InternacionalOpinión

¿Cuba respeta la autodeterminación de los pueblos?

Hugo Carvajal Donoso

Sociólogo. Vicepresidente de ACADEMIA

Escucha la noticia

El canciller cubano Bruno Rodríguez en la primera comparecencia pública luego de la represión del régimen castrista a las numerosas movilizaciones sociales,  esgrimía la bandera de la autodeterminación de los pueblos, señalando: “Lo que se dirime hoy es el derecho de un Estado independiente…Sin intervención extranjera, sin injerencia en sus asuntos internos”. La revolución ya no comparte la intención del Che de “hacer uno, dos, tres Vietnam” en Latinoamérica.

La revolución cubana manipuló la “solidaridad de los pueblos” como una excusa para desembarcar en Venezuela y aprovechar la bonanza petrolera. Estaba urgida por el abastecimiento estratégico de combustibles y garantizar su seguridad energética. Sagazmente fabricó una fórmula para “pagar” y simultáneamente cuidar a su gran benefactor: Hugo Chávez y posteriormente a su heredero Nicolás Maduro. El valor del crudo que recibió, estaba valuado en 4.000 millones de dólares anuales del 2006 a 2014, y cerca de mil millones en 2020.

Para disimular que cubría esta factura, cobró por el envió de asesores políticos, médicos, sanitarios, militares, cuerpos de inteligencia y seguridad para el régimen chavista. Todo un “combo político y militar” para mantener en el poder al mandatario que le garantice ingresos  a su disminuida economía.  La astucia de la formula, es hacer dependiente de los mecanismos operativos del poder Castrista a quien decida emplearla. ¿Esto señor Rodríguez, no constituye intromisión en política interna de un país?

En Bolivia la apuesta inicial se abocó a construir el Movimiento Bolivariano. El pobre desempeño político, hizo que cambiaran de opinión y  decidieran buscar otra opción.

Es entonces cuando Fidel Castro decidió apoyar a un  líder cocalero y parlamentario. Otra vez a nombre de la solidaridad de los pueblos, desde su representación diplomática, se abrió una labor de relación con sindicatos, partidos, líderes políticos afines, parlamentarios e intelectuales. Desde el 2002, el beneficiario de todo ese apoyo  fue el MAS de Evo Morales. Lo apuntalaron con asesores, logística e inteligencia en las elecciones generales de diciembre de 2005. Canciller Rodríguez: ¿Se olvida de esta intromisión cubano-venezolana en asuntos internos de la política boliviana?

El lobby internacional cubano

Presenciamos con extrañeza el séquito del poderoso lobby internacional cubano-venezolano, que ejecutó la transición del líder cocalero a presidente de la Republica. Un avión de Cubana de Aviación trasladó a Morales en su periplo por Caracas, Cuba, cuatro países europeos, Sudáfrica, China y Brasil. Obviamente, el costoso operativo una vez más fue sufragado por la diplomacia petrolera venezolana.

Hablemos claro. Cuba ya no  trata de “hacer uno, dos o tres Vietnam”. Con demasiado pragmatismo, ahora estruja/exprime económicamente a los países en los que desembarca con el “combo cubano”, adornado por un discurso antiimperialista y de volver a soñar con la Patria Grande del libertador Bolívar.

“Cuba grita Libertad”

Abocados en la lucrativa explotación de los profesionales cubanos en varios países de Latinoamérica, los revolucionarios castristas descuidaron la gestión  económica y el bienestar de sus ciudadanos. Como en toda crisis, se anunció poco a poco, y de pronto: estalló. Las protestas llegaron en julio —mes aniversario del asalto al cuartel Moncada—. La movilización de miles de personas reclamando vacunas, electricidad, alimentos y respeto a los derechos humanos lograron “virar” el lema “Patria o Muerte” por otro que abre un camino de esperanza: “Patria y Vida”. El pueblo cubano inició el camino hacia su Libertad. No será inmediata, aún resta tiempo para que los jerarcas del régimen decidan cumplir con las promesas de apertura política, elecciones libres, libertad de expresión y reformas económicas que hicieran a varios líderes democráticos del mundo.

Ganaron los manifestantes, desenmascararon la farsa de la revolución y el régimen perdió gran parte de legitimidad social. Como señalan otros sones: “El pueblo está diciendo: ¡bueno ya!”. Hoy sin descanso ni precipitaciones. “Cuba grita Libertad”.

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Hugo Carvajal Donoso

Sociólogo. Vicepresidente de ACADEMIA

Publicaciones relacionadas