InternacionalOpinión

Por qué esta villana de Harry Potter era peor que Voldemort

La autora J.K. Rowling dijo una vez que "era tan reprobable" como Lord Voldemort. De hecho, es peor

Escucha la noticia

Por: Jonathan Miltimore
Nunca me gustó Harry Potter. Cuando salió a la venta el primer libro de J.K. Rowling el 1ero de septiembre de 1998, yo era un fan acérrimo de Game of Thrones (Juego de Tronos), que esperaba ansiosamente A Clash of Kings (Choque de Reyes), la secuela del libro más vendido de G.R.R. Martin.

No tenía mucho tiempo ni interés en Hogwarts, el colegio de nombre ridículo (seamos sinceros) en el que se enseña a los niños con acento británico hechicería y brujería. Incluso cuando se estrenaron las películas, tenía poco interés y sólo llegué a la mitad de la segunda película, Harry Potter y los cámara de los secretos.

Años después, las cosas han cambiado. Mis hijos se han aficionado a Harry Potter. Mi hija, de 10 años, está leyendo Harry Potter y la piedra filosofal y en familia nos hemos puesto a ver las películas.

No puedo decir que me encanten las películas, pero son agradables de ver con los niños, y algunas partes de la historia de fantasía épica de Rowling son entrañables, sabias e instructivas. Algunos de los personajes también son maravillosos, especialmente Dumbledore, el mago con aspecto de abuelo Gandalf lleno de conocimientos y humilde sabiduría.

Sin embargo, cuando mis hijos me preguntaron quién era mi personaje favorito, respondí sin dudarlo Dolores Umbridge.

Umbridge, interpretada en las películas por la actriz inglesa Imelda Staunton, no es una aparición del inframundo ni una criatura del Bosque Oscuro. Es la Subsecretaria Mayor del Ministro de Magia, el hombre que dirige el gobierno (el Ministerio de Magia) en el mundo ficticio de Rowling.

Umbridge viste de rosa, predica el «decoro» con una voz sacarina, sonríe constantemente y se parece a una dulce pero severa abuela. Sin embargo, sus ojos intensos y sin pestañeos sugieren que algo malévolo se esconde debajo. Y vaya que así es.

«La gentilmente sonriente Dolores Umbridge, con su voz de niña, su cara de sapo y sus dedos apretados y rechonchos, es la mayor villana de mentira que haya aparecido desde Hannibal Lecter», escribió el escritor de horror, Stephen King, en una reseña sobre Harry Potter y la Orden del Fénix, el libro donde se presenta a Umbridge por primera vez.

¿Qué es lo que hace que Umbridge sea tan malvada como para que King la compare con Hannibal Lecter, el hombre ampliamente considerado como el mayor villano de todos los tiempos?

Me hice esta pregunta y creo que la respuesta está en el hecho de que Dolores Umbridge parece tan real y en más de un sentido.

En primer lugar, cabe destacar que Rowling hizo a Umbridge basada en una verdadera persona de su pasado, una profesora que tuvo una vez «y que me desagradaba intensamente al verla».

En una entrada de blog escrita hace años, Rowling explicó que su aversión hacia la mujer era casi irracional (y aparentemente mutua). Aunque la mujer tenía un «pronunciado gusto por los accesorios cursis» -incluyendo «un pequeño tobogán de plástico» y una afición por los colores «limón pálido» que, según Rowling, eran más «apropiados para una niña de tres años»-, Rowling dijo que se escondía bajo su apariencia azucarada «una falta de verdadera calidez o caridad».

La descripción me recordó a otra detestable villana literaria: La enfermera Ratched, la despreciable antagonista de Randle Murphy en la magnífica novela de Ken Kesey de 1962, One Flew Over the Cuckoo’s Nest.

La descripción que hace Kesey de la enfermera Ratched nos recuerda a un personaje muy parecido a Umbridge.

«Su rostro es suave, calculado y hecho con precisión, como el de un costoso muñeco de bebé, la piel como un esmalte de color carne, mezcla de blanco y crema y ojos azules como los de un bebé, nariz pequeña, pequeños orificios nasales rosados -todo funciona a la vez, excepto el color de sus labios y uñas-….».

Aunque hay similitudes en la apariencia de Dolores Umbridge y la enfermera Ratched, lo que realmente tienen en común es lo que hay debajo de sus apariencias sacarinas.

En La Orden del Fénix, aprendemos que Umbridge es una tirana sedienta de poder capaz de destruir a cualquiera que desafíe su autoridad o que incluso la decepcione. Hace que despidan a la profesora Sybill Trelawney (Emma Thompson) con el pretexto de que no podía profetizar de inmediato.

«¡No! ¡NO! Esto no puede estar ocurriendo… no puede», espetó Trelawney. «¡No puedes! ¡No puedes despedirme! Llevo dieciséis años aquí. Hogwarts es mi hogar».

Umbridge no se inmuta ante las súplicas de su colega.

«Era tu hogar, hasta hace una hora, cuando el Ministro de Magia refrendó tu Orden de Destitución», responde. «Ahora tenga la amabilidad de retirarse de este Salón. Nos está avergonzando».

El profesor Dumbledore interviene en nombre de Trelawney, señalando que Umbridge puede tener el poder de despedirla, pero no de expulsarla del recinto.

«Ese poder lo tiene el director», señala Dumbledore, mientras Trelawney es escoltada de vuelta al recinto.

Umbridge sólo le devuelve la sonrisa a Dumbledore. «Por ahora», dice sin pestañear.

