Internacional

Ecuador: de la vacunación a la reactivación

El nuevo gobierno encara una agenda ambiciosa. Sin descuidar la vacunación deberá abordar la reactivación en el período pospandemia. En un contexto regional complicado, la aprobación mayoritaria ciudadana constituye una oportunidad.

Escucha la noticia

Por Juan Rivadeneira Frisch

Publicado originalmente en Diálogo Político


 

Ecuador inició un nuevo período de su historia institucional. Una vez renovados el Gobierno y la Asamblea Nacional, hace algo más de un mes, al momento transita por un ambicioso plan masivo de vacunación, que apunta a generar un punto de impulso para la reactivación de su alicaída economía.

Si bien el presidente Guillermo Lasso tuvo una victoria holgada frente a su adversario del correísmo, su movimiento político no logró un espacio significativo en el Legislativo. Esta realidad condujo a la construcción de una primera mayoría en la Asamblea, con pronóstico reservado para el avance de su agenda.

Se presentan aquí las primeras acciones y líneas de trabajo del gobierno de Lasso, así como algunos retos que enfrentará.

Agenda prioritaria del nuevo gobierno

Luego de siete semanas en el poder, la administración de Guillermo Lasso ha priorizado los asuntos sociales en su agenda de acción inmediata. Esto es consistente con su discurso inaugural que, si bien no entró en detalle de planes específicos, marcó la cancha de su visión democrática de la gestión del poder y abordó temas sociales de interés ciudadano.

Las cinco prioridades que Lasso ha planteado al Ecuador al inicio de su mandato son:

  1. Plan de vacunación 9-100: Con el propósito de inocular a nueve millones de ecuatorianos durante los primeros cien días, el régimen ha dirigido buena parte de sus esfuerzos a la denominada diplomacia de las vacunas y, al parecer, podría lograr su cometido, ya que en las últimas semanas arribarán importantes cantidades de dosis al país. Además, ha arrancado una nueva etapa de vacunación para edades que concentran la mayor cantidad poblacional, con el apoyo del sector privado.
  2. Política para atender la desnutrición infantil: En línea con el enfoque social, se lanzó el plan Ecuador sin Desnutrición Crónica Infantil, que cuenta con el apoyo del sector privado, para cuidar a los niños durante los primeros mil días de vida.
  3. Apertura a la inversión extranjera directa: De la mano del concepto «Más Ecuador en el mundo y más mundo en el Ecuador», Lasso ha enviado señales de apertura a la inversión internacional. Su sola elección produjo la caída en casi cuatrocientos puntos en el indicador de riesgo país. Además, logró el retorno de Ecuador al Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI).
  4. Cambio en la política petrolera nacional: Con la firma del decreto #95, el gobierno nacional busca aumentar la producción petrolera a un millón de barriles diarios. Entre las principales líneas de acción Lasso busca cambiar de manera libre y voluntaria la modalidad de contratos de servicio a contratos de participación, crear un fondo de estabilización petrolera, vender gasolineras y delegar al sector privado campos manejados por la estatal Petroecuador, además de que esta última cotice en bolsa.
  5. Política pública enfocada en la transición ecológica: Mediante normativa ejecutiva, Lasso reenfocó el manejo de temas ambientales hacia la economía circular sostenible. Además, busca promover nuevos modelos de producción y consumo sostenible.
    No deja de ser relevante la mención a los esfuerzos en materia de diálogo democrático que el Gobierno ha hecho, por ejemplo, con los sectores del transporte ante sus preocupaciones por el destino del subsidio a los combustibles y con los trabajadores ante una reforma laboral pronta a ser enviada a la Asamblea.

Expectativas ciudadanas

Desde el retorno a la democracia, a fines de los años ochenta, los presidentes ecuatorianos han gozado de un importante impulso en el inicio de sus mandatos, fenómeno que popularmente se ha conocido como luna de miel. Así, según CEDATOS-Gallup, Guillermo Lasso es el presidente que registra la mejor evaluación positiva de entrada, con el apoyo de un 71,4% de los ecuatorianos, goza de una credibilidad de 61,7%, y un 58,7% consideran que la situación del Ecuador será mejor en el futuro.

Estas expectativas ciudadanas, que tienen su raíz en las demandas de soluciones económicas, deben ser matizadas con la compleja situación, en especial, de la economía real y el mercado laboral que vive la nación. Por ello, representará un gran reto para el régimen balancear estos positivos números de arranque con la capacidad de generar resultados en el corto plazo. Por ello, el proceso de pedagogía política será determinante para gestionar dichas expectativas.

Retos

El gran desafío para el gobierno de Guillermo Lasso será sortear el corto plazo en lo político y económico para encaminar su agenda de mediano y largo plazo. Si bien apunta a dar un importante golpe de timón en los campos económico, político e institucional, los procesos de cambio usualmente requieren de tiempo y recursos, elementos que lucen escasos al momento.

Para ello, serán determinantes en el corto plazo el acceso a financiamiento, un acuerdo de largo plazo con el FMI y un aumento de la producción petrolera. En el mediano y largo plazo serán fundamentales, para la consolidación de un nuevo cauce de crecimiento, acuerdos de comercio con México y Estados Unidos para multiplicar las exportaciones, consolidación del sector minero, incorporación formal a la Alianza del Pacífico y una reforma institucional de las empresas públicas.

Finalmente, la situación política que vive la región podría representar una oportunidad única para Lasso a fin de convertir a Ecuador en un destino de inversiones y así cumplir su meta de crear empleo y bienestar para los ciudadanos.


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Publicaciones relacionadas