EconomíaOpinión

Verdadera competencia versus «Estado mínimo» monopolista

Los partidarios de Ayn Rand no han presentado un buen argumento contra el anarquismo libertario

Escucha la noticia

Por: David Gordon1

Según la ética de Ayn Rand, la única base del valor es la supervivencia del individuo como ser racional. Para vivir como un ser racional, hay que respetar los derechos de los demás como seres racionales que aspiran a su propia supervivencia. Como explica Harry Binswanger, uno de los principales seguidores de Rand.

El principio político básico de la ética objetivista es: ningún hombre puede iniciar el uso de la fuerza física contra otros. Ningún hombre —o grupo, sociedad o gobierno— tiene derecho a asumir el papel de criminal e iniciar el uso de la fuerza física contra ningún hombre. Los hombres tienen derecho a usar la fuerza física sólo en represalia y sólo contra aquellos que inician su uso. El principio ético en cuestión es sencillo y claro: es la diferencia entre el asesinato y la defensa propia. Un atracador busca ganar un valor, riqueza, matando a su víctima; la víctima no se enriquece matando a un atracador. El principio es: ningún hombre puede obtener valores de otros recurriendo a la fuerza física.

En lugar de utilizar la fuerza y actuar de forma parasitaria para apoderarse de los recursos de los demás, debes operar según el «principio del comerciante». Aquí ofreces a alguien un valor a cambio de un valor que la otra persona te ofrece. Pero el funcionamiento de una sociedad basada en el principio del comerciante requiere un único código legal correcto basado en los principios randianos, y es necesario un Estado restringido a la protección de los derechos individuales. El Estado mínimo de Rand carece de una característica común a la mayoría de los Estados: no puede imponer impuestos. Sin embargo, puede cobrar tasas a los usuarios que deseen establecer una relación contractual.

Las personas son libres de negarse a utilizar los servicios del Estado, pero si no pagan las cuotas de usuario, el Estado no hará cumplir sus contratos y, dado que el Estado tiene el monopolio del uso de la fuerza de represalia, las personas, por su propia voluntad, no pueden imponer el cumplimiento a los infractores del contrato.

Roy Childs Jr. planteó una objeción al argumento de Rand en su «Carta abierta» de 1969. Supongamos, desafió Childs, que algunas personas no están satisfechas con los servicios de protección proporcionados por el Estado mínimo de Rand. ¿Por qué estas personas no tienen derecho a establecer sus propios servicios de protección, compitiendo pacíficamente con el Estado mínimo? Si el Estado mínimo intenta expulsarlos por la fuerza, ¿no está iniciando la fuerza y violando así el principio de fuerza de Rand?

En un artículo publicado en Forbes el 24 de enero de 2014, «Lo siento, anarquistas libertarios, el capitalismo requiere un gobierno», Binswanger presenta un argumento sencillo que, en su opinión, es suficiente para defender el objetivismo contra los desafíos anarquistas libertarios como el de Childs. El argumento de Binswanger parte de la premisa de que en un intercambio de libre mercado, cada parte del intercambio espera beneficiarse. En lenguaje randiano, un comercio es un intercambio de valor por valor. Luego dice que la fuerza no es un valor, es la negación del valor. Por lo tanto, los servicios de protección no son un objeto adecuado para la competencia de mercado. Deben ser proporcionados por un monopolio gubernamental. Como dice Binswanger,

La fuerza bien empleada sólo se utiliza como represalia, pero incluso cuando es represalia, la fuerza se limita a eliminar un negativo, no puede crear valor. La amenaza de la fuerza se utiliza para hacer que alguien obedezca, para frustrar su voluntad. El único uso moral de la fuerza es en defensa propia, para proteger los propios derechos…. El uso de la fuerza no es una función empresarial. De hecho, la fuerza está fuera del ámbito de la economía. La economía tiene que ver con la producción y el comercio, no con la destrucción y la incautación. Pregúntese qué significa tener una «competencia» en los servicios gubernamentales. Es una «competencia» en el uso de la fuerza, una «competencia» en el sometimiento de otros, una «competencia» en hacer que la gente obedezca órdenes. Eso no es «competencia», es un conflicto violento. A gran escala, es la guerra.