No se equivoca. Dumbledore pronto se ve obligado a huir, y Harry y sus amigos tienen que enseñarse a sí mismos la magia en secreto, lejos de los ojos de Umbridge y sus compinches, que han abolido el entrenamiento de magia.

Rowling explicó la psicología del monstruo que creó, al que comparó con Voldemort, «el Señor de la Oscuridad» y principal antagonista de Harry Potter.

«El deseo [de Umbridge] de controlar, castigar e infligir dolor, todo ello en nombre de la ley y el orden, es, en mi opinión, tan censurable como la adhesión al mal sin ambages de Lord Voldemort», escribió Rowling.

La autora no se equivoca; de hecho, yo diría que la maldad de Umbridge es peor precisamente por su barniz (por así decirlo). Esto es lo que hace que la maldad de Umbridge sea más siniestra que la de Voldemort; es mucho más real, muy parecida a la que Kesey describe a través de la enfermera Ratched, quien atormenta y domina a los pacientes a su cargo (y finalmente ve cómo uno es lobotomizado).

Bromden, el narrador de One Flew Over the Cuckoo’s Nest, describe a la enfermera Ratched como una persona esencialmente ávida de poder, aquejada de un insaciable deseo de control. Por esta razón, Ratched es vista como representante de «la autoridad, la conformidad, la burocracia, la represión, el mal y la muerte».

A mis hijos no les gustó que les dijera que Dolores Umbridge era mi personaje de Harry Potter favorito, pero no estaba bromeando.

Claro, el personaje que más me gusta es Dumbledore. (Esto era especialmente cierto cuando el personaje era interpretado por el actor irlandés Richard Harris, quien encarnó a Dumbledore en las dos primeras películas antes de su muerte en 2002). Pero Umbridge es el mejor personaje, el que más nos puede enseñar.

En cierto sentido, Umbridge es el poder desenfrenado del Estado personificado. En un momento de la película tiene a Harry atado a una silla y le va a hacer un hechizo prohibido para extraer información.

Dolores Umbridge: Muy bien. No me des opción, Potter. Como se trata de un asunto de seguridad del Ministerio, no me dejas otra alternativa. La maldición Cruciatus debe soltarte la lengua.

Hermione Granger : ¡Eso es ilegal!

Dolores Umbridge : [dejando un cuadro sobre su escritorio] Lo que Cornelius no sepa no le hará daño.

Más tarde, en el Bosque Oscuro, Umbridge apunta con su varita a Harry, Hermione y Ron y, al parecer, está dispuesta a destruirlos.

«Por un bien mayor», dice Umbridge. «Quiero hacer lo que debe hacerse».

El bien mayor.

Estas son tres de las palabras más peligrosas de la historia, y hay una razón para que las pronuncie la villana de la historia de Rowling. Estas palabras se pronuncian generalmente como una admisión de que uno va a hacer algo que es incorrecto, malo o malvado, pero por una supuesta buena razón.

Las «técnicas de interrogatorio mejoradas» de la CIA –un eufemismo para referirse a la tortura– se hicieron por «el bien mayor». Esto parece haber impresionado a Rowling, quien  publicó La Orden del Fénix en 2003, cuando estas técnicas se utilizaban en la Guerra contra el Terror, con mucho debate.

Hemos escuchado mucho sobre el bien mayor en los últimos dos años, tres palabras que han sido invocadas para perpetuar algunos de los grandes males de la historia.

«Tenemos que empezar a hacer las cosas por el bien mayor de la sociedad y no por los idiotas que creen que pueden hacer su propia investigación», dijo recientemente el presentador de CNN, Don Lemon, «o que están por encima de la ley y pueden romper las reglas».

Lemon hizo estos comentarios mientras alababa las medidas pandémicas de Australia, que han convertido al país en un virtual Estado policial… todo por el bien de la sociedad.

Al igual que Dolores Umbridge, los líderes australianos (y Lemon) aparentemente no ven ningún problema en el uso de la fuerza para un bien superior, incluyendo el uso de los militares para hacer cumplir los cierres y prohibir la libre reunión. Son un escalofriante recordatorio de lo que el autor cristiano CS Lewis describió una vez como quizá el tipo de opresión más peligroso.

«De todas las tiranías, una tiranía ejercida sinceramente por el bien de sus víctimas puede ser la más opresiva», observó una vez el autor cristiano. «Sería mejor vivir bajo barones ladrones que bajo omnipotentes entrometidos morales. La crueldad del barón ladrón puede dormir a veces, su codicia puede ser saciada en algún momento; pero los que nos atormentan por nuestro propio bien nos atormentarán sin fin porque lo hacen con la aprobación de su propia conciencia».

Los tiranos del COVID de hoy en día se parecen mucho a Dolores Umbridge, que amaba tanto la burocracia, el orden y la autoridad que creó un «muro de reglas» para corregir el comportamiento. Al igual que Umbridge, están ávidos de poder, son represivos y mezquinos, y están muy dispuestos a pisotear a los demás mientras persiguen «el bien común».

Pero la verdad es que la libertad es el bien común. Los villanos como Dolores Umbridge pueden ayudarnos a recordarlo.


Jonathan Miltimore es el editor gerente de FEE.org. Sus escritos y reportajes han sido objeto de artículos en la revista TIME, The Wall Street Journal, CNN, Forbes, Fox News y Star Tribune.

*Este artículo fue publicado originalmente en panampost.org el 7 de febrero de 2022.

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

0% LikesVS
100% Dislikes

Publicaciones relacionadas