OpiniónEconomía

El autoritarismo no es compatible con el progreso económico: la libertad es indivisible

Debemos resistir la tentación de creer que un hombre fuerte puede salvarnos. Sólo podemos salvarnos a nosotros mismos

Escucha la noticia

Por Patrick Barron1

¿Es posible, o incluso deseable, que la libertad económica y el progreso sean compatibles con el autoritarismo? Aunque algunos lo crean así, se trata de una falacia. La libertad es indivisible. La libertad política y la libertad económica no pueden separarse.

Esta es la posición del propio Ludwig von Mises. En Planificando por la libertad, dice: «La tiranía es el corolario político del socialismo, como el gobierno representativo es el corolario político de la economía de mercado»«En cuanto a la reacción de los ciudadanos ante tal tiranía, escribe en Caos planificado que «si se pretende sustituir los planes de cada ciudadano por un plan maestro, deberán surgir luchas interminables. Los que no están de acuerdo con el plan del dictador no tienen otro medio de seguir adelante que derrotar al déspota por la fuerza de las armas». Mises contrasta la tiranía del socialismo con la del capitalismo en Burocracia cuando escribe,

Capitalismo significa libre empresa, soberanía de los consumidores en asuntos económicos y soberanía de los votantes en asuntos políticos. El socialismo significa el control total del gobierno en todas las esferas de la vida del individuo y la supremacía sin restricciones del gobierno en su calidad de junta central de gestión de la producción. No hay compromiso posible entre estos dos sistemas.

Algunos pueden cuestionar la afirmación de Mises. Después de todo, remitirse a la autoridad, incluso a una tan grande como Mises, no prueba que tenga razón. Algunos dirán que el progreso económico depende sin duda de la seguridad de la persona y de la propiedad. «¿No está claro», dicen, «que los regímenes autoritarios proporcionan mejor seguridad interna, por duros que sean los castigos, que sus vecinos democráticos más permisivos?». Algunos países autoritarios, como China y algunos países árabes, validan esa premisa. Mientras uno obedezca las reglas, los negocios pueden prosperar. O eso se afirma. En lugar de limitarnos a contraponer las afirmaciones de Mises a las de otros, veamos otras cuestiones relacionadas con el autoritarismo.

Uno de los principales problemas de los regímenes autoritarios es decidir quién elige al dictador. La sociedad occidental ha superado el «derecho divino» de los reyes, aunque la sucesión nobiliaria aún prevalece en algunos países de Oriente Medio. La mayoría de los autoritarios basan su derecho a gobernar en el derrocamiento violento del régimen preexistente. Pensemos en China, Cuba, Irán y Corea del Norte. Pero esto difícilmente proporciona una base intelectual sólida para el gobierno actual o futuro. Mises afirma que la democracia es la mejor forma de gobierno porque permite transiciones pacíficas entre administraciones. El pueblo decide quién gobierna mediante elecciones periódicas. Cuando la sociedad parece ir en la dirección equivocada, es preferible un cambio pacífico de liderazgo a intentar un golpe de estado.

El dinamismo es la esencia de una economía en progreso. Implica adoptar nuevas formas de satisfacer las demandas de los consumidores y desechar las antiguas. Joseph Schumpeter llamó a este proceso «destrucción creativa». Esto es anatema para las sociedades autoritarias. Las sociedades autoritarias se sustentan en aduladores incompetentes que fueron colocados en posiciones favorables por el propio dictador. Sin embargo, donde no hay destrucción creativa no hay progreso. Mi viaje a la Unión Soviética a principios de los años setenta, cuando era oficial de las fuerzas aéreas, confirmó lo que ya sabía. La Unión Soviética se desmoronaba desde dentro. Había pocos bienes de consumo, y los bienes disponibles para el ciudadano soviético de a pie eran de mala calidad, más allá de mis peores expectativas. En la excelente introducción de Yuri Maltsev a Réquiem por Marx, señala que una de las razones por las que cayó el Telón de Acero fue que la gente simplemente se rindió al intentar vivir en una sociedad cada vez más desquiciada.

Hayek nos recuerda que el autoritario no tiene mejor perspicacia que nadie para saber cómo ordenar una economía; tampoco la tiene ningún grupo de planificadores armado con las herramientas más poderosas. Los miles de millones de decisiones necesarias son desconocidas e incognoscibles. Pocos saben más de lo que su especialización sectorial les permite, y la necesidad de adaptación continua a las fuerzas del mercado está más allá de la percepción de cualquier persona en particular. Todos debemos estar dispuestos a desechar lo viejo y adoptar lo nuevo para seguir el ritmo de los mercados cambiantes. La ley es «cambiar o morir». La muerte puede ser lenta o repentina, pero no hay sustituto para el cambio.

La importancia de comprender que la libertad es indivisible

Cinco años de expansión del dinero fiduciario han perturbado tanto las economías de todo el mundo que se avecina una grave recesión. Los precios están subiendo. El comercio mundial está siendo atacado. El mundo está al borde de una guerra nuclear. La deuda soberana ha alcanzado niveles absurdos. Todos estos insultos a la gente corriente nos los traen gobiernos fuera de control que no entienden nada de economía real y, por supuesto, nada de creación de riqueza.

Un ejemplo de ello es cómo las fastuosas prestaciones de desempleo han disuadido a los trabajadores de buscar empleo. No hay que culparles. Es en su propio interés racional que millones de personas acepten limosnas cuando pueden. Por favor, culpen en cambio a los políticos por hacer todo esto posible con la expansión del dinero fiduciario. Desgraciadamente, cuando ya no se puedan ignorar los amargos frutos de estas políticas fracasadas, demasiados pedirán al gobierno que actúe con mano dura y «haga algo». El problema es que el gobierno causó el problema en primer lugar y, por lo tanto, no tiene ninguna solución viable. Pero eso no les detendrá. Deben aparentar que hacen algo.

La única respuesta es la libertad total tanto en la esfera económica como en la política. La economía debe someterse a ajustes desgarradores para reorientar el capital hacia su mejor uso, determinado por los consumidores y no por el gobierno. La realidad debe prevalecer. Esta expansión del dinero fiduciario ha destruido mucho capital al dirigirlo a usos menos productivos que los que el público determinaría en un entorno de total libertad.

Debemos resistir la tentación de creer que un hombre fuerte puede salvarnos. Sólo podemos salvarnos a nosotros mismos. El Occidente moderno se caracteriza por la pereza, el gasto frívolo y el vivir por encima de sus posibilidades. Debemos hacer lo contrario. Trabajar duro, vivir con frugalidad y ahorrar dinero son soluciones que todas las personas pueden adoptar para protegerse de las invasiones del autoritarismo.

Este artículo fue publicado inicialmente en Mises.org


1es consultor privado de la industria bancaria. Ha impartido un curso de introducción a la economía austriaca durante varios años en la Universidad de Iowa.

*Este artículo fue publicado en panampost.com el 08 de enero de 2023

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Publicaciones relacionadas

Abrir chat
¿Quieres unirte al grupo de Whatsapp?
Hola 👋
Te invitamos a unirte a nuestro grupo de Whatsapp