OpiniónEmpresa

La marca personal como palanca de credibilidad en los negocios

Alejandra Durán

Directora General de Big Brands

Escucha la noticia

Para muchas personas, todavía hablar de marca personal, es sinónimo únicamente de likes, popularidad, exposición mediática, fotografías acompañadas de frases inteligentes cuidadosamente redactadas y en general, ponerse los reflectores sobre sí mismos, es decir que conectan el concepto de marca personal desde el territorio del recibir. Este es un concepto muy limitado, centrado prioritariamente en la imagen externa que además generaría simplemente un posicionamiento pasajero, efímero, y evanescente, porque lo cierto es que en un mundo tan infoxicado (intoxicado de información), es cada vez más difícil lograr un posicionamiento únicamente desde el pilar de la imagen, que no estamos diciendo que la imagen no sea importante, porque claramente tiene una muy alta influencia, pero es muy necesario reconocer que es un complemento. Actualmente, una imagen sóla ya no es suficiente y se necesitan solventes sólidos que respalden esa imagen y transmitan la confianza necesaria para lograr el posicionamiento que desea y merece el profesional. El mundo virtual nos ha llevado al mayor desfile de egos de la historia de la humanidad y a un escenario narcisista en el que muchos han adoptado a las redes sociales como una prótesis que les permita mostrar eso que quisieran ser. Sin embargo, es muy importante trabajar coherentemente por conectarnos con nuestro propósito de vida, y convertirlo en ese súper poder a través del cuál podremos dar lo mejor que tenemos al mundo. Dicho ello, se entiende que nuestro súper poder siempre lo vamos a encontrar dentro nuestro y no afuera. Se edifica en nuestro ser y es desde allí que la marca personal es lo que nos hace ser esa persona única y especial que cada uno de nosotros somos. El desafío entonces está en encontrar nuestro propósito, accionarlo y hacerlo visible, porque de nada servirá al mundo que nos guardemos sólo para nosotros ese tesoro con el que desde nuestra humanidad podemos impactar positivamente a todos, conectándonos desde el territorio del dar.

Uno de los conceptos más populares sobre marca personal, es el de Jeff Bezzos, que dice: “La marca personal, es lo que dicen de ti, cuando no estás presente”, ello implica que en la marca personal, influye cómo hacemos sentir a las personas en todas nuestras oportunidades de contacto, desde un simple saludo, cuando respondemos un mail, cuando interactuamos con diferentes grupos (no sólo en el trabajo), y en general a través de toda forma de contacto que desarrollemos, vamos dejando nuestra huella en el mundo. Nosotros elegimos si deseamos que nuestra huella esté asociada a características positivas como: la amabilidad, simpatía, sentido de colaboración, entre otros o por el contrario, si más bien nos asocian más con la arrogancia, soberbia, egoísmo, etc. La marca personal la tenemos todos y la vamos construyendo con los años, a través de absolutamente todas nuestras acciones, por muy imperceptibles que nosotros creamos que son. Alguna vez he escuchado a profesionales decir que no desean trabajar su marca personal, porque no les gusta la exposición pública y porque prefieren ser bajo perfil, ello nos deja ver claramente que en realidad lo que estas personas tienen es una confusión del concepto de marca personal y con esta decisión, automáticamente están perdiendo territorio de desarrollo personal y por ende de mayor éxito profesional, ya que si bien una buena estrategia de marca personal, no nos asegura el éxito, una mala estrategia de marca personal, nos puede disminuir radicalmente oportunidades de negocios, de satisfacción personal e inclusive llevar directo al fracaso.

Hay estudios que indican que en los próximos 5 años, la fuerza laboral de USA estará en un 70% conformada por profesionales independientes. Y hay quienes dicen que el título universitario es al siglo XX, lo que la marca personal es al siglo XXI. Los profesionales con grandes marcas personales hacen más humanas y creíbles las empresas en las que trabajan, es por ello que en estos tiempos turbulentos, tan ágiles y donde vivimos rodeados de incertidumbre, entender el concepto de marca personal y acercarlo al mundo de los negocios, dará una importante ventaja competitiva a las empresas. En la nueva economía del conocimiento, la marca personal es el vehículo que transporta y da vida a las promesas de las marcas corporativas. Así, la marca personal, se convierte en la moneda con la que se respalda la confianza, el respeto, el prestigio y la admiración.
Las Marcas Personales, son el camino para el cambio y humanización que este mundo necesita, porque ser una buena persona, será el mejor negocio de tu vida.

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

100% LikesVS
0% Dislikes

Alejandra Durán

Directora General de Big Brands

Publicaciones relacionadas