EconomíaOpinión

¿Qué determina los tipos de interés? Comparando la economía convencional con la Escuela Austriaca

Cada individuo, en función de sus fines, decide qué riqueza destinará al consumo presente frente al consumo futuro

Escucha la noticia

Por Frank Shostak1

La visión entre los economistas convencionales, presentada por Milton Friedman, es que tres factores determinan los tipos de interés del mercado: liquidez, actividad económica y expectativas inflacionarias.

Desde este punto de vista, cada vez que el banco central aumenta la tasa de crecimiento de la oferta monetaria mediante la compra de activos financieros como los bonos del Tesoro, esto hace que los precios de los bonos del Tesoro suban y sus rendimientos bajen. Obsérvese que se trata del efecto de liquidez monetaria, que está inversamente correlacionado con los tipos de interés.

Un aumento de la oferta monetaria después de un desfase temporal refuerza la actividad económica y esto pone en marcha el efecto de la actividad económica, que ejerce una presión al alza sobre los tipos de interés. Tras un desfase mucho mayor, el aumento de la tasa de crecimiento de la oferta monetaria afecta a los precios de los bienes y servicios. Una vez que los precios empiezan a subir, comienzan a surgir expectativas de inflación. En consecuencia, esto ejerce una mayor presión al alza sobre los tipos de interés del mercado.

La liquidez, la actividad económica y las expectativas de inflación se consideran factores clave en el proceso de determinación de los tipos de interés. Obsérvese de nuevo que este proceso está marcado por las políticas monetarias de los bancos centrales, que influyen en la liquidez monetaria. El efecto de la liquidez monetaria da lugar a los otros dos efectos.

Según Milton Friedman, el tipo de interés de mercado acaba siendo más alto que el que había antes de que el banco central aumentara la liquidez monetaria. Escribe Friedman:

El impacto inicial de aumentar la cantidad de dinero a un ritmo más rápido de lo que ha estado aumentando es hacer que los tipos de interés sean más bajos durante un tiempo de lo que habrían sido. Pero esto es sólo el principio del proceso, no el final. El ritmo más rápido de crecimiento monetario estimulará el gasto, tanto por el impacto en la inversión de unos tipos de interés de mercado más bajos como por el impacto en otros gastos y, por tanto, en los precios relativos de unos saldos de efectivo más altos de lo deseado. Pero el gasto de un hombre es la renta de otro. El aumento de la renta elevará el esquema de preferencias de liquidez y la demanda de préstamos; también puede aumentar los precios, lo que reduciría la cantidad real de dinero. Estos tres efectos invertirán la presión inicial a la baja sobre los tipos de interés con bastante rapidez, digamos que en algo menos de un año. Juntos tenderán, después de un intervalo algo más largo, digamos, uno o dos años, a devolver los tipos de interés al nivel que habrían tenido. De hecho, dada la tendencia de la economía a reaccionar de forma exagerada, es muy probable que suban los tipos de interés temporalmente por encima de ese nivel, poniendo en marcha un proceso de ajuste cíclico.

Además, según Friedman:

Dejemos que la mayor tasa de crecimiento monetario produzca un aumento de los precios, y que el público llegue a esperar que los precios sigan subiendo. Los prestatarios estarán entonces dispuestos a pagar y los prestamistas exigirán tipos de interés más altos—como señaló Irving Fisher hace décadas. Este efecto de expectativa de precios es lento en desarrollarse y también en desaparecer. Fisher estimó que se necesitaban varias décadas para un ajuste completo y los trabajos más recientes son coherentes con sus estimaciones. Estos efectos posteriores explican por qué cada intento de mantener los tipos de interés en un nivel bajo ha obligado a la autoridad monetaria a realizar compras de mercado abierto cada vez mayores.

La explicación popular de la determinación del tipo de interés, por tanto, es que se deriva de las observaciones y no de un marco económico que «se sostiene por sí mismo». Sin embargo, es cuestionable afirmar a partir de las observaciones que es posible establecer una teoría para la determinación del tipo de interés.

En El fundamento máximo de la ciencia económica, Ludwig von Mises argumentaba:

Lo que la historia económica, la observación o la experiencia pueden decirnos son hechos como estos Durante un período definido del pasado el minero Juan en las minas de carbón de la empresa X en el pueblo de Y ganó p dólares por una jornada de trabajo de n horas. No hay manera de que el conjunto de estos datos y otros similares conduzca a ninguna teoría sobre los factores que determinan la altura de las tasas salariales.

