Opinión

¿Un nuevo octubre negro?

Escucha la noticia

En la historia reciente del país, octubre se ha caracterizado por ser un mes turbulento, de grandes definiciones y hasta fatídico para los bolivianos. En octubre de 1982 recuperamos la democracia, en octubre de 2003 se cerró con sangre el ciclo del neoliberalismo, en octubre de 2019 se cometió la afrenta más grande a la democracia boliviana con el fraude electoral encabezado por Evo Morales.

Lo que está ocurriendo en las primeras horas de octubre de 2021 deja ver que será un mes tumultuoso, en el que el masismo se jugará por entero a someter a la sociedad buscando que no exista la más mínima posibilidad de una rearticulación democrática, más aún si octubre es la víspera del primer año de Luis Arce en la Presidencia, el 8 de noviembre.

Las señales son inequívocas. El masismo decidió retomar la ofensiva en contra de los sectores y liderazgos de la oposición. Este viernes 1 de octubre le puso fecha a la declaración de Luis Fernando Camacho para que declare en la Fiscalía de La Paz sobre el caso del inexistente “golpe de Estado”. Será el jueves 7 de octubre en calidad de sindicado.

Además de él, desfilarán en la pasarela del Ministerio Público José Luis Camacho, su padre, el expresidente Jorge Quiroga y el líder de Unidad Nacional, Samuel Doria Medina, entre otros. Es probable que también sean convocados obispos de la Conferencia Episcopal de Bolivia y hasta representantes diplomáticos extranjeros. El juego del masismo es al todo o nada.

En el mes en el que se recordarán dos años del peor golpe a la democracia, en sus 39 de vigencia ininterrumpida, la persecución a las oposiciones parece que estará en su punto. ¿Detendrán a los sindicados? ¿Convertirán en sindicados a quienes se presenten en calidad de testigos? ¿Extenderán las convocatorias a dirigentes no contemplados en la acusación de la exdiputada Lidia Patty? ¿Habrá gente que deje el país para evitar el encarcelamiento?

Después de que el Fiscal General del Estado informara que Luis Fernando Camacho debe declarar en La Paz, donde está radicado el caso del “golpe de Estado”, su abogado y exministro de la Presidencia en el gobierno transitorio, dijo que el problema no es que el ahora Gobernador deba viajar a La Paz, sino que debe prestar su declaración en Santa Cruz, donde se encuentra su domicilio y donde despliega su cargo electo.

En el fondo, lo que busca la defensa legal del Gobernador cruceño es aminorar el riesgo de que pueda ser eventualmente aprehendido y luego sometido a una detención preventiva por más movilización social que se produzca en tierras cruceñas y tal vez con cierta fuerza en la sede de gobierno. En el caso de los otros personajes, ya conocen lo que ocurrió con la expresidenta Jeanine Áñez. Ni su condición de exmandataria impidió que sea encarcelada injustamente.

El masismo está consciente de que el proyecto de Ley contra Ganancias Ilícitas puede convertirse en el elemento articulador de los sectores opositores. En su juego del todo o nada, dependiendo del temor que infunda con las acciones judiciales en contra de los actuales liderazgos, buscará dividir la lucha unitaria contra esa norma para impedir la rearticulación del país democrático.

Y como no puede tener todo al mismo tiempo, no sería extraño que ceda en el conflicto cocalero de La Paz. De hecho está dejando solo a Arnold Alanes, dirigente a quien respaldó en la toma de control de Adepcoca. Es probable que castigue con la indiferencia a los pueblos indígenas de tierras bajas que marcharon durante 37 días exigiendo respeto a sus derechos, territorios e identidad cultural y apueste a la inanición de ese sacrificado movimiento.

Octubre es el mes de los sismas políticos en el calendario de los bolivianos. Parece que en 2021 será el mes en el que el masismo pretenderá librar la madre de las batallas en su intento de imponer un esquema hegemónico que ya no es tal y que más bien es un intento desesperado por la sobrevivencia. Hace poco Morales dijo en una concentración partidaria que en la lucha política e ideológica de este tiempo “ganan ellos o ganamos nosotros”, no hay términos medios.


Cuentanos si te gustó la nota

95% LikesVS
5% Dislikes

Publicaciones relacionadas