EconomíaOpinión

¿Los argumentos de igualdad salarial se basan en la teoría del valor trabajo?

Como economistas, debemos aprovechar estas oportunidades para rechazar las teorías de valor poco sólidas y, en cambio, impulsar una economía mucho más sólida

Escucha la noticia

Por Connor Mortell

Tras el Mundial de Fútbol Femenino 2019, el tema de la remuneración de las mujeres se trasladó aún más a las portadas al hablar la estrella del fútbol femenino Megan Rapinoe:

A los hombres se les paga y se les compensa tan a menudo por el potencial que muestran, y no necesariamente por lo que realmente han hecho, que normalmente yo diría que superamos lo que era nuestro contrato.

Se ha demostrado que un hombre que simplemente gana un partido de clasificación individual en la Copa del Mundo tiene mayores ganancias potenciales que las que recibe una mujer por ganar toda la Copa del Mundo. Esta discusión se ha prolongado durante décadas, pero este resultado de que las campeonas de la Copa del Mundo femenina cobren menos que los hombres que se limitan a clasificarse ha calentado mucho más el debate en los últimos años.

Esto llevó a la estrella del tenis Stefanos Tsitsipas a afirmar que, dado que los hombres y las mujeres ganan el mismo dinero en premios en los Grand Slams, pero juegan un número diferente de sets, las mujeres, que actualmente juegan sets de tres partidos, deberían jugar sets de cinco partidos como los hombres. Explicó que los sets de cinco partidos que juegan los hombres simplemente requieren una psicología diferente y un nivel de resistencia diferente en comparación con los sets de tres partidos que juegan las mujeres.

A primera vista, para el lego en economía, esto es una réplica perfectamente lógica a los argumentos basados en los resultados de la otra parte. Sin embargo, esto no explica de ninguna manera la disparidad de los salarios. Aunque no se puede demostrar el contrafactual, es muy probable que si Tsitsipas sólo hubiera jugado al mejor de tres sets en lugar de al mejor de cinco, habría sido compensado más que sus homólogas femeninas.

La razón es que este supuesto se basa en la teoría del valor trabajo, que es sencillamente falsa y debe ser rechazada unilateralmente. La lógica que subyace es que los deportistas masculinos realizan dos partidos más por cada conjunto de trabajo y, por tanto, son merecedores de una mayor remuneración. En realidad, los consumidores imputan valor al producto a través de sus valoraciones subjetivas. Como dijo Ludwig von Mises:

El valor no es intrínseco, no está en las cosas. Está dentro de nosotros, es la forma en que el hombre reacciona a las condiciones de su entorno. El valor tampoco está en las palabras y las doctrinas, se refleja en la conducta humana. Lo que cuenta no es lo que un hombre o un grupo de hombres dicen sobre el valor, sino cómo actúan.

Es increíblemente tentador caer en esta forma de pensar de la teoría del valor trabajo o de la teoría del valor coste. Cuando trabajamos, creemos que cuanto más hacemos, más debemos cobrar. Esto se debe a que en el mundo casi nunca encontramos ejemplos de ocasiones en las que se pida a alguien que haga más trabajo y no se le pague más a cambio. Pero esto no ocurre porque exista una correlación directa entre la cantidad de trabajo y el valor aportado.

Esto se debe más bien a que en los casos en los que más trabajo no proporciona más valor, el trabajo no se produce en absoluto porque el trabajador no seguirá esa opción. Debemos recordar que, como describió el economista francés Frédéric Bastiat, el buen economista ve lo que no ocurre y por qué no ocurre. Debemos ver que ese trabajo no se produce porque no aporta más valor. Si añadiéramos ese trabajo, no añadiría intrínsecamente más salario.

Cuando se habla de economía en teoría, es un poco más fácil de entender. Sin embargo, cuando se habla de atletas de la vida real, resulta difícil aceptarlo. Es muy fácil ver que a los atletas se les paga por su trabajo, por su capacidad de esforzarse a niveles que la persona media simplemente no puede. Si el atleta ejerciera aún más esta capacidad, es natural que se le pagara más.

Debemos ser mejores economistas que eso. No debemos caer en la trampa de explicar las diferencias de retribución a través de cosas como las diferencias en la cantidad jugada, como ha hecho Tsitsipas. Debemos evitar esa tentación y, en su lugar, recordar al mundo que el valor proviene de los consumidores y que si vemos discrepancias en los valores, es porque los consumidores han llegado a valoraciones subjetivas diferentes.

Nosotros, como economistas libres-de-valores, no podemos decir si esto es bueno o malo. Podemos decir simplemente que los valores han llegado a ser así. Sin embargo, si tuviéramos que emitir un juicio ético y considerar que es malo que el consumidor valore los deportes masculinos por encima de los femeninos, entonces habría que buscar una solución no simplemente añadiendo más juegos, sino atendiendo mejor a las necesidades y deseos de los consumidores. Nosotros, como economistas, debemos aprovechar estas oportunidades para rechazar las teorías de valor poco sólidas y, en cambio, impulsar una economía mucho más sólida.

Este artículo fue publicado originalmente en Panampost.com el 23 de abril de 2022.

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Publicaciones relacionadas