Sin embargo, hay un error en el argumento de Binswanger. Alguien que es obligado por un agresor a hacer algo no está involucrado en un intercambio económico con él. Hasta aquí, Binswanger tiene toda la razón. Pero alguien que compra servicios de defensa a una agencia de protección no está usando la fuerza. Está intercambiando dinero por el servicio de protección; y eso, al contrario de lo que afirma Binswanger, es un intercambio de valor —dinero por valor— de protección. El hecho de que la protección pueda implicar el uso de la fuerza sobre los delincuentes no cambia su condición de bien económicamente valorado. Binswanger, en resumen, confunde la transacción económica de comprar protección con el uso de la fuerza.

El tipo de gobierno que Ayn Rand y sus seguidores favorecen no extrae recursos de la gente a través de los impuestos. Depende de la financiación voluntaria, por ejemplo, de las cuotas de los usuarios para sus servicios de protección y judiciales. Si Binswanger tuviera razón, esos servicios no podrían ser objeto de compra en el mercado: como implican el uso de la fuerza, no son un valor. ¿Cómo, entonces, pueden ponerse a la venta? ¿O es que Binswanger piensa que está bien comprar protección a un monopolio, pero no a una empresa competitiva? Los partidarios de Ayn Rand no han respondido adecuadamente al desafío que planteó Roy Childs. Mientras las agencias de protección que compiten se adhieran al principio del comerciante, ¿qué las excluye?

Los partidarios de Ayn Rand tienen otro argumento que dirigen contra los anarquistas libertarios. Una sociedad de capitalismo laissez-faire requiere derechos de propiedad antes de que el mercado pueda funcionar. Si eso es así, los derechos de propiedad no pueden ser establecidos por el mercado. Si piensas lo contrario, dicen, estás razonando en un círculo. Estás diciendo que el mercado presupone los derechos pero también que el mercado establece lo que presupone.

J. Roger Lee, un filósofo minarquista, plantea el punto esencial de forma concisa en un ensayo que apareció en el libro Anarchism/Minarchism: Is a Government Part of a Free Country? (editado por Roderick T. Long y Tibor R. Machan; Ashgate, 2008): «El libertarismo anarquista presupone ilegítimamente y de forma autodestructiva la existencia de la ley contractual en su explicación de cómo la ley y su aplicación llegarían a existir y a tener un papel continuo en una sociedad anarquista». El argumento de Lee se basa en una premisa suprimida y muy discutible. ¿Por qué la existencia de la ley contractual requiere que el Estado lo cree? Lee no sólo dice que el Estado creó la ley contractual. Es importante darse cuenta de que Lee ha avanzado una afirmación mucho más extrema. Su afirmación es que la ley contractual requiere conceptualmente un Estado.

¿Por qué debería creer tal cosa? Supongamos que la gente, en su mayoría, acepta un esquema libertario de derechos —ésta, por cierto, era la única circunstancia que Murray Rothbard consideraba viable para una sociedad anarquista—, ¿no tendrían, al contrario que Lee, una ley contractual sin Estado? Lee no nos ha dado ninguna razón para pensar que no lo harían.

En resumen, los partidarios de Ayn Rand no han presentado un buen argumento contra el anarquismo libertario. En todo caso, los dos argumentos que he visto no funcionan. Si hay otros, tráiganlos.


1 David Gordon es investigador principal del Instituto Ludwig von Mises. Estudió en UCLA, donde obtuvo su doctorado en historia intelectual.

*Este artículo fue publicado originalmente en panampost.com el 4 de enero de 2022.

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

100% LikesVS
0% Dislikes

Publicaciones relacionadas