EconomíaOpinión

Todos estamos hablando de inflación, pero la deflación también podría estar en camino

La mayoría de los economistas opina que el deber del banco central, el Sistema de la Reserva Federal, en Estados Unidos, es evitar la deflación

Escucha la noticia

Por Frank Shostak1

Los datos más recientes siguen mostrando una visible aceleración de la «inflación de los precios», ya que la tasa de crecimiento anual del Índice de Precios al Consumo (IPC) de EEUU aumentó al 6,2 % en octubre, frente al 5,4 % de septiembre y el 1,2 % de octubre del año pasado—su nivel más alto desde diciembre de 1990.

La mayoría de los expertos parecen sorprendidos por el enorme aumento del impulso del IPC en octubre. Según la definición de la inflación como el aumento de la oferta monetaria y no el de los precios, el fuerte aumento de la tasa de crecimiento anual del IPC se debe principalmente a los anteriores aumentos masivos de la oferta monetaria.

shos

Obsérvese que la tasa de crecimiento anual de nuestra medida monetaria para Estados Unidos se situó en el 79 % en febrero de 2021, frente al 6,5 % de febrero de 2020. Dado el desfase entre las variaciones de la oferta monetaria y las del IPC, es muy posible que la tasa de crecimiento anual del IPC se refuerce aún más.

Sin embargo, debido a la brusca inversión del impulso de la oferta monetaria, el impulso del IPC también podría seguir el mismo camino. Un fuerte descenso de la tasa de crecimiento anual de la medida de la oferta monetaria austriaca (MGA) hasta el 17,9 % en septiembre de 2021 desde el 60 % en septiembre de 2020 aumenta la probabilidad de que el impulso del IPC se debilite visiblemente en el futuro. Sospechamos que esta perspectiva podría surgir en la última parte del próximo año (véase el gráfico).

shos

Si esto ocurriera, el probable descenso de la tasa de crecimiento anual del IPC que se avecina aumenta la probabilidad de que la mayoría de los comentaristas empiecen a advertir sobre la deflación, es decir, un descenso generalizado de los precios y la amenaza que esto supondrá para la economía.

Un descenso generalizado de los precios de los bienes y servicios se considera una mala noticia, ya que se considera que está asociado a grandes depresiones económicas, como la Gran Depresión de los años 30.

En julio de 1932, durante la Gran Depresión, la tasa de crecimiento anual de la producción industrial se situó en el -31 %, mientras que la tasa de crecimiento anual del IPC tocó fondo en el -10,7 % en septiembre de 1932 (ver gráficos).

shos

Según los comentaristas, la posibilidad de deflación es una gran preocupación. Esto se debe a que cuando los precios caen es más difícil para los prestatarios pagar las deudas existentes, lo que lleva a un aumento de los impagos, mientras que los bancos se vuelven reacios a conceder créditos. La lógica es que estos dos factores combinados generan una espiral descendente en la creación de crédito y la actividad económica resultante. Además, la mayoría de los expertos consideran que una caída generalizada de los precios es siempre una «mala noticia» porque frena la propensión de los ciudadanos a gastar, lo que a su vez socava la inversión en instalaciones y maquinaria. Se argumenta que estos factores ponen en marcha una recesión económica. Además, la caída de los precios de los bienes intensifica el ritmo del declive económico.

Por estas razones, la mayoría de los economistas opinan que el deber del banco central, el Sistema de la Reserva Federal, en Estados Unidos, es evitar la deflación. En su discurso de 2002 ante el National Economists Club, en Washington, DC, el 21 de noviembre de 2002, titulado «Deflation—Making Sure ‘It’ Doesn’t Happen Here», Ben Bernanke, entonces gobernador de la Reserva Federal, expuso las medidas que el banco central podría utilizar para combatir la deflación, como la compra de deuda del Tesoro de mayor vencimiento. También mencionó el «dinero helicóptero» de Milton Friedman.

Para la mayoría de los expertos, la razón principal de la necesidad de inyectar dinero en la economía es impulsar la demanda de bienes y servicios. Para ellos, lo único que hace falta para arreglar las cosas es reforzar la demanda agregada. Una vez que esto ocurra, la oferta de bienes y servicios seguirá el mismo camino. Pero, ¿por qué un aumento de la demanda debe dar lugar a un aumento de la oferta? Sin una infraestructura de producción adecuada, ningún aumento de la oferta va a resultar de un aumento de la demanda.

Además, sugerir que los consumidores posponen su compra de bienes porque se espera que los precios bajen significa que la gente ha abandonado cualquier deseo de vivir en el presente. Sin embargo, sin el mantenimiento de la vida en el presente no es concebible ninguna vida futura.

