OpiniónEconomía

La esclavitud no promovió el capitalismo: la nueva historia económica del capitalismo es errónea

Al igual que en los Estados Unidos, la esclavitud en Brasil impidió la industrialización, y el aumento de la productividad fue resultado de las innovaciones biológicas, más que del uso de la tortura para disuadir a los esclavos de trabajar

Escucha la noticia

Por Lipton Matthews1

La «nueva historia del capitalismo» (NHC) sigue recibiendo un amplio reconocimiento a pesar de las crecientes inexactitudes. Aunque las reseñas críticas han desvirtuado los argumentos de sus partidarios, muchos siguen aferrándose a supuestos erróneos que exageran el papel de la esclavitud y el algodón en el progreso económico de América. Varias industrias fueron cómplices de la esclavitud, pero su éxito nunca dependió de la producción de esclavos.

De hecho, la esclavitud resultó ser un obstáculo para el progreso comercial. La dependencia de la esclavitud redujo el incentivo para invertir en infraestructura física y desarrollo inmobiliario. Por ejemplo, durante el ápice del auge de los canales en la década de 1830, se construyeron cinco veces más kilómetros en los estados del Norte que en los del Sur. Como los esclavos podían ser gravados como garantía y constituían una gran fuente de riqueza, la esclavitud consiguió desplazar la formación de capital físico.

Además, el historiador económico Gavin Wright opina que, dado que los esclavos eran bienes muebles, los propietarios podían pedir préstamos a larga distancia, lo que limitaba las oportunidades de establecer relaciones crediticias locales, como era habitual en los estados libres. Al inhibir la aparición de redes de crédito locales, la esclavitud obstaculizó el crecimiento de las finanzas y el emprendimiento del Sur.

Más importante aún es que la incapacidad de los plantadores de reclutar mano de obra de fuera del Sur impidió que la región absorbiera nuevo capital humano que pudiera revitalizar la economía. A diferencia de los estados del Norte, que permitían la libre asignación de mano de obra, el Sur desalentaba la inmigración debido a su dependencia de la mano de obra esclava. Además, teniendo en cuenta que los plantadores no necesitaban una mano de obra altamente cualificada, el Sur americano invirtió poco en educación.

Los plantadores no estaban dispuestos a emplear a los blancos libres como mano de obra, por lo que la financiación de la educación pública nunca fue una prioridad. En el Sur, sólo el 35 % de la población blanca en edad escolar de la región estaba matriculada en 1860, en marcado contraste con el 72 % de otros lugares, donde la duración del año académico era un 70 % mayor. Los estados del norte cultivaron un entorno más liberal fomentando instituciones inclusivas que permitían prosperar a los no pertenecientes a la élite. Debido a las desigualdades perpetuadas por la esclavitud, los estados esclavistas iban por detrás de las mejoras sociales y tecnológicas que impulsaban el crecimiento económico.

En contra de lo que afirma la NHC, la esclavitud es un sólido predictor de las responsabilidades económicas. Según investigadores de la Universidad de Michigan, las regiones esclavistas de los Estados Unidos tenían un valor del suelo más bajo y un uso menos intensivo del mismo. La esclavitud tuvo un efecto tan pernicioso sobre el desarrollo, que en las zonas pertinentes, la reducción del valor de la tierra vinculada a la esclavitud fue mayor que el valor de la propia riqueza de los esclavos.

Aparte de anunciar la esclavitud como motor del progreso industrial, otra táctica dudosa de la NHC es exagerar el papel del algodón en el desarrollo de América. Durante la época anterior a la guerra, la producción de algodón representaba aproximadamente el 5 % del PIB y, aunque era una de las principales exportaciones, éstas nunca superaron el 7 % del PIB. América tenía un gran mercado interno que podía generar suficiente demanda interna y comercio intrarregional para estimular el desarrollo.

También es sorprendente que, aunque el algodón ocupa un lugar influyente en la historia económica americana, no era el cultivo más importante de la nación. El principal producto agrícola de América era el maíz y el principal cultivo del Sur medido en valor en 1839 y 1849 era también el maíz. De hecho, los esclavos fueron fundamentales para la producción de algodón, pero el algodón podía prosperar sin la esclavitud. Después de la abolición en el Sur americano, los blancos de clase trabajadora pasaron fácilmente a la producción de algodón adquiriendo campos de algodón en la posguerra.

El algodón tampoco fue un nodo vital para unir los centros industriales de los Estados Unidos. La NHC ha resucitado la afirmación de Douglas North de que la riqueza del comercio del algodón estimuló la demanda de productos del oeste y de productos manufacturados del noreste, sin embargo, este argumento ha sido refutado por la investigación. El Sur americano era autosuficiente en la producción de alimentos y no constituía un mercado importante para las exportaciones del Norte.

Además, con igual fervor, Trevor Burnard y Giorgio Riello desmienten la afirmación de que el algodón americano fue el punto de apoyo de la revolución industrial británica: Para Beckert, la esclavitud y el algodón son inseparables. Pero el algodón americano no fue el impulso del industrialismo británico. Se ha hablado mucho de la desmotadora de algodón de Eli Whitney, que se introdujo por primera vez en Georgia en 1793, pero el Sur americano no se convirtió en un gran productor de algodón hasta la década de 1810 y mantuvo esa posición durante poco más de una generación.

Además, los estudios comparativos sobre la esclavitud han demostrado que el CNH se equivoca al argumentar que la esclavitud está vinculada a la industrialización y que la producción de algodón aumentó debido al uso de la fuerza. Según Nuno Palma y sus coautores en un documento de 2020 «En lugar de promover el crecimiento económico y el desarrollo, las pruebas demuestran que la esclavitud frenó la industrialización en Brasil. También discutimos el papel de la esclavitud en la productividad agrícola y mostramos que, al igual que en los Estados Unidos, el uso de la violencia no explica el aumento de la productividad de la plantación de algodón.»

Al igual que en los Estados Unidos, la esclavitud en Brasil impidió la industrialización, y el aumento de la productividad fue resultado de las innovaciones biológicas, más que del uso de la tortura para disuadir a los esclavos de trabajar. Como activismo político, el CNH tiene bastante éxito, pero nunca debería enseñarse como historia cuando en realidad es propaganda.

Este artículo fue publicado inicialmente en Mises.org


1es investigador, analista de negocios y colaborador de Merion West , The Federalist , American Thinker , Intellectual Takeout, mises.org e Imaginative Conservative .

*Este artículo fue publicado en panampost.com el 20 de octubre de 2022

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Publicaciones relacionadas

Abrir chat
¿Quieres unirte al grupo de Whatsapp?
Hola 👋
Te invitamos a unirte a nuestro grupo de Whatsapp