EconomíaOpinión

Paul Ehrlich ignora la abundancia nuevamente

Marian L. Tupy y Gale Pooley señalan que la abundancia personal de alimentos, considerando 24 alimentos básicos, incrementó entre 1980 y 2020 en un 335,2 por ciento, conforme las horas de trabajo requeridas para obtener una canasta de estos alimentos se desplomó en un 77 por ciento.

Escucha la noticia

Paul Ehrlich no puede admitir cuando está equivocado. En su libro de 1968, The Population Bomb, Ehrlich predijo que “en la década de 1970 cientos de millones de personas se morirán de hambre” debido al crecimiento descontrolado de la población. En cambio, las personas empezaron a realizar la producción agrícola de manera más eficiente. Para entonces, Ehrlich célebremente perdió $576,07 ante Julian Simon en 1990 cuando realizó una apuesta a 10 años plazo de que cinco metales básicos se encarecerían. La canasta de los cinco metales de hecho vio su precio caer por un promedio de 36 por ciento, a pesar de que la población mundial aumentó en 800 millones.

Sin embargo, Ehrlich todavía está sonando la alarma de la población. En octubre, se quejó en la revista Nature de que el exceso de población no era mencionado como un factor en la reciente cumbre de la ONU acerca de los sistemas alimenticios. Mientras que es cierto que algunos lugares todavía sufren de escasez de alimentos, esta escasez suele ser temporal o determinada por la política. El hecho es que los alimentos nunca han sido más abundantes, y la población es más numerosa que nunca antes. Más personas están gozando de más calorías de una mayor variedad de alimentos que en cualquier otro momento en la historia.

Ehrlich realizó su apuesta con apuesta con Simon en 1980, así que veamos lo que ha sucedido con la abundancia de alimentos desde esa fecha. El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) rastrean los precios mundiales de 24 alimentos básicos desde los bananos hasta el trigo, el café y el arroz, y desde el salmón hasta el azúcar. Primero calculamos el “precio en tiempo” de cada uno de estos alimentos cada año. Los precios en tiempo son mejores que los precios en dinero por varias razones. Un precio en tiempo es simplemente la cantidad de tiempo requerida para ganar suficiente dinero para comprar un ítem. Mientras que los precios en dinero están expresados en dólares y centavos, los precios en tiempo están expresados en horas y minutos. De manera más concreta, los precios en tiempo equivalen al precio nominal dividido por el ingreso por hora. Estimamos el ingreso global por hora calculando el PIB por Hora Trabajada utilizando datos del Banco Mundial y de Conference Board.

Consideremos al trigo para tener un ejemplo de cómo funcionan los precios en tiempo. El precio nominal de una tonelada métrica de trigo en 1980 era $172,73 y el PIB por hora trabajada era de $3,24, indicando un precio en tiempo de 53,38 horas. En 2020 el precio nominal ha aumentado a $212,01 por tonelada métrica, pero el PIB por hora trabajada aumentó a $16,60 entonces el precio en tiempo ha caído a 12,77 horas. Esto representa una caída de 76,1 por ciento. Por el tiempo requerido para ganar el dinero para comprar una tonelada de trigo en 1980, usted obtendría 4,18 toneladas en 2020. Esto significa que, entre 1980 y 2020, el trigo se volvió más abundante en 317,9 por ciento, indicando una tasa compuesta de crecimiento anual de 3,64 por ciento. A este paso, la abundancia de trigo se duplicaría cada 19,39 años.

Mientras que el precio nominal promedio de estos 24 alimentos básicos aumentó en 35,1 por ciento, el precio en tiempo promedio disminuyó en 77 por ciento. Ni un solo alimento incrementó su precio en tiempo. Por el tiempo requerido para comprar una canasta de estos alimentos en 1980, usted obtendría 4,35 canastas en 2020, representando una abundancia personal de alimentos aumentada por un impresionante 335,2 por ciento. Con una tasa compuesta de crecimiento anual de 3,75 por ciento, la abundancia personal de alimentos se duplica cada 18,85 años.

Midiendo la abundancia global de alimentos

Podemos pensar en los recursos globales de alimentos como el producto de la abundancia personal de alimentos multiplicada por la cantidad de personas que existen. Esto puede ser ilustrado en un gráfico ubicándose la población en el eje horizontal y la abundancia de alimentos en el eje vertical. Si elaborásemos un índice asignándole a la población de 1980 el valor de uno y a la abundancia de alimentos el valor de uno, los alimentos de 1980 serían una caja de uno por uno. Esto está representado por la caja roja.

Luego dibujamos el 2020 como una caja verde. Entre 1980 y 2020, la población global aumentó en un 75,8 por ciento, desde 4.434 mil millones hasta llegar a 7.795 mil millones. De manera que la población en el eje horizontal incrementa desde un valor de 1 en 1980 hasta llegar a 1,758 en 2020. Dado que la abundancia personal de alimentos aumentó en 335,2 por ciento durante este mismo periodo, esta aumenta en el eje vertical desde un valor de 1 hasta un valor de 4,352. El área de la caja verde representa la abundancia global de alimentos, que aumentó hasta llegar a un valor de 7,651 en 2020 (1,758 x 4,352). Superponiendo la caja roja de 1980 sobre la caja verde de 2020 muestra que la abundancia global de alimentos creció en un 665,1 por ciento, desde un valor indexado de uno en 1980 hasta un valor de 7,651 en 2020.

La elasticidad de la abundancia de alimentos de la población

Ahora consideraremos la relación entre la abundancia de los alimentos y la población. Durante este periodo de 40 años, la abundancia personal de alimentos aumentó en 335,2 por ciento, mientras que la abundancia global de alimentos aumentó en 665,1 por ciento. Dado que la población aumentó en 75,8 por ciento, cada incremento de uno por ciento en la población correspondía a un incremento de 4,42 por ciento en la abundancia personal de alimentos y a un incremento de 8,77 por ciento de abundancia global de alimentos. Es como si más personas están creando exponencialmente más alimentos qué compartir con el resto de nosotros.

Conclusión

La lección para Ehrlich y compañía no es apostar en contra de los seres humanos que son libres de crear e innovar. Mientras que todavía hay muchos problemas en nuestro planeta, hemos realizado un progreso sorprendente en salir de la pobreza y alimentarnos.

*Este artículo fue publicado originalmente en elcato.org el 16 de noviembre de 2021.

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Publicaciones relacionadas