Hecho y dicho

Tres periódicos opinan sobre los abusos contra dirigentes opositores en Bolivia, tal como ocurrió en Nicaragua

Aquí un resumen de los editoriales de El Deber, Página Siete y Los Tiempos.

Escucha la noticia

El Gobierno y los abusos contra Potosí – El Deber

Su editorial de este domingo compara los 2.000 policías enviados a Potosí para detener a tres dirigentes cívicos con los 20 efectivos que fueron desplazados a San Julián para capturar a seis integrantes de un grupo armado que secuestró y torturó a 17 personas en Las Londras. “¡Cuánta diferencia! Ambos hechos demuestran la talla de lo que significa hacer justicia en Bolivia. El rigor es para los opositores, no para los afines, aunque tengan conductas delictivas como las demostradas en Las Londras”, afirma El Deber luego de señalar que los abusos cometidos en la detención de Marco Pumari en la Villa Imperial claramente son un “acto de venganza”.

La prepotencia estatal contra Pumari, detenido a altas horas de la noche, secuestrado por varias horas en las que no se supo de su paradero y trasladado a otros municipios potosinos hasta que se defina su detención preventiva en la cárcel pública de Uncía son acciones propias de las dictaduras militares soportadas por el país entre los 80 y 90, según el editorial. “¿No es acaso parecida esa conducta a la demostrada por los militares que se llevaban detenidas a las personas de madrugada y con rumbo desconocido?”, pregunta El Deber con tono de crítica.

“¿Qué pretende el Gobierno en Potosí? Busca descabezar al movimiento cívico que es fuerte y que ha sido capaz de pararse firme frente a los abusos del Movimiento Al Socialismo”, afirma El Deber y advierte que mientras se mantengan los abusos contra Potosí y sus dirigentes cívicos con persecución y detenciones ilegales, crecerá la indignación del pueblo que puede estallar en cualquier momento. “A la mala no se consigue ni el respeto ni el cariño de la ciudadanía; a la mala se juega con fuego”, finaliza el editorial.

Confrontación en el mes de la Navidad – Página Siete

“… este fin de año no habrá noche de paz, al menos para quienes se sienten indignados por la forma en que la noche del pasado jueves fiscales y policías activaron una persecución contra exdirigentes y dirigentes del Comité Cívico Potosinista”, es la proyección a corto plazo que realiza el editorial de Página Siete de este domingo porque, “como lo hacen los estrategas de la guerra”, se aprovechó que la gente tiene la mente puesta en las fiestas de fin de año para arremeter contra quienes derrotaron al gobierno en el último paro multisectorial contra la Ley 1386.

Sobre los 2.000 policías enviados a Potosí desde seis regiones para capturar a Marco Pumari, Juan Carlos Manuel y Ramiro Subia, expresidente y dirigentes actuales de Comcipo, el editorial calcula que se usaron a 600 policías por cada perseguido. 1.200 no lograron su cometido. “¿Y qué de los que instigan a la toma de tierras, como ocurrió en el caso Las Londras, en Santa Cruz? ¿De los que instigan a levantar los bloqueos con mano propia (y encapuchados) con el falso argumento de que quieren trabajar? ¿Los que conformaron grupos parapoliciales para sembrar más violencia en los enfrentamientos con cocaleros de los Yungas?”, pregunta Página Siete.

Después de describir las ilegalidades cometidas en la aprehensión y envío de Pumari a una cárcel del norte de Potosí, el diario de La Paz afirma que el gobierno de Luis Arce “mete la mano en la llaga” para mantenerla abierta, al menos hasta que el conjunto de los bolivianos crean como cierto el inventado golpe de Estado en 2019. Y retornando al criterio de que todo apunta a que no habrá noche de paz en el país, particularmente en Potosí, anota las acciones que desarrollará estos con marchas, cabildos y reuniones de comités cívicos para resistir la arremetida del gobierno.

Camino al totalitarismo – Los Tiempos

El editorial de este lunes del diario cochabambino hace una interesante comparación entre Nicaragua y Bolivia, a propósito de la exclusión de ambos países de la Cumbre de la Democracia organizada por Estados Unidos y en la que participaron 110 países. Los Tiempos rememora las últimas atrocidades cometidas por el régimen de Daniel Ortega: detenciones arbitrarias de opositores y candidatos presidenciables, represión desproporcionada y acoso a los medios de comunicación. “Ortega está a punto de cumplir 15 años de permanencia continua en el poder y se ha convertido en lo que antes combatía: un dictador”

“Su receta para imponer el autoritarismo funciona y parece que el Gobierno del MAS la está aplicando en Bolivia”, sostiene Los Tiempos y cita las detenciones de la expresidenta Jeanine Áñez, de exautoridades del gobierno transitorio y exjefes militares y policiales, y ahora la detención y persecución de dirigentes cívicos de Potosí y Santa Cruz que se pusieron firmes ante la intención del masismo de convertir a todos los bolivianos en sospechosos de ganancias ilícitas a través de la Ley 1386, finalmente abrogada por la administración de Luis Arce.

Siempre en la comparación entre lo que ha sucedido en Nicaragua y lo que está ocurriendo en Bolivia, el editorial advierte que podrían producirse nuevos abusos contra otros líderes políticos de las oposiciones nacionales. “Parece que es apenas el inicio, pues, como lo advirtió el jefe absoluto del MAS, otros opositores, como Carlos Mesa, Jorge Quiroga y Luis Fernando Camacho, tienen que cuidarse”, concluye el texto de opinión de Los Tiempos.


Cuentanos si te gustó la nota

100% LikesVS
0% Dislikes

Publicaciones relacionadas