Opinión

Claudia

Escucha la noticia

Este relato es ficticio, cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia. Dedicado a todos los presos políticos de mi amado país.

Como todas las mañanas de este 2021 complicado, Claudia se despertó un poco triste, pero con ganas de meterle a la vida.

Hasta fines el 2019 Claudia vivía una vida tranquila, trabajaba, compartía con sus amistades, disfrutaba de su familia en sus ratos libres, gozaba sus pasatiempos y se sentía bien. A finales del 2019 Claudia fue invitada a ayudar al gobierno de transición de Bolivia luego del fraude de Evo Morales y su posterior huida del país dejándolo abandonado. Fue un duro desafío, pero que, a pesar de los sinsabores, dejó muchas enseñanzas y resultados. Siempre intentó hacer las cosas en la búsqueda de mejores días para el país y en el marco del diálogo.

Desde 2021 Claudia ha vuelto a la vida privada, el retorno del Movimiento al Socialismo al poder implicó, obviamente, que sea retirada del cargo que desempeñó durante la gestión 2020. La crisis económica y sanitaria que atraviesa al país es la causa principal de los ánimos bajos de Claudia, pero sigue luchando, sabe que los problemas son tan grandes como uno los quiere ver y que no hay mal que dure 100 años, ni cuerpo que lo resista.

Esa mañana hacía mucho frio, pero la noticia que recibió fue un poco mas dura para ella que las noticias que estaba recibiendo los últimos meses. La persecución contra ella había comenzado, un papel llegando a su casa, una llamada incómoda de Mamá que recibió el papel. Tenía solo 3 días para alistarse para asumir su defensa en un delito que no cometió, en un delito que armaron para perseguirla. Sin embargo, su esperanza en la justicia de Bolivia aun existe y cree que podrá salir adelante.

Se arma de valor y comienza a recolectar sus documentos, enfrenta lo dura que es la burocracia boliviana y la diferencia en la velocidad con la que se atienden los procesos. Normalmente los documentos que ella precisa demoran alrededor de un mes en estar listos, pero ella los necesita en pocas horas y aparecen las opciones de tramites express que son un medio de sustento para muchas personas en el país, además de infinidad de “fotocopia de carné” que debe llevar a todo lado. Todo es una locura, siente de pronto que su privacidad es invadida, la Policía ingresa a los espacios más íntimos en su casa y tome fotografías de sus cosas solo para verificar su domicilio. Vergüenza de recurrir a los amigos para que la ayuden. El periplo es duro, pero lo logra. En un principio se llena de valor por el éxito, pero luego se da cuenta que este solo es un paso y que aun con este paso no tiene garantías. La preocupación la invade de nuevo.

No queda mas que esperar que las horas transcurran hasta la hora fijada, el tiempo se hace eterno, repasa nuevamente cada uno de sus pasos y cuando la lógica la invade se llena de esperanza, pero luego recuerda los casos similares al suyo donde lo que primó fue la persecución. Al borde un ataque de pánico, ella y sus familiares más cercanos, preocupados y tristes, no puede dormir la noche previa.

La hora llegó y el resultado fue triste.

La justicia es un espacio que guarda la reserva de esperanza de la ciudadanía en que podrá haber soluciones luego de los daños, pero la realidad muestra que su corrupción en favor del poder político y del poder económico puede ser (y es) más grande. Pero mas allá de ese punto filosófico, lo que está detrás de todos los casos como el de Claudia familias, niños pequeños que quieren estar con sus padres, jóvenes un poco más grandes que pierden la esperanza en su país, adultos mayores que quieren ver la sonrisa en la cara de sus hijos patriotas que enfrentaron horas duras para el país.

Bolivia es un país con mucho potencial y muchas riquezas, pero necesita ser administrado por personas con ética, patriotismo e idoneidad, como Claudia. Solo cuando las Claudias y Claudios comprenden que el futuro de esta tierra depende de su valentía lograremos el cambio que hoy ya es urgente.

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

100% LikesVS
0% Dislikes

Publicaciones relacionadas