EconomíaOpinión

La paradoja del agua y los diamantes

Alex Ayguavives Monserrat

Máster en Banca y Regulación en Financiera

Escucha la noticia

¿Qué determina el valor de un bien concreto? Algunas escuelas de pensamiento económico defienden que el valor
de un bien es intrínseco a sus propiedades físicas. Otros, llegan a decir que el valor de un bien viene determinado por el trabajo que requiere la producción del mismo. Sin embargo, observando nuestro entorno, podemos percibir algunas inconsistencias en estas ideas. Por ejemplo, ¿cómo es posible que los diamantes tengan un valor superior al agua, siendo el agua un bien necesario para sobrevivir? La obra Principios de Economía Política de Carl Menger contiene algunas de las claves que, mediante el desarrollo de la teoría subjetiva del valor y la teoría marginalista, dieron respuesta a la paradoja de los diamantes y el agua.

Las personas utilizan bienes escasos para satisfacer sus necesidades. De forma implícita, los agentes generan una escala valorativa (de carácter subjetivo) que ordena, de forma cardinal, los usos concretos de los bienes que creemos que permitirán la satisfacción de nuestras necesidades. Siendo los medios escasos, se destinarán nuestros recursos a satisfacer aquellos fines más valorados en primer lugar. Posteriormente, se intentará satisfacer necesidades que consideremos secundarias. Por ejemplo, imaginemos una persona miope viviendo en una isla desierta con 3 pares de gafas completamente homogéneos. Su escala valorativa podría ser la siguiente:

-1er par de gafas: muy valorado ya que le permite ver (supervivencia)
-2do par de gafas: valorado ya que remplazaría al 1er par en caso de pérdida
-3er par de gafas: bajo valor ya que perder dos pares de gafas es altamente improbable

Es evidente que la unidad relevante en nuestro supuesto son los pares de gafas y no la idea “gafas”. Vemos con claridad que la cantidad es relevante. En efecto, la utilidad de cada unidad del bien viene determinada por la unidad en el margen (3er par de gafas). Es decir, el agente estará dispuesto a intercambiar cualquiera de los tres pares de gafas por bienes que valore por encima de la última unidad de su escala valorativa. Además, la utilidad marginal tiende a decrecer a medida que acumulamos mayores cantidades de un bien, ya que se satisfacen necesidades secundarias menos valoradas (hipotéticos 4to, 5to, 6to… pares de gafas). Este fenómeno se conoce como la ley de la utilidad marginal decreciente.

Dicho esto, la paradoja del agua y los diamantes se resuelve poniendo el foco en las cantidades contempladas. El agua, por lo general, es un bien abundante. Por lo tanto, se suelen acometer la amplia mayoría de los fines en nuestra escala valorativa con respecto al agua. Como resultado, nuestra valoración, marcada por la utilidad marginal del bien homogéneo, se reduce a un valor muy bajo. En un hipotético ambiente de escasez, la valoración del agua podría aumentar si la unidad marginal se aproxima a los fines de primer órden (seguramente necesidades fisiológicas). A modo ilustrativo, imagínese que lleva días perdido en el desierto a punto de morir deshidratado. Seguramente, en ese contexto, posiblemente, valoraría un litro de agua por encima de todos los diamantes en el mundo.

Menger defendió, hace 150 años, que el valor de un bien no era inherente a sus propiedades. Los bienes tienen características objetivas (tamaño, color, escasez…) que no tienen valor per se. Sólo la percepción subjetiva de que un bien concreto permitirá satisfacer determinados fines lo dota de valor. En el ejemplo de las gafas, el individuo miope cree que su uso le permitirá corregir sus problemas de vista. ¿Tendría el mismo valor para un segundo individuo sin problemas de vista? ¿Su valor sería distinto en un mundo sin miopes? ¿Cambiaría su valor si una nueva tecnología permitiera suprimir defectos de la vista con facilidad? Si el valor fuese intrínseco a las propiedades de los objetos, la valoración subjetiva de un individuo en un contexto concreto debería ser irrelevante


Cuentanos si te gustó la nota

86% LikesVS
14% Dislikes

Alex Ayguavives Monserrat

Máster en Banca y Regulación en Financiera

Publicaciones relacionadas