

Incluso si el banco central impidiera la disminución de la oferta monetaria —por ejemplo, mediante el «dinero helicóptero»— esto no podría evitar una recesión económica si la reserva de ahorros está disminuyendo, ya que el corazón del crecimiento económico es la reserva de ahorros en expansión. La capacidad de los bancos para generar préstamos de la nada proviene de las políticas monetarias fáciles del banco central. Sin un banco central, la probabilidad de que los bancos practiquen el préstamo de la nada sería muy baja.

Conclusión

Los bancos facilitan el flujo de ahorro al presentar a los «proveedores» de ahorro a los «demandantes». Al desempeñar el papel de intermediarios, los bancos son un factor importante en el proceso de formación de la riqueza. Sin embargo, una vez que los bancos abandonan su papel de intermediarios y comienzan a prestar dinero sin el respaldo del ahorro, se pone en marcha la amenaza del ciclo de auge y caída y el empobrecimiento económico. No es posible aumentar el crédito genuino sin aumentar el ahorro.

1es un académico asociado del Instituto Mises. Su firma de consultoría, Applied Austrian School Economics, proporciona evaluaciones e informes detallados de los mercados financieros y las economías globales. 

Este artículo fue publicado originalmente en panampost.com el 31 de marzo de 2022.

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

100% LikesVS
0% Dislikes

Publicaciones relacionadas