Así, la teoría popular del tipo de interés no explica, sino que sólo describe. Es probable que los seguidores de esta teoría tengan dificultades para explicar los fenómenos del interés en un mundo en el que el banco central está ausente.

Preferencia temporal y tipos de interés

Para la mayoría de los individuos, mantener su vida y su bienestar es el objetivo final. Sabemos que para mantenerse vivo un individuo debe consumir bienes en el presente. Esto significa que el individuo debe preferir el consumo de una cesta de bienes idéntica en el presente que en el futuro. Esto significa también que el individuo es probable que asigne a la cesta de bienes en el presente una mayor importancia que a la misma cesta de bienes en el futuro.

Según Carl Menger:

En la medida en que el mantenimiento de nuestra vida depende de la satisfacción de nuestras necesidades, garantizar la satisfacción de las necesidades anteriores debe preceder necesariamente a la atención de las posteriores. E incluso cuando no nuestra vida, sino simplemente nuestro bienestar continuado (sobre todo nuestra salud) depende del dominio de una cantidad de bienes, la consecución del bienestar en un periodo más cercano es, por regla general, un prerrequisito del bienestar en un periodo posterior… Toda la experiencia enseña que un disfrute presente o en un futuro próximo suele parecer más importante para los hombres que uno de igual intensidad en un momento más remoto del futuro.

Consideremos un caso en el que alguien tiene apenas los recursos suficientes para mantenerse con vida. Es poco probable que esta persona preste o invierta sus escasos medios. El coste de prestar o invertir va a ser muy alto, incluso podría costarle la vida si se planteara prestar parte de sus medios.

Sobre esto Mises escribió,

Lo que se abandona se llama precio pagado por la consecución del fin buscado. El valor del precio pagado se llama coste. El coste es igual al valor de la satisfacción a la que hay que renunciar para alcanzar el fin buscado.

Una vez que la riqueza de un individuo comienza a expandirse, el coste de prestar, o invertir, comienza a disminuir. Destinar parte de su riqueza a los préstamos o a la inversión va a socavar la vida y el bienestar de la persona en la actualidad.

De esto podemos deducir, en igualdad de condiciones, que cualquier cosa que conduzca a la expansión de la riqueza de alguien probablemente dará lugar a la disminución de la prima de los bienes presentes frente a los futuros, lo que llevará a la disminución del tipo de interés.

A la inversa, los factores que socavan la expansión de la riqueza real aumentarán la prima de los bienes presentes frente a los futuros, lo que conducirá a un aumento del tipo de interés. Obsérvese de nuevo que el aumento de la riqueza tiende a reducir las preferencias temporales de los individuos, mientras que la disminución de la riqueza tiende a aumentar las preferencias temporales.

Las respuestas individuales a los cambios de riqueza en relación con las preferencias temporales no son automáticas. Cada individuo, en función de sus fines, decide qué riqueza destinará al consumo presente frente al consumo futuro.

Al contrario que el marco popular, la teoría de la preferencia temporal no requiere la existencia de dinero como tal para constatar el fenómeno del interés. Además, hay que tener en cuenta que, según el marco popular, los cambios en la actividad económica se asocian positivamente con los tipos de interés. Sin embargo, si el aumento de la actividad económica se debe a la expansión de la riqueza, es probable que esto produzca una disminución de las preferencias temporales y, por tanto, dé lugar a una reducción de los tipos de interés, y no a un aumento como sugiere el pensamiento popular.

Tipos de interés y aumento de la oferta monetaria

Cuando se inyecta en la economía dinero creado de la nada, se produce un intercambio de nada por algo. (Por ejemplo, cuando los bancos se expanden sin el respaldo de los préstamos del ahorro, esto aumenta la oferta de dinero de la nada. Una vez que los prestatarios de este dinero lo emplean para las transacciones, esto establece un intercambio de nada por algo). Los receptores del dinero inyectado pueden ahora desviar la riqueza de los generadores de riqueza hacia ellos mismos.

Al igual que el falsificador, al desviar la riqueza hacia ellos mismos, los que reciben el dinero de la «nada» se han vuelto más ricos que antes de que se produjera el aumento del dinero. Esto significa que los receptores de dinero pueden ahora aumentar las compras de diversos activos, lo que hace que los precios suban y sus rendimientos bajen. El intercambio de nada por algo debilita el proceso de generación de riqueza. A pesar del intercambio de nada por algo, mientras el conjunto de la riqueza crezca, es probable que las preferencias temporales de los individuos disminuyan, por lo que se produce un descenso de los tipos de interés del mercado.

