EconomíaOpinión

Por qué el yen cayó mientras el dólar repuntó

El bombeo monetario, aunque menos feroz que en EEUU cuando se mide por los agregados monetarios amplios, no hizo que los hogares japoneses, como sus homólogos americanos, se dedicaran a una compra frenética de bienes de consumo duraderos históricamente única

Escucha la noticia

Por Brendan Brown1

¿Cómo se explica que la moneda cuyo emisor ha cometido el mayor error inflacionario de todos durante la pandemia sea la más fuerte (el índice de precios al consumo de EEUU ha subido más del 8 % anual), mientras que aquella en la que el error inflacionario, si es que lo ha habido, ha sido el menor (el IPC de Japón ha subido menos del 1 % anual) sea la más débil? Ahí está el enigma de la actual cotización del dólar y el yen.

Podemos encontrar al menos parte de la solución en una cita atribuida al «canciller de hierro» prusiano y posteriormente imperial alemán Otto von Bismarck. «La gente nunca miente tanto como después de una cacería, durante una guerra o antes de unas elecciones».

Hoy en día, la «caza» es la búsqueda de rendimiento por parte de los inversores que sufren una hambruna de ingresos por intereses en ahorros seguros; los cazadores se han convencido a sí mismos y a otros de que los altos rendimientos persistentes obtenidos de los activos de riesgo, a menudo altamente apalancados, son la nueva normalidad, sin importar una década de esclerosis económica (como lo demuestra el débil crecimiento, si es que hay alguno, de los niveles de vida medios y el lento crecimiento de la productividad).

«Guerra» es el conflicto militar en Ucrania unido a la campaña económica de Occidente contra Rusia; la propaganda que lo acompaña es una versión de las mentiras de Bismarck.

«Elecciones» son más prominentes las de mitad de período en los EEUU, donde las mentiras incluyen la propaganda de la Fed, incluyendo las promesas de un aterrizaje suave y el total silencio oficial sobre sus desastrosos errores de política que inducen la alta inflación actual.

El casi colapso del yen y la fantástica fortaleza del dólar de EEUU (el yen/dólar pasó de 110 el pasado otoño a casi 130 ahora) son el resultado de tales ilusiones y propaganda.

La esencia del «auge del acarreo de divisas», un aspecto bien conocido de la búsqueda de rentabilidad, consiste en que los inversores salgan de una moneda con tipos de interés cero o negativos y se dirijan a activos aparentemente más rentables, ya sea en los mercados de crédito de alta rentabilidad o en los de divisas con tipos de interés elevados.

Las operaciones de acarreo de divisas implican posiciones cortas en el yen, el euro o el franco suizo, acompañadas de posiciones largas, sobre todo en dólares de EEUU, pero también en divisas de materias primas. Una alta inflación en EEUU podría acabar con las ganancias obtenidas hasta la fecha. Después de todo, los tenedores de dinero americano están sujetos a un impuesto sobre la inflación de al menos el 12 % hasta 2021-22. Sin embargo, muchos de los operadores de carry trade actúan como si el impuesto fuera fantasma, siempre para ser borrado por las ganancias de los tipos de cambio o para desvanecerse ahora. Algunos creen que, aparentemente, la Reserva Federal ha cambiado realmente sus puntos de vista, pasando de ser un propagador de la inflación a un fóbico de la misma.

Sí, los altos funcionarios de la Fed están hablando agresivamente y sin parar —el llamado pivote de halcón— sobre su promesa de volver a situar la inflación por debajo del 3 % en 2023 sin que se produzca una recesión en el camino. Esto es música para los oídos de los demócratas, que se enfrentan a la ira de los votantes sobre su principal tema de preocupación: la alta inflación actual. Según la Fed y la administración, la alta inflación no se debió a un error político evitable, sino a la mala suerte: la dislocación pandémica y la «guerra de Putin».

Los inversores que creen en esta propaganda, a pesar de los épicos errores de inflación monetaria que estos mismos funcionarios cometieron durante la pandemia, confían en que la Fed pilotará un aterrizaje suave para la economía americana. Por el contrario, existe un escepticismo generalizado sobre si el Banco de Japón puede evitar ahora el desencadenamiento de una alta inflación como consecuencia de la obcecación de su política respecto a los tipos negativos y el control de la curva de rendimiento, justo cuando el yen está cayendo en picado.

La confianza en la Fed se combina con la propaganda que acompaña a la guerra económica dirigida por los Estados Unidos contra Rusia para reforzar el sentimiento prodólar. La historia es que las exportaciones rusas de energía se verán paralizadas durante mucho tiempo. Estados Unidos y los países productores de materias primas se beneficiarán de su relativa abundancia de energía nacional. Sin embargo, los inversores harían bien en reflexionar sobre la forma en que Rusia podría llevar a cabo una autodefensa eficaz—ya sea mediante la aplicación de sanciones en los países neutrales o la rápida creación de capacidad de GNL (gas natural licuado) para sustituir las exportaciones de gas por gasoducto, cada vez más bloqueadas.

Una guerra económica larga y fallida (desde la perspectiva occidental) podría convertirse en un factor que debilite al dólar. A más corto plazo, los mensajes propagandísticos de la Reserva Federal sobre el éxito inminente en la reducción de la inflación y el aterrizaje suave de la economía americana —ideal para la campaña electoral demócrata de mitad de mandato— podrían perder influencia en el mercado, sobre todo si las tendencias recesivas se acumulan en tiempo real.

Fuera de EEUU, una gran prueba para el dólar será la propaganda del Banco de Japón sobre cómo sus políticas de tipos de interés negativos y el control de la curva de rendimiento (fijando por ahora el rendimiento de los JGB [bonos del Estado japonés] a diez años en el 0,25 %), flanqueados por una mega devaluación de la moneda, traerán la prosperidad a largo plazo a Japón, después de haber fracasado en casi una década.

¿Podría la población japonesa agriar este mensaje incluso antes de las elecciones a la cámara alta de este verano, envalentonando al gobierno de Japón para que contemple un cambio de rumbo?

Hay múltiples motivos para que se produzca este agriamiento. Muchos votantes podrían darse cuenta, aunque sea intuitivamente, de que la falta de inflación hasta la fecha en Japón no representa un éxito duradero de su banco central, sino más bien buena suerte. El bombeo monetario, aunque menos feroz que en EEUU cuando se mide por los agregados monetarios amplios, no hizo que los hogares japoneses, como sus homólogos americanos, se dedicaran a una compra frenética de bienes de consumo duraderos históricamente única. Pero la próxima vez el Banco de Japón podría tener menos suerte.

El jefe del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, un leal sobrante del ahora desprestigiado ex primer ministro Shinzo Abe (ese asunto ultranacionalista de parvulario), podría justificar el abandono de los tipos negativos y la relajación del control de la curva de rendimiento en términos de cooperación con la política de tipos de cambio establecida por el gobierno —o simplemente podría retirarse un año antes. Son detalles que interesan sobre todo a los expertos en el funcionamiento del particular modelo democrático japonés.

 

1es socio fundador de Macro Hedge Advisors ( www.macrohedgeadvisors.com ) y miembro principal del Instituto Hudson. Como economista, consultor y autor monetario y financiero internacional, sus roles incluyen Jefe de Investigación Económica en Mitsubishi UFJ Financial Group.

Este artículo fue publicado originalmente en panampost.com el 30 de abril de 2022

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Publicaciones relacionadas