InternacionalOpinión

Grupo de Puebla vuelve al acecho con los ojos puestos en Honduras y Chile

Durante tres días, el Grupo de Puebla debatirá en México sobre las elecciones en Honduras y Chile, buscando sumar a estos dos países a sus planes en la región

Escucha la noticia

Por Gabriela Moreno1

Desafiando a la pandemia del coronavirus y al pánico mundial por la expansión de la nueva variante omicron, desde este 29 de noviembre y hasta el 1 diciembre, el Grupo de Puebla, que agrupa a políticos izquierdistas de España y Latinoamérica, realizará su séptimo encuentro en el hotel Fiesta Americana Reforma de México, poniendo el foco en los resultados electorales en Honduras y Chile, con la intención de sumar a estos dos países a sus planes en la región.

El bloque de los socialistas que representa la reconfiguración del Foro de Sao Paulo espera que la izquierda gane en ambas naciones, señala EFE. Según la agencia, están “expectantes” por los resultados de los comicios. La espera sobre lo que ocurrirá en el país centroamericano será más corta, considerando que para el día de la apertura del encuentro ya se sabrá si la propuesta socialista de Xiomara Castro, esposa del expresidente Manuel Zelaya, conquistó los votos suficientes para arribar al poder, ya que el sistema electoral hondureño no contempla una segunda vuelta.

En el caso de Chile hay que tomar asiento. La segunda vuelta entre el republicano José Antonio Kast y el izquierdista Gabriel Boric está pautada para el 19 de diciembre. Pero el tema estará en la mesa de la mano de Marco Enríquez-Ominami, el excandidato del Partido Progresista a la Moneda, que tras su derrota en la primera vuelta sumó su respaldo a Boric.

Ominami forma parte del equipo fundador del Grupo de Puebla y dirigirá con el Grupo Parlamentario Iberoamericano y el Consejo Latinoamericano de Justicia y Democracia, los brazos legislativo y judicial del foro durante las tres jornadas de deliberación.

Los mismos

Desde su cuenta de Twitter, el Grupo de Puebla presume de la participación de 200 invitados de 19 países. Pero entre los confirmados están el canciller de México, Marcelo Ebrard; la ministra de Mujeres de la Argentina, Elizabeth Gómez Alcorta; cinco exjefes de Estado: la brasileña Dilma Rousseff, el español José Luis Rodríguez Zapatero, el colombiano Ernesto Samper, el paraguayo Fernando Lugo y el ecuatoriano Rafael Correa, así como los excandidatos presidenciales Verónica Mendoza de Perú y Andrés Arauz de Ecuador.

También participarán del evento en forma telemática el presidente de Argentina, Alberto Fernández, su homólogo boliviano, Luis Arce, y la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la mexicana Alicia Bárcena, mientras que el exmandatario brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, enviará un video, según asegura Aires de Santa Fe.

La lista llega con el oxígeno de los «soplos de viento progresista» en la región que emanan de la elección de los nuevos gobiernos izquierdistas de Argentina, Bolivia y Perú y la Asamblea Constituyente chilena. De esta manera el Grupo de Pueblo celebra el ascenso de la izquierda al poder en estas naciones.

Dictaduras, fraudes y corrupción

El Grupo de Puebla también señala que en la reunión se debatirá sobre las necesidades urgentes que enfrentan América Latina, el Caribe, Europa y el mundo, por eso, en la agenda está, como otro punto central, la creación de un “modelo solidario de desarrollo», así como la «consolidación» de las democracias en la región y «la autodeterminación de los pueblos», siendo este último el pretexto para avalar los regímenes totalitarios que oprimen a los pueblos en Cuba, Venezuela y Nicaragua.

En estos dos años, este foro se ha pronunciado sobre diversos eventos como la detención del expresidente brasileño Luis Inácio Lula da Silva, quien había recibido dos sentencias por delitos de corrupción que en marzo fueron anuladas por la Corte Suprema dominada por jueces progresistas. El Grupo de Puebla también sacó la cara por el exmandatario boliviano Evo Morales, calificando su renuncia en 2019 como un «golpe de Estado», cuando la Organización de Estados Americanos (OEA) determinó que había cometido fraude en las elecciones. Además, califica como una «persecución judicial» la sentencia de ocho años impuesta por la justicia ecuatoriana al expresidente Rafael Correa por una trama de corrupción mediante la cual se adjudicaban millonarios contratos a grandes empresas a cambio de financiamiento a su partido Alianza País durante su gestión.

1Periodista venezolana residenciada en Chile. Egresada de la Universidad del Zulia. Experiencia como editora y productora de contenidos para medios impresos y digitales con énfasis en las fuentes de política e internacional.

*Este artículo fue publicado originalmente en panampost.com el 28 de noviembre de 2021.

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Publicaciones relacionadas