Además, en un mercado libre el aumento del poder adquisitivo del dinero, es decir, el descenso de los precios, es el mecanismo que hace que una gran variedad de bienes producidos sea accesible a mucha gente. A este respecto, Murray Rothbard escribió: «La mejora del nivel de vida llega al público gracias a los frutos de la inversión de capital. El aumento de la productividad tiende a bajar los precios (y los costes) y, por tanto, a distribuir los frutos de la libre empresa a todo el público, elevando el nivel de vida de todos los consumidores. El apuntalamiento forzoso del nivel de precios impide esta propagación de niveles de vida más altos».

Incluso si se aceptara que el descenso de los precios en respuesta a un aumento de la producción de bienes promueve el bienestar de los individuos, ¿qué ocurre con el argumento de que una caída de los precios está asociada a un descenso de la actividad económica? Sin duda, este tipo de deflación es una mala noticia y debe ser contrarrestada.

Por qué el bombeo monetario empeora las cosas

Cada vez que un banco central inyecta dinero en la economía, esto beneficia a varios individuos que se dedican a las actividades que surgieron a raíz de esa política monetaria flexible a expensas de los generadores de riqueza. A través de la política monetaria flexible, el banco central da lugar a una clase de personas que se convierten involuntariamente en consumidores sin el requisito previo de contribuir al conjunto de la riqueza. El consumo de estos receptores de dinero recién creado es posible gracias al desvío de riqueza de los productores de riqueza. Sólo toman del fondo de riqueza sin aportar nada a cambio.

Obsérvese que tanto el consumo como la producción tienen la misma importancia en el cumplimiento del objetivo final de las personas, que es el mantenimiento de la vida y el bienestar. El consumo depende de la producción, mientras que la producción depende del consumo. La política monetaria relajada del banco central rompe esta relación al crear un entorno en el que parece que es posible consumir sin producir.

La política monetaria fácil no sólo hace subir los precios de los bienes existentes, sino que el bombeo monetario también da lugar a la producción de bienes o activos que son demandados por los productores que no son de la riqueza.

Sin embargo, mientras el conjunto de la riqueza crezca, los diversos bienes y servicios que son patrocinados por los productores de no riqueza parecen ser rentables de proveer. Pero una vez que el banco central revierte su postura monetaria flexible, se detiene el desvío de riqueza de los productores de riqueza a los productores de no riqueza.

Esto, a su vez, socava la demanda de diversos bienes y servicios por parte de los productores que no son ricos, ejerciendo así una presión a la baja sobre sus precios.

El endurecimiento de la política monetaria, que socava las diversas actividades que surgieron a raíz de la anterior política monetaria flexible, detiene la hemorragia de los generadores de riqueza. La caída de los precios de diversos bienes y servicios responde simplemente a la detención del empobrecimiento de los productores de riqueza y, por tanto, significa el inicio de la curación económica. Evidentemente, invertir la postura monetaria para evitar la caída de los precios equivale a renovar el empobrecimiento de los generadores de riqueza.

Por regla general, lo que el banco central intenta estabilizar es el llamado índice de precios. Sin embargo, el «éxito» de esta política depende del estado de la reserva de riqueza. Mientras la reserva de riqueza se amplíe, la inversión de la postura más restrictiva crea la ilusión de que la política monetaria flexible es el remedio adecuado. Esto se debe a que la política monetaria flexible, que renueva el flujo de riqueza hacia los productores que no son de la riqueza, apuntala su demanda de bienes y servicios, deteniendo así o incluso invirtiendo la caída de los precios.

Además, como la reserva de riqueza sigue creciendo, el ritmo de crecimiento económico se mantiene positivo. De ahí la creencia errónea de que una postura monetaria flexible que revierta la caída de los precios es la clave para reactivar la actividad económica.

La ilusión de que mediante el bombeo monetario es posible mantener la economía en marcha se rompe una vez que la reserva de riqueza comienza a disminuir. Una vez que esto sucede, la economía comienza su caída en picado. La flexibilización más agresiva de la política monetaria no revertirá esta caída. La reversión de la política monetaria restrictiva consumirá aún más la reserva de riqueza, profundizando así el desplome económico. Incluso si las políticas monetarias laxas consiguieran elevar los precios y las expectativas inflacionistas, no podrían reactivar la economía mientras la reserva de riqueza esté disminuyendo.

Conclusión:

En contra de la opinión popular, por regla general la deflación es siempre una buena noticia para la economía. Así, cuando los precios disminuyen en respuesta a la expansión de la riqueza, esto significa que el nivel de vida de las personas aumenta.

Incluso cuando los precios bajan debido al estallido de una burbuja financiera inducidapor la creación de dinero, también es una buena noticia para la economía, pues indica que por fin se está poniendo fin al empobrecimiento de los productores de riqueza.

1es un académico asociado del Instituto Mises. Su empresa de consultoría, Applied Austrian School Economics, proporciona evaluaciones e informes detallados de los mercados financieros y las economías globales. 

 

*Este artículo fue publicado originalmente panampost.com el 02 de diciembre de 2021.

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

100% LikesVS
0% Dislikes

Publicaciones relacionadas