Por el contrario, una vez que el conjunto de la riqueza disminuye, es probable que las preferencias temporales individuales aumenten, lo que provocará un aumento de los tipos de interés del mercado. En el marco de un pool de riqueza en expansión, se espera que los tipos de interés disminuyan, mientras que un pool de riqueza en declive probablemente inicie una tendencia al alza.

Cuando el banco central intenta contrarrestar la tendencia al alza de los tipos de interés inyectando liquidez monetaria en la economía, esto sólo aumenta la tendencia al alza, en igualdad de condiciones. Como el aumento de la liquidez monetaria pone en marcha un intercambio de nada por algo, el proceso de generación de riqueza se debilita, lo que lleva a una oscilación de los tipos de interés a lo largo de la tendencia al alza.

La fluctuación surge porque el banco central, al impulsar la liquidez monetaria, baja temporalmente los tipos de interés. Sin embargo, la tendencia al alza debida a la disminución de la reserva de riqueza hace que los tipos suban —de ahí la oscilación.

Obsérvese que los tipos de interés en un mercado libre sin trabas corresponderán a las preferencias temporales de las personas. Cuando los individuos reducen sus preferencias temporales, esto indica a las empresas que deben organizar una infraestructura adecuada para estar preparadas para el aumento de la demanda de futuros bienes de consumo.

Por lo tanto, un empresario que quiera tener éxito en su negocio debe atenerse a las instrucciones de los consumidores. En este sentido, los tipos de interés del mercado son indicadores. Sin embargo, las políticas del banco central distorsionan el lugar en el que deberían estar los tipos de interés según las preferencias temporales de los individuos, lo que hace mucho más difícil que las empresas sepan lo que realmente está ocurriendo.

Según los economistas convencionales, no existe ninguna conexión lógica entre los fines de los individuos y los tipos de interés del mercado. ¿Cómo se puede concluir entonces, utilizando el marco popular, que las políticas monetarias de los bancos centrales pueden causar distorsiones en los mercados financieros que conduzcan a una mala asignación de recursos? El marco de la Escuela Austriaca señala que las políticas de los bancos centrales hacen que los tipos de interés del mercado se desvíen de los tipos de interés dictados por las preferencias temporales de los individuos, lo que, a su vez, hace que las empresas desobedezcan las instrucciones de los individuos, dando lugar a una mala asignación de recursos.

Las causas de la economía surgen de los individuos

El hecho de que las personas realicen acciones intencionadas y conscientes implica que los fenómenos económicos emanan de los individuos y no de factores externos. En la medida en que los individuos responden a diversos factores externos, dicha respuesta no es automática. Cada individuo evalúa los cambios de los distintos factores en función de sus fines y actúa en consecuencia.

Sostenemos que ni la liquidez monetaria, ni la actividad económica ni las expectativas de inflación son la esencia de la determinación de los tipos de interés. Son las decisiones de los individuos sobre el consumo presente frente al consumo futuro las que determinan los tipos de interés. Las políticas monetarias que provocan cambios en la cantidad de dinero sólo distorsionan las señales de los tipos de interés, estableciendo así una mala asignación de recursos.

Conclusión

Según el pensamiento popular, los tipos de interés de mercado están determinados por los cambios en la liquidez monetaria, la actividad económica y las expectativas inflacionistas. Según esta forma de pensar, un aumento de la liquidez monetaria hace bajar los tipos de interés, mientras que el aumento de la actividad económica y el aumento de las expectativas inflacionistas hacen subir los tipos de interés.

Este marco describe a los individuos como entidades inconscientes. En este marco, las causas se originan en factores externos y no en el interior de los individuos. Describe a los individuos como robots que reaccionan mecánicamente a la liquidez monetaria, la actividad económica y las expectativas inflacionistas. Llegamos a la conclusión de que la acción consciente e intencionada de los individuos en relación con el consumo presente frente al consumo futuro es el determinante clave de los tipos de interés. También sostenemos que la política monetaria fácil socava el proceso de generación de riqueza. En consecuencia, si el conjunto de la riqueza está disminuyendo, la política monetaria fácil refuerza el aumento de los tipos de interés.


1es un académico asociado del Instituto Mises. Su firma de consultoría, Applied Austrian School Economics, proporciona evaluaciones e informes detallados de los mercados financieros y las economías globales. 

Este artículo fue publicado originalmente en panampost.com el 04 de mayo de 2022

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Publicaciones relacionadas