InternacionalOpinión

Elecciones de 2021 en Canadá: el error de cálculo de Trudeau

No sabemos si el PPC es real, pero por ahora, los políticos de la izquierda están legítimamente nerviosos

Escucha la noticia

Por: Lee Friday Tras1

Justin Trudeau fue muy criticado por convocar unas elecciones durante una pandemia, pero pensó que sus políticas covid opresivas tendrían buena acogida entre el público votante, que luego recompensaría a su gobierno liberal minoritario con suficientes escaños adicionales para darle la mayoría. Se equivocó. Los liberales ganaron las elecciones, pero no consiguieron la mayoría. No es posible leer la mente de los votantes.

El Partido Conservador (sólo de nombre) repitió su actuación de 2019 al ganar el voto popular y quedar en segundo lugar. Lo que nos lleva a la sorpresa de las elecciones: el Partido Popular de Canadá (PPC).

En 2017, Maxime Bernier perdió por poco la convención de liderazgo del Partido Conservador —o se la robaron— debido a su oposición al sistema socialista de gestión de la oferta de Canadá que obliga a los consumidores a pagar precios artificialmente altos por los huevos, los productos lácteos y las aves de corral. En 2018, Bernier abandonó el Partido Conservador y fundó el PPC debido a su insatisfacción con la plataforma del Partido Conservador, que describió como «intelectual y moralmente corrupta».

En las elecciones de 2019, el PPC, que tiene un marcado sabor libertario, recibió el 1,6 % del voto popular. En cambio, el Partido Verde tardó veinte años y seis elecciones en conseguir el 1,6 % del voto popular. En las elecciones del 20 de septiembre de 2021, el PPC no ganó ningún escaño, pero aumentó su porcentaje de voto popular hasta el 5 por ciento (los Verdes obtuvieron el 2,3 por ciento), lo cual es un logro notable e inesperado para un partido que apenas tiene tres años de vida.

El PPC se distinguió con una plataforma que contrastaba fuertemente con las plataformas de los liberales y los conservadores. Y lo que es más importante para estas elecciones, es probable que la oposición del PPC a las políticas autoritarias de la pandemia fuera el principal catalizador de sus impresionantes resultados.

Así que la decisión de Trudeau de convocar elecciones le salió mal porque no consiguió el control mayoritario que quería. Pero también le salió el tiro por la culata porque dio a mucha gente la oportunidad de expresar su descontento con sus políticas autoritarias pandémicas votando al PPC. Así, su intento fallido de conseguir un gobierno mayoritario ha reforzado el perfil del PPC. Bernier debería enviar a Trudeau una nota de agradecimiento.

No se trata de sugerir que el PPC sea un caballero blanco para los canadienses amantes de la libertad. Cuando se trata de política, siempre es aconsejable una buena dosis de escepticismo. Los partidos políticos van y vienen, y a menudo son cooptados. ¿Cumpliría Bernier sus promesas si ganara las elecciones? No lo sabemos.

Lo que sí sabemos es que los tres principales partidos políticos nacionales de Canadá (los liberales, los conservadores y el Nuevo Partido Democrático [NDP]), todos ellos de izquierdas, están preocupados por el hecho de que el PPC, con tres años de antigüedad, haya multiplicado por más de tres su porcentaje de voto popular en sólo veintitrés meses. Deberían estar preocupados. Un PPC en alza en la derecha puede no ser un buen augurio para la política bipartidista de izquierdas de Canadá, porque Bernier, que no es un novato, está bien versado en el libertarismo.

En una reciente entrevista con Jordan Peterson, Bernier dio algunos ejemplos de sus inclinaciones libertarias. Denuncia la cultura woke. Se opone a las subvenciones a las empresas y está a favor de los incentivos del libre mercado. Reconoce las aportaciones de Mises, Rothbard y Hayek al culpar al banco central del ciclo económico. Quiere reducir el objetivo de inflación del Banco de Canadá del 2 % al 0 %. Entiende que el poder adquisitivo de los consumidores se ve reducido por el impuesto sobre la inflación. Por ello, se opone a la moneda fiduciaria y apoya el patrón oro. Le gustan las criptomonedas porque está a favor de la competencia monetaria. Es partidario de una descentralización radical a nivel federal, aumentando así el nivel de autonomía provincial, lo que acerca el gobierno a la población de las distintas regiones. Esto incluye la sanidad, donde quiere eliminar el papel del gobierno federal.

Trudeau regaló un perfil público más alto al PPC, pero queda por ver si Bernier aprovecha esta oportunidad para explicar las ideas libertarias del PPC a muchos más canadienses antes de que Trudeau —o su sustituto— anuncie las próximas elecciones. Más aún, si gana las elecciones, ¿se mantendrá Bernier fiel a sus principios libertarios, o se añadirá su nombre a la larga lista de vendidos políticos de Canadá? Sólo el tiempo lo dirá.

Sin embargo, a los liberales y a los conservadores —para quienes la integridad no tiene ningún significado— les preocupa que Bernier se atenga realmente a sus principios y utilice sus amplios conocimientos libertarios para explicar a los canadienses las innumerables formas en que el gobierno del gran hermano es perjudicial para su bienestar.

No sabemos si el PPC es real, pero por ahora, los políticos de la izquierda están legítimamente nerviosos. Por lo menos, después de un año y medio de bloqueos y restricciones pandémicas, una dosis saludable de entretenimiento es un alivio bienvenido, y siempre es divertido ver a los políticos retorcerse.

 1una carrera de 23 años en la industria financiera canadiense, Lee Friday ha pasado muchos años estudiando economía, política y cuestiones sociales. 

*Este artículo fue publicado originalmente en panampost.com el 16 de octubre de 2021.

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Publicaciones relacionadas