InternacionalOpinión

Chavismo admite que usa software de empresa israelí que hackea celulares

Aunque la empresa Cellebrite ha negado haber proporcionado este software a Venezuela, un video institucional publicado este viernes por el canal estatal VTV confirma que el régimen posee sus productos y los usa en el laboratorio criminalístico de la DGCIM

Escucha la noticia

Por: Gabriela Moreno1

La Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) del régimen de Nicolás Maduro usa el software de la empresa israelí Cellebrite para hackear teléfonos móviles, admite un funcionario del organismo en un video institucional divulgado este viernes por el canal estatal Venezolana de Televisión (VTV), en el que exhibe las unidades UDEF Touch2 adquiridas que sirven para extraer datos de un teléfono celular, incluyendo conversaciones, fotos, documentos y correos electrónicos.

Según el testimonio del agente de informática identificado como «Rubén» el chavismo cuenta “con diversidad de equipos para realizar extracciones de información en dispositivos electrónicos” pero “el fuerte es el equipo UFED, de origen israelí”. Y al enfocar dicho equipo se observa en el video la marca de la empresa Cellebrite.

La información aparece a partir del minuto 1:52 en el video publicado por el canal de televisión del régimen en su cuenta de YouTube, en el que pretende mostrar que «la DGCIM cuenta con el laboratorio criminalístico más avanzado de Venezuela».

Un interés en aumento

Con ello, el régimen “muestra un interés creciente en el uso de la tecnología para vigilar y controlar a los venezolanos” porque “además de una extensa censura en internet, el Estado participó en casos de phishing contra disidentes, al punto de manipular el tráfico de internet para engañar a usuarios a exponer su activismo y afiliación política”, aseguran en un comunicado organizaciones no gubernamentales que cuestionaron esta adquisición cuando en 2019 trascendió el negocio con la compañía.

La confirmación del uso de los equipos desata “el miedo ante el posible abuso de la herramienta para perseguir aún más a activistas, disidentes, periodistas y sus fuentes” considerando que “es común que fuerzas de seguridad en Venezuela confisquen los teléfonos móviles de activistas y periodistas”.

Denuncias por ventas a China y Bielorrusia

La empresa Cellebrite, con sede en Israel, cuya matriz es Sun Corporation, niega que haya hecho alguna negociación con la dictadura chavista, alegando que “Cellebrite no ha trabajado con clientes de la defensa o la policía en Venezuela durante varios años y no cambiará su política con respecto al país mientras el régimen actual se mantenga en el poder”, cita Primer Informe.

Pero esta compañía que provee hardware y software para extraer información de la mayoría de los dispositivos portátiles y mide su efectividad en casos donde los datos se han cifrado, eliminado o cargado a la nube también tiene denuncias por supuestas ventas de sus productos al Partido Comunista Chino (PCCh) en su intento por reprimir a los manifestantes prodemocráticos en Hong Kong, así como también los habría facilitado a la dictadura de Bielorrusia.

En el caso de Venezuela, el abastecimiento tecnológico a Maduro implica sanciones por parte de Estados Unidos, que el año pasado a través de la Oficina de Industria y Seguridad (BIS, en inglés) del Departamento de Comercio estadounidense impuso controles sobre la comercialización a Miraflores tras castigar a la Dirección de Inteligencia de Caracas con restricciones desde el Departamento del Tesoro.

1Periodista venezolana residenciada en Chile. Egresada de la Universidad del Zulia. Experiencia como editora y productora de contenidos para medios impresos y digitales con énfasis en las fuentes de política e internacional.

*Este artículo fue publicado originalmente en panampost.com el 30 de octubre de 2021.

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Publicaciones relacionadas