EconomíaOpinión

El costo oculto de los salarios mínimos

Los defensores del salario mínimo tienen buenas intenciones, pero las consecuencias no previstas perjudican aún más a los desfavorecidos

Escucha la noticia

Por: Jonathan Meer1

Hace poco la Cámara de Representantes ha considerado la Ley de Aumento del Salario, que duplicaría con creces el salario mínimo federal hasta 15 dólares por hora en los próximos cinco años. El debate entre los economistas sobre las repercusiones de los aumentos del salario mínimo en el empleo continúa, incluso cuando existe un acuerdo generalizado de que las familias de bajos ingresos necesitan apoyo. Pero a menudo se pierde en estas discusiones sobre el número de puestos de trabajo una cuestión más importante: ¿a quién beneficia y a quién perjudica esta política?

Cuando el debate se centra en el número total de puestos de trabajo perdidos o ganados, se oculta esta distribución potencialmente desagradable de los beneficios: un recién graduado universitario con un trabajo de barista puede obtener unos pocos dólares más por hora, pero el que abandona la escuela secundaria tiene más dificultades para conseguir y mantener un trabajo. Aquellos que tienen menos que ofrecerle a los empresarios, que pueden necesitar más formación o representan más riesgos al contratar, se enfrentarán a los retos más difíciles.

Algunos de los que se oponen al aumento de los salarios mínimos pasan por alto el hecho de que algunas personas se beneficiarían absolutamente. Aquellos que consigan y mantengan estos trabajos mejor pagados podrían salir ganando, al ver un aumento en su salario neto.

Pero esas ganancias tienen pérdidas compensatorias que podrían reducir los beneficios e incluso revertirlos.

Mi investigación muestra que cuando se sube el salario mínimo, los empresarios compensan el aumento de los costos laborales reduciendo prestaciones como la generosidad del seguro médico. Otras prestaciones, como el aparcamiento gratuito o la flexibilidad de horarios, son más difíciles de medir, pero también es probable que se reduzcan. Es probable que los empresarios esperen un mayor esfuerzo laboral cuando se vean obligados a pagar más, cambiando la naturaleza de los puestos de trabajo. Y a largo plazo, los economistas han comprobado que los empresarios se inclinan por la automatización y esperan que los clientes hagan más cosas por sí mismos, reduciendo el crecimiento del empleo de formas que no siempre son obvias. Este daño tarda en verse, lo cual es una de las razones por las que los aumentos del salario mínimo, como el control de los alquileres, a menudo parecen atractivos.

Y luego están los que definitivamente perderían porque no pueden encontrar trabajo, y no es probable que sean elegidos al azar. El salario mínimo es un instrumento contundente. No distingue entre los tipos de trabajadores y los hogares de donde proceden. Los hijos adolescentes de familias acomodadas, que ganan dinero para comprar videojuegos, reciben el mismo trato que las madres solteras que luchan por salir adelante.

Cuando los salarios se fijan en una tasa artificialmente alta, ¿por qué un empleador se arriesgaría con la madre soltera que necesita un turno libre ocasionalmente para llevar a sus hijos al médico? ¿El chico proveniente de un ambiente desfavorecido que necesita que le enseñen a tratar adecuadamente a los clientes? ¿O el delincuente recién salido de la cárcel que intenta reinsertarse en la comunidad? ¿Por qué deberían molestarse los empresarios con ellos cuando hay muchas personas de menor riesgo que están dispuestas a trabajar con esos salarios artificialmente altos?

Las evidencias recientes de los aumentos del salario mínimo en Seattle demuestran que son precisamente los trabajadores más inexpertos los que más luchan ante los elevados salarios mínimos. Y otra línea de mi propia investigación concluye que los aumentos del salario mínimo hacen que los empresarios prefieran trabajadores con más credenciales.

La situación será mucho peor en la próxima recesión. La expansión económica de la última década le permitió  a los empresarios absorber gran parte del costo del aumento de las regulaciones del mercado laboral, pero una recesión les obligará rápidamente a recortar puestos de trabajo que sólo son marginalmente productivos en tiempos de bonanza. Los que se encuentran en los márgenes de la mano de obra se quedarán más atrás. Los trabajos con salarios bajos no son fáciles, no están bien pagados y rara vez son divertidos. Pero no poder encontrar trabajo en absoluto es mucho peor.

A pesar de las tasas de desempleo más bajas en décadas, solo el 39% de los adultos sin un título de secundaria tenían un trabajo a tiempo completo en 2018 y entre los jóvenes afroamericanos que abandonan los estudios, es un impactante 26 %. Cuesta creer que la mejor manera de ayudarles a encontrar trabajo y empezar a subir la escalera laboral sea poner el primer peldaño fuera de su alcance, dificultándoles la búsqueda de empleo y empujándoles al empleo ilegal con pocas protecciones.

Un salario mínimo nacional de 15 dólares por hora ignora la gran variación de los mercados laborales y el costo de la vida. Incluso en Nueva York y California, donde los salarios son altos, la mitad de los trabajadores por hora fuera de las áreas metropolitanas ganan menos de 15 dólares por hora. Diecinueve estados, entre ellos Texas, tienen una media de salarios por hora inferior a 15 dólares; fuera de las grandes ciudades en Texas, el 60 % de los trabajadores por hora ganan menos de 15 dólares. Un salario mínimo uniforme de un nivel sin precedentes, muy por encima de las normas históricas, causaría un daño real a los trabajadores inexpertos y poco cualificados, especialmente en zonas que necesitan desesperadamente más oportunidades.

Los defensores tienen toda la razón al afirmar que tenemos que hacer algo para ayudar a las familias con bajos ingresos. Otras políticas, como el Crédito Fiscal por Ingreso del Trabajo, están mejor orientadas y son mucho más eficaces. Al transferir dinero a los trabajadores de bajos ingresos de las familias, este tipo de programas hacen llegar los fondos a quienes realmente los necesitan sin reducir los incentivos de los empresarios para contratar.

Nunca debemos minimizar las luchas de las familias con bajos ingresos para salir adelante. Pero las buenas intenciones no sustituyen las buenas medidas políticas. Los defensores del salario mínimo tienen buenas intenciones, pero las consecuencias imprevistas perjudican más a los más desfavorecidos.

1profesor de economía en la Universidad Texas A&M , donde también es profesor del Centro de Investigación de Empresas Privadas , director de programas de pregrado del departamento y una asociación de investigación de la Oficina Nacional de Investigación Económica 

*Este artículo fue publicado originalmente en panampost.com el 7 de octubre de 2021.

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Publicaciones relacionadas