DeFrenteSociedad
Tendencia

Aldana Fernández de Córdova: “El trabajo híbrido llegó para quedarse”

Aldana Fernández de Córdova habló sobre la transformación laboral post pandemia, la cual da paso a la modalidad híbrida y el teletrabajo creando nuevos desafíos en los canales de comunicación, digitalización y adaptación para las empresas y trabajadores en Bolivia.

Escucha la noticia

Fernández de Córdova es psicóloga, con maestría en administración de empresas. Es gerente general en Bolivia de Great Place to Work, organización internacional dedicada a evaluar el clima organizacional de las principales empresas.

“Las empresas en el país y el mundo han tenido que adecuarse a nuevos entornos laborales. Hicimos un relevamiento de cómo están trabajando actualmente, en marzo, las empresas que se destacan por ser los mejores lugares para trabajar. El 66% está trabajando en horario continuo”, señaló.

La experta dijo que el 50% de las empresas están trabajando en formato híbrido, con un porcentaje del personal en oficina, presencial, y otro porcentaje que trabaja desde casa.

“Otras empresas han elegido días para que tal área o personal asista a la oficina. Migran a condiciones distintas en infraestructura, con un cowork para compartir espacios. El 44% de las empresas están trabajando 100% presencial. El trabajo híbrido llegó para quedarse”, remarcó.

Fernández de Córdova dijo que en la “teleurgencia” generada por la pandemia “las empresas tuvieron que adecuarse de manera muy informal, todavía no hay normativas sobre qué hacer desde casa, cuántas horas conectarse, cuándo hacer los cortes. Hay un indicador más bajo en términos de equilibrio entre la vida profesional y la personal. Ha afectado en cómo manejamos los tiempos, cómo evitar que el líder esté mandando un correo el domingo o exigiéndole al personal que esté conectado en su horario de almuerzo. Después de 2 años, las empresas se están dando cuenta que hace falta normarlo para que exista productividad”.

“Se están creando comités internos para definir cómo trabajar en estas nuevas condiciones. Hay organizaciones que cerraron oficinas y están haciendo teletrabajo al 100%. Se necesita ver cuáles serán los canales de comunicación, con cuánta frecuencia se harán las reuniones de los equipos de trabajo, cómo fortalecer las relaciones o resolver temas complejos a distancia”, indicó.

Sobre la digitalización, destacó que “en los buenos lugares de trabajo existe confianza y la gente está dispuesta al cambio. En otras organizaciones, donde no hay apertura al cambio, se hace más difícil incorporar tecnología. Lo primero es trabajar con la mentalidad de la gente, lograr conexión con la organización y con su líder, generando disposición de aprender cosas nuevas. Quien no está abierto al cambio no va a ser empleable en el mercado”.

En relación a las diferencias generacionales, dijo que “cada generación tiene sus características particulares. El elemento fundamental es tomar las ventajas de cada una para apoyar la cultura organizacional. Aquellos que tienen más años de experiencia pueden compartir su expertise a los nuevos, haciendo que no se pierdan valores que a veces son pilares de una organización. Los más nuevos se pueden volver también maestros. ¿Por qué no unir estas edades para trabajar en equipos? Hay que limar los estereotipos, con un trabajo más colaborativo. La diversidad trae excelentes resultados en las empresas, se vuelven más productivas y tienen mejores soluciones para los clientes, que también son diversos”.

Entre los puntos a trabajar este año en las empresas, Fernández de Córdova resaltó el “ocuparse del bienestar, la salud física, mental y emocional del colaborador. Hay que desarrollar habilidades que permitan abrazar la tecnología, habilidades blandas para ser empáticos y tener comunicación asertiva, capacitar gente para hacer su trabajo y también para acompañar cualquier desafío posterior. Medir la productividad de las empresas. Generarle valor al colaborador, con foco en el propósito empresarial que va más allá de los resultados. Generarle oportunidades de crecimiento. Controlar el cumplimiento de objetivos más que controlar el horario”.

En cuanto a los desafíos para las personas, enfatizó que el colaborador “debe cuidar su empleabilidad, agregar valor a la organización, mejorar los procesos. Se necesita un trabajador altamente proactivo, propositivo. Si no me actualizo pierdo competitividad. Hoy estamos compitiendo con los profesionales del mundo. El boliviano puede brillar, falta que exportemos lo que hacemos, que lo demos a conocer, para ser profesionales de talla mundial”.


Cuentanos si te gustó la nota

100% LikesVS
0% Dislikes

Publicaciones relacionadas