OpiniónEconomía

¿Qué es un token inmobiliario y cómo funciona?

Gamal Serhan Jaldin

Experto en Gestión de Servicios Públicos, Políticas Públicas y Transformación Digital

Escucha la noticia

Cuantas veces te has quedado con las ganas de adquirir bienes raíces, porque no tienes los suficientes fondos ya sea para cubrir el pago inicial o para cubrir los engorrosos requisitos que te exigen en el sistema financiero para acceder a un crédito de vivienda.

La industria de los bienes inmuebles es una industria donde requieres bastante capital y donde te lleva bastante tiempo y muchos tramites lentos y complejos, con muchos intermediarios, que desalienta se conviertan en una inversión que se pueda comercializar rápidamente y convertirlo en un activo líquido.

Y si te dijera que ahora es posible adquirir una parte de un bien inmueble y gozar de los beneficios de su alquiler o posterior venta, ¿lo comprarías?

En otro artículo hemos hablado de los tokens criptográficos y su impacto en los negocios. Hoy hablaremos como su uso le da a la transferencia de activo físicos tangibles que tiene poca liquidez y que generalmente son difíciles de transferir o que detrás hay un proceso burocrático muy complejo con muchos intermediarios, las características que tienen el dinero digital o criptomonedas.

La primera característica, es la transparencia y la inmutabilidad de los derechos y la responsabilidad legal de un propietario pueden estar directamente representados por un token que a su vez está respaldado por un registro de propiedad inmutable y público que conocemos como una blockchain esto significa que nadie puede negar el derecho a esa propiedad lo cual agrega transparencia a la historia de ese activo cada vez que pasa de manos.

La segunda característica es que la tokenización de activos brinda mayor liquidez, en especial de activos no líquidos, pues pueden ser cambiados más fácilmente e incrementa la accesibilidad a un rango más amplio de inversores, dándoles mayor libertad para poder comprarlo y venderlo cuando deseen o necesiten.

La tercera característica es que al estar el activo tokenizado en una blockchain, inmediatamente lo abre al mercado global con nuevas oportunidades para su comercialización, por la posibilidad de realizar las transacciones de manera instantánea y en línea.

La cuarta características es la accesibilidad, al ser un bien inmueble divisible reduce el mínimo necesario para inversiones, al ser instantáneo simplifica una transacción inmobiliaria y al estar en línea puede ser comercializada desde cualquier parte del mundo.

La tokenización es el proceso de representar digitalmente un activo de la economía real para poder fraccionarlo.

Tokenizar un bien inmueble significa dividirlo en partes más pequeñas que son representadas por tokens que poseen derecho de propiedad. Cada uno de estos tokens es digitalizado para comercializarse en el universo online y almacenarse en la billetera digital o wallet de cada inversor.

Imagínate que el valor de un bien inmueble se puede dividir y se convierte en 100 tokens y que cada token representa el 1% del valor del departamento. Entonces cuando el departamento se alquile o se venda, por cada token que alguien posea tendrá derecho a los beneficios de su parte proporcional, tanto de la renta o del valor de la comercialización de este en caso de venta.

Esto puede realizarse antes, durante o después de la construcción del bien inmueble y podrá tomar la forma de un security, utility, equity o real token. Eso dependerá de la etapa del proyecto y de la forma de financiar el mismo.

Por ejemplo, en España se tokeniza la deuda necesaria para adquirir el bien inmueble, de tal manera que los inversores que aportan el capital reciben tokens que representan el préstamo participativo. Como consecuencia, reciben un interés de este. Para hacer la emisión se necesita un folleto informativo firmado por un agente o empresa de asesoramiento financiero y enviarlo a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La irrupción de los tokens criptográficos ha venido a revolucionar muchos sectores de la economía, pero en especial le da una movilidad extraordinaria a los bienes inmuebles o activos reales que antes eran difícil de ser comercializados por su indivisibilidad y compleja transacción.

El reto es implementar este tipo de proyectos en el país y romper con un sector muy conservador, generando nuevas oportunidades de negocio y ampliando la base económica del sector inmobiliario.

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Gamal Serhan Jaldin

Experto en Gestión de Servicios Públicos, Políticas Públicas y Transformación Digital

Publicaciones relacionadas