EconomíaOpinión

Lo que realmente significa «inflación»

La inflación se refiere al aumento de la oferta monetaria y no al aumento de los precios

Escucha la noticia

Por: Frank Shostak1

La mayoría de los comentaristas califican de inflación el aumento de los precios de los bienes y servicios durante un periodo de tiempo. Sin embargo, Ludwig von Mises sostuvo que la definición popular de inflación es errónea. Escribió en Economic Freedom and Interventionism (p. 99),

La inflación, tal como se ha utilizado siempre este término en todas partes y especialmente en este país, significa el aumento de la cantidad de dinero y de billetes de banco en circulación y de la cantidad de depósitos bancarios sujetos a control. Pero la gente utiliza hoy el término «inflación» para referirse al fenómeno que es una consecuencia inevitable de la inflación, es decir, la tendencia a la subida de todos los precios y salarios. El resultado de esta deplorable confusión es que no queda ningún término para significar la causa de esta subida de precios y salarios. Ya no existe ninguna palabra para designar el fenómeno que hasta ahora se ha llamado inflación.

El tema de la inflación es la malversación. Para establecer cómo ha surgido el fenómeno de la inflación debemos retroceder en el tiempo para rastrear sus orígenes. Históricamente, la inflación se originaba cuando el gobernante de un país, como el rey, obligaba a sus ciudadanos a entregarle todas sus monedas de oro con el pretexto de que una nueva moneda de oro iba a sustituir a la antigua. En el proceso, el rey falsificaba el contenido de las monedas de oro mezclándolo con algún otro metal y devolvía las monedas de oro diluidas a los ciudadanos.

Sobre esto, Rothbard escribió en ¿Qué le ha hecho el gobierno a nuestro dinero? (p. 32), «De manera más característica, la ceca fundía y volvía a acuñar todas las monedas del reino, devolviendo a los súbditos el mismo número de “libras” o “marcos”, pero de menor peso. Las onzas de oro o plata sobrantes las embolsaba el rey y las utilizaba para pagar sus gastos».

Lo que pasaba por una moneda de oro puro era en realidad una moneda de oro diluida. Obsérvese que lo que tenemos aquí es una inflación de monedas, es decir, una expansión del número de monedas. A través de la inflación, el gobernante puede realizar un intercambio de nada por algo, puede desviar mediante monedas adicionales recursos de los ciudadanos hacia él mismo, diluyendo las monedas de oro originales recibidas de los ciudadanos.

En el patrón oro, la técnica de abusar del medio de cambio se hizo mucho más avanzada mediante la emisión de recibos no respaldados por el oro pero que se hacían pasar por los verdaderos representantes del dinero propiamente dicho, el oro. La inflación se convirtió, por tanto, en un aumento de la cantidad de recibos.

El titular de los recibos sin respaldo podía realizar un intercambio de nada por algo. Esto producía una situación en la que los titulares de los recibos no respaldados desviaban bienes para sí mismos sin contribuir a la producción de dichos bienes.

En el mundo moderno, el dinero propiamente dicho ya no es el oro, sino el papel moneda; por tanto, la inflación en este caso es un aumento del stock de papel moneda.

Obsérvese que no decimos que el aumento de la oferta monetaria sea la causa de la inflación. Lo que decimos es que el aumento de la oferta monetaria es lo que provoca la inflación.

Lo que importa en cuanto a la inflación no es su manifestación en términos de aumento de los precios de los bienes, sino el daño que inflige al proceso de generación de riqueza. Esto se deduce del hecho de que el aumento de la oferta monetaria pone en marcha un intercambio de nada por algo, lo que genera un resultado similar al de la falsificación de dinero. Debilita a los generadores de riqueza, debilitando así su capacidad de generar riqueza.

Para la mayoría de los comentaristas, un aumento de la actividad económica suele ser el desencadenante de una subida generalizada de los precios, que califican erróneamente de inflación. Sin embargo, ¿por qué un aumento de la producción de bienes debería provocar un aumento general de los precios? Si la masa monetaria se mantiene intacta, tendremos menos dinero por unidad de un bien, lo que supone una caída de los precios. (Nótese que el precio de un bien es la cantidad de dinero que se paga por unidad del mismo). Sólo si el ritmo de la expansión monetaria supera el ritmo de la producción de bienes y servicios tendremos un aumento general de los precios. Este aumento se produciría por la inflación del dinero y no por el aumento de la producción de bienes. Por lo tanto, un aumento de la oferta monetaria, en igualdad de condiciones, implica que una mayor cantidad de dinero va a entrar en los distintos mercados. Esto significa que los precios de los bienes seguirán el mismo camino.

Además, hay que tener en cuenta que cuando se inyecta dinero, éste entra inicialmente en un mercado determinado. Una vez que el precio de un bien ha subido hasta el nivel que se percibe como su valor total, el dinero va a otro mercado, cuyos bienes se consideran infravalorados. El paso de un mercado a otro da lugar a un desfase en el aumento del dinero y sus efectos sobre los precios medios.

