EconomíaOpinión

Por qué Arabia Saudí no abandonará los dólares por el yuan

Arabia Saudí podría huir al oro o a las criptodivisas para escapar de la máquina de imprimir dinero. Pero difícilmente sustituirá una moneda fiat fuertemente impresa pero abierta y segura, el dólar de EEUU, por otra cerrada y menos segura

Escucha la noticia

Por Daniel Lacalle1

Hay numerosos artículos que mencionan que Arabia Saudí podría utilizar el yuan, la moneda nacional de China, para sus exportaciones de petróleo.

¿Cuánto exporta Arabia Saudí a China? Según la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos, las principales exportaciones del reino se dirigen a China (45.800 millones de dólares), India (25.100 millones), Japón (24.500 millones), Corea del Sur (19.500 millones) y Estados Unidos (12.200 millones). Las exportaciones de crudo alcanzaron los 145.000 millones de dólares en total.

Arabia Saudí es el mayor exportador de petróleo del mundo, con 145.000 millones de dólares, y China el mayor comprador, con 204.000 millones de dólares, con cifras de 2019.

Las cuentas públicas de Arabia Saudí son ejemplares. De un déficit del 4,8 %, el reino espera un superávit en 2022, y su ratio de deuda pública sobre el PIB (producto interior bruto) es del 30,8 %, uno de los más bajos del mundo.

¿Necesita Arabia Saudí utilizar el yuan? No. Sus reservas de divisas, incluido el oro, ascendían a 472.800 millones de dólares en 2020, a pesar de la caída de las exportaciones y de la demanda de petróleo provocada por la pandemia. ¿Tiene alguna presión para cambiar de moneda? Menos aún. Sus reservas cubren cómodamente su deuda externa, lo que le da un nivel de estabilidad envidiable en comparación con otras naciones de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) que tienen grandes déficits comerciales y fiscales.

¿Qué ganaría Arabia Saudí con el uso del yuan? No un aumento de las exportaciones a China. China necesita sus importaciones de petróleo más que Arabia Saudí la moneda nacional de China. No hay pruebas reales de que las exportaciones a China vayan a disminuir si Arabia Saudí sigue utilizando el dólar de EEUU.

La utilización del yuan en las transacciones mundiales es muy limitada. Teniendo en cuenta las cifras recopiladas por la Sociedad para las Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Mundiales, Bloomberg señaló que «la actividad en el renminbi, como también se denomina la moneda, subió a su segundo nivel más alto de la historia en 2021». Sin embargo, eso significa un obstinado y modesto 2,7 % del mercado frente al 41 % del dólar, que ha ocupado el primer puesto durante décadas. El euro se utiliza en el 36,6 por ciento de las transacciones mundiales, la libra esterlina en el 5,9 por ciento —más del doble del uso del yuan a pesar de que el Reino Unido es una economía mucho más pequeña— y el yen japonés se utiliza tanto como el yuan, con un 2,6 por ciento.

Y lo que es más importante, a pesar del gran aumento de la importancia de la economía china a nivel mundial, la importancia del yuan como moneda apenas ha mejorado desde su máximo en 2015, cuando alcanzó el cuarto puesto.

¿Por qué el yuan solo se utiliza en el 2,7 % de las transacciones mundiales a pesar de ser el 14% del PIB mundial, y qué ocurrió en 2015?

El yuan es la única moneda emitida por un líder económico mundial que tiene controles de capital y precios fijos. Como tal, cualquier poseedor de la moneda china se enfrenta a la amenaza constante de una devaluación brusca y a la imposibilidad de utilizar la moneda libremente en los pagos.

Y eso es exactamente lo que ocurrió en 2015. El banco central chino anunció una agresiva devaluación.

El yuan no es una alternativa al dólar de EEUU debido a los controles de capital, la fijación de precios y, lo que es peor, porque la política monetaria del Banco Popular de China es aún más agresiva que la de la Reserva Federal. La expansión de la oferta monetaria en China ha sido varias veces superior a la de Estados Unidos durante dos décadas, con una demanda mundial del yuan significativamente menor.

También cabe señalar que incluso las grandes empresas petroleras chinas prefieren el dólar de EEUU para las transacciones internacionales. Si observamos el interés abierto en el índice de materias primas de Shanghái, el llamado índice del petroyuan, podemos ver que el uso del yuan en las transacciones petroleras mundiales es extremadamente limitado.

Las aparentemente grandes reservas de oro de China representan menos del 0,3% de su oferta monetaria (M2) y sus indudablemente grandes reservas de dólares de EEUUs, 3,35 billones de dólares, apenas cubren sus pasivos en divisas.

Si los productores de petróleo y materias primas de otros países, especialmente de América Latina, han aceptado la moneda china en el pasado, ha sido debido a los grandes compromisos de deuda que adquirieron con el gigante asiático, no por razones prácticas de uso de la moneda de reserva.

Cualquier productor de materias primas que acepte el yuan en lugar del dólar de EEUU debe saber que los controles de capital y la fijación de precios son amenazas muy importantes, y no hay indicios reales de que el Banco Popular de China vaya a cambiar nada de eso.

La realidad es que el yuan tiene todos los elementos negativos de las monedas fiat —impresión masiva, falta de apoyo real, incentivo del banco central para erosionar el poder adquisitivo— y ninguno de los beneficios del dólar, el euro y la libra —precios de libre flotación, seguridad jurídica y del inversor, y un sistema financiero abierto.

Arabia Saudí podría utilizar algunos yuanes en sus exportaciones de petróleo, pero la realidad es que ninguna moneda fiat con controles de capital es una alternativa real a otras monedas fiat y que la llegada de las monedas digitales de los bancos centrales hace que esta diferencia sea más significativa. Las monedas digitales de los bancos centrales son una vigilancia disfrazada de dinero, y los riesgos de la impresión masiva, la erosión del poder adquisitivo y el control de las transacciones son mucho mayores que con las monedas tradicionales.

Arabia Saudí podría huir al oro o a las criptodivisas para escapar de la máquina de imprimir dinero. Pero difícilmente sustituirá una moneda fiat fuertemente impresa pero abierta y segura, el dólar de EEUU, por otra cerrada y menos segura.


1PhD, economista y administrador de fondos, es autor de los libros más vendidos  Freedom or Equality  (2020),  Escape from the Central Bank Trap  (2017),  The Energy World Is Flat (2015) y  Life in the Financial Markets  (2014) .

Este artículo fue publicado originalmente en panampost.com el 03 de abril de 2022.

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

100% LikesVS
0% Dislikes

Publicaciones relacionadas