OpiniónPolítica

¿Porqué? (finalidad de acción)

Carlos Valverde

Analista político y periodista

Escucha la noticia

Es necesario preguntarse por qué razón el Ministerio de Gobierno esperó tantos días, desde que El Deber publicó, que en julio del año 2019, en el llamado “aeródromo Mundaka” (ahora La Cruceña) se realizó el operativo de la FELCN, registrado JDFELCN-261/19, caso SC-X-611/19, mismo que, fue dejado sin efecto por el Cnl Maximiliano Dávila, el mismo que lo “reemplazó” por otro informe, de acuerdo a lo que se conoce hasta el momento?

Da la impresión, que el Ministro de Gobierno se empeñó en buscar “datos” que involucren al gobierno de transición para amainar el impacto noticioso del hecho ya citado. Y lo consiguieron, lograron “encontrar” un segundo operativo efectuado por la FELCN en noviembre de 2019, cuando la presidenta llevaba días en el poder; fue el 21 del citado mes y año. En ese operativo, en el mismo aeródromo, capturaron 14 personas, entre ellos un “extraditable” que terminó siendo enviado a Brasil, aun cuando el operativo fue dejado sin efecto legal por orden de un juez, que liberó a los 13 detenidos y devolvió las avionetas precintadas? Hay una diferencia? Si, en el caso de noviembre de 2019, no fue la orden del Comandante de la FELCN la que dejó todo como estaba; fue un Juez, quien, argumentando la falta de pruebas y, respaldándose en la figura jurídica in dubio pro reo (la duda favorece al acusado) ordenó que todo quede en nada; no sabemos si bien o mal, pero hay diferencia. Además, el caso está registrado en el sistema judicial, cosa que no ocurrió en lo hecho por Dávila.

Curiosamente, ese segundo operativo fue el argumento del “niño ministro”, don Eduardo del Castillo para entrar en sigiloso operativo un día domingo, al aeródromo de nombre La Cruceña, que antes era conocido con el nombre de Mundaka. El nombre fue cambiado y el aeródromo “sin ningún tipo de antecedentes”, fue autorizado a funcionar por Celier Arispe, el personaje más cuestionado de la aviación civil, cuyo principal mérito para detentar el cargo es el haber sido piloto de Evo Morales. Probablemente por esa razón fue vuelto a posesionar por el actual gobierno en el cargo de director ejecutivo a.i. de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), cargo que, como se conoce, ya había ocupado entre 2018 y 2019, teniendo una quincena de denuncias.

Arispe habría autorizado la “inscripción y operación” del aeródromo privado en fecha 28 de octubre del 2021, con el número 023, sin tomar en cuenta que, por su ubicación: 13 millas náuticas del espacio aéreo de Viru Viru (zona de aproximación y despegue de un aeropuerto internacional) jamás debió haberse autorizado su funcionamiento. Esto último lo denunciamos a mediados del 2021 en SIN COMPOSTURA, mostramos mapas con coordenadas y todo lo que correspondía mostrar, pero se aprobó igual. Se escribió “habría” porque el documento con la firma de Arispe y Steffi Moscoso Directora de Registro Aeronáutico Nacional tiene un encabezado que dice: República de Bolivia, cosa “rara” en un Estado Plurinacional que hace cuestión del apelativo, pero vaya uno a saber de las urgencias de Arispe.

El aeródromo que creció muchísimo desde 2019 (tenía 16 hangares cuando lo denunciamos y ahora tiene al menos 40) está también ubicado a 12.1 MN del aeropuerto del Trompillo. La DGAC, LA FELCC, AASANA, FFAA, encargados de la defensa aérea del país, no objetaron en 2019 el funcionamiento? Razones había; voluntad, parece que no.

Como sea, el ministro y el Fiscal cruceño avanzaron en Mundaka-La Cruceña el domingo 27 de marzo al mando de un grupo de policías de una fuerza que no era la FELCN, a la que llamaron luego e incautaron 66 avionetas, precintaron 29 hangares y detuvieron a 38 personas; ellos se encargaron de enviar videos a medios y publicarlos via wassap.

La preguntas que nos hicimos inmediatamente fueron:

Porqué se actuó recién, cuando la noticia de El Deber del operativo encubierto por Dávila tenía como 10 días? ; nos respondimos; el operativo de noviembre (gobierno de la “usurpadora”), fue su disparador para acallar lo de Dávila aunque no lo logró, porque, simplemente se olvidaron de convocar para recabar información, (hasta ahora lo hacen) al juez y Fiscal del operativo de noviembre del 2019, que fueron los que trabajaron el caso, desde lo judicial.

Porqué motivo, sabiendo en ese aeródromo que se podía dar una intervención legal y policial, dejaron “estacionadas” tantas avionetas “quemadas” por haber sido objeto de detenciones e incautaciones (3 de ellas hasta 2 veces, de acuerdo a lo que se sabe), si había tantas otras con matrícula ilegal y, prácticamente todas estaban sin asientos (cosa que no es rara ni ilegal, para un estanciero o piloto legal que lleva víveres u otros a las estancias en el Beni)

Porqué tantas avionetas cuestionadas en un solo lugar y ninguna en “el aire”? sería la hora? O era el día: domingo, o sea, podemos pensar que los narcos “trabajan en horas de oficina”? aunque los reportes de actividad del aeródromo señalan que sus horarios de trabajo comienzan como a las 6 de la mañana y no a las 5 a.m., cosa que parece haber ocurrido ese domingo, cuando detuvieron 38 personas, lo que lleva a preguntarse, qué hacían 38 personas en el lugar si todos los aviones estaban en hangares y, por lo que se sabe, ninguno estaba siendo alistado para salir de viaje a ningún lugar.

El operativo no deja de llamar la atención en lo político:

El Ministro de Gobierno había “metido la pata” cuando acusó a parlamentarios del MAS de aprovecharse de la coca para volverse rico, lo convocaron a que explique pero tal reunión no dio resultado y anunciaron interpelación con censura incluida y… “mágicamente” aparece un operativo espectacular que muestra al niño ministro disfrazado de “agente especial”, ataviado del respectivo chaleco antibalas y gorra, acompañado del Fiscal, y todo lleva a pensar que “alguien” le dio “como ofrenda”, las avionetas y a unas cuantas “sardinas y mojarritas” que pueden estar un tiempo en la cárcel y luego salir, para salvarlo por “eficiente desempeño” y, sobre todo, deshacerse de unas aeronaves que “por estar tan quemadas” son un estorbo para los fines de los narcos.

Por supuesto que esto que se escribe es, simplemente una idea aproximada, de lo que pudo haber ocurrido pero no es concluyente, porque puede ser peor, porque el país necesita respuestas válidas, como las de saber porqué no se actuó con la FELCN, y, sobre todo, porqué se encausa por narcotráfico sin individualizar a cada uno de los responsables de 38, cuando en el operativo no se mostró un solo paquete de cocaína…

Es raro esto, supongo que seguirá habiendo preguntas si respuesta acerca de “por qué” se hizo esto de la manera en la que se lo hizo; cuál la “finalidad (real) de la acción. (por si acaso “por qué”, también “denota causa”).

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Carlos Valverde

Analista político y periodista

Publicaciones relacionadas