Por regla general, cabe esperar que los aumentos de la oferta monetaria vayan seguidos de incrementos en la tasa de crecimiento de los precios de los bienes y servicios con un desfase temporal. Este fue el caso de 1961 a 1979. La tasa de crecimiento anual del Índice de Precios al Consumo (IPC) de EEUU se movió en paralelo a la tasa de crecimiento anual de la oferta monetaria, con un retraso de veintitrés meses.

Desde 1980, la correlación retardada entre la tasa de crecimiento de la oferta monetaria y la tasa de crecimiento del IPC no parece ser significativa. Durante algunos períodos, el aumento de la tasa de crecimiento de la oferta monetaria fue seguido por aumentos de la tasa de crecimiento del IPC, y en otras ocasiones, en realidad disminuyó o aumentó ligeramente.

Algunos expertos han sugerido que la ruptura de la correlación entre la tasa de crecimiento anual del IPC y el impulso de crecimiento retardado de la oferta monetaria se debe a la inestabilidad de la demanda de dinero—también denominada velocidad monetaria inestable.

Lo que importa no es si los cambios en la tasa de crecimiento de los precios siguen los cambios en la oferta monetaria como tal, sino los aumentos en la oferta monetaria.

Independientemente de la correlación entre las variaciones de los precios y la tasa de crecimiento retardado del dinero, son los aumentos de la oferta monetaria los que debilitan el proceso de generación de riqueza.

El aumento de la oferta monetaria, que socava el proceso de generación de riqueza, también debilita la reserva de riqueza. Cuando este pool se expande, el aumento de la oferta monetaria genera la ilusión de que es la oferta monetaria la que proporciona financiación tanto a las actividades generadoras de riqueza como a las no generadoras. Una vez que el pool se estanca o comienza a disminuir, los aumentos en la tasa de crecimiento de la oferta monetaria ya no pueden mostrar la ilusión de que el aumento de la oferta monetaria puede hacer crecer una economía.

Cómo la estabilidad de los precios puede engañar a los responsables políticos

Siguiendo la definición de que la inflación es el aumento de la oferta monetaria, ¿cómo podemos conciliar un fuerte bombeo monetario con un aumento moderado de los precios, etiquetado convencionalmente como «baja inflación»?

Si la tasa de crecimiento de la oferta monetaria es del 5 % y la tasa de crecimiento de la oferta de bienes es del 1 %, entonces es probable que los precios aumenten por término medio un 4 %. Sin embargo, si la tasa de crecimiento de la oferta de bienes es también del 5 %, no se producirá ningún aumento de los precios, en igualdad de condiciones.

Si se sostuviera que la inflación es el aumento de los precios, se concluiría que, a pesar del aumento de la oferta monetaria del 5 %, la inflación es del 0 %.

Sin embargo, si siguiéramos la definición de que la inflación tiene que ver con el aumento de la oferta monetaria, entonces concluiríamos que la inflación es del 5 %, independientemente del movimiento del índice de precios.

Consideremos ahora un caso en el que, como resultado de una fuerte expansión monetaria y el correspondiente aumento de la producción de bienes, los precios se mantienen estables.

La mayoría de los comentaristas probablemente concluyan que los fundamentos económicos están en buena forma. (Obsérvese que el mandato de la Reserva Federal es aplicar una política de estabilidad de precios).

A pesar de la estabilidad de los precios, se van a producir varios efectos secundarios desagradables que emanan de la expansión monetaria, como el ciclo de auge y caída y el empobrecimiento económico.

Obsérvese que el aumento de la oferta monetaria pone en marcha la amenaza del ciclo de auge y caída, independientemente de la magnitud de la tasa de crecimiento de los precios de los bienes y servicios.

A este respecto, Rothbard escribió en La Gran Depresión (p. 153): «El hecho de que los precios generales fueran más o menos estables durante la década de 1920 indicó a la mayoría de los economistas que no había ninguna amenaza inflacionaria, y por lo tanto los acontecimientos de la Gran Depresión les pillaron completamente desprevenidos.»

Conclusión:

La inflación se refiere al aumento de la oferta monetaria y no al aumento de los precios. Los responsables políticos que se centran en los aumentos de los precios para establecer la situación de la inflación, ignorando los aumentos de la oferta monetaria, probablemente malinterpreten el estado de la economía. En consecuencia, es probable que estos responsables políticos y los diversos comentaristas económicos se vean sorprendidos por los choques económicos inesperados.

De ello se desprende que emplear una definición poco acertada de lo que es la inflación puede producir un resultado económico desastroso. También implica que la política del banco central de estabilizar los precios para asegurar una inflación estable es errónea.


1Frank Shostak es un académico asociado del Instituto Mises. Su empresa de consultoría, Applied Austrian School Economics, proporciona evaluaciones e informes detallados de los mercados financieros y las economías globales

*Este artículo fue publicado originalmente en PanamPost el 09 de diciembre de 2021.

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Publicaciones relacionadas