InternacionalOpinión

Por qué Jordan Peterson dejó la academia

La ideología woke ha provocado la dimisión del más famoso académico vivo: el psicólogo, autor de best-sellers e intelectual público Jordan Peterson

Escucha la noticia

Por: Michael Rectenwald  

La supremacía woke ha hecho mella en la civilización occidental. Las víctimas de la «wokeidad» son demasiadas y variadas como para poderlas contabilizar. Pero no debemos olvidar que la wokeidad germinó primero en la educación superior, desde donde hizo metástasis en el cuerpo social más amplio. La academia es el púlpito de la catedral desde el que los dictados ideológicos de la élite fluyen hacia el hoi polloi.

Según David Acevedo, de la Asociación Nacional de Académicos, cientos de académicos norteamericanos han sido sometidos a la cultura de la cancelación hasta la fecha, incluido su servidor. Y el número sigue creciendo. Eso por no hablar del plan de estudios, que ha sufrido la supresión de obras canónicas de literatura y filosofía y la denuncia de las respuestas correctas en matemáticas, entre otras muchas abominaciones.

Ahora, la ideología woke ha provocado la dimisión del más famoso académico vivo: el psicólogo, autor de best-sellers e intelectual público Jordan Peterson, que ha anunciado en el National Post su decisión de retirarse de su puesto de profesor titular de la Universidad de Toronto.

Peterson aduce dos razones principales para su dimisión. La primera tiene que ver con su mala conciencia respecto a los estudiantes de posgrado. Por un lado, sus estudiantes de posgrado blancos cis-hetero tienen pocas probabilidades de conseguir trabajos académicos debido a la discriminación explícita a la que se enfrentan los hombres blancos en el mercado laboral académico.

Puedo dar fe de este hecho, ya que he formado parte de comités de contratación que han dejado de lado a candidatos de primera categoría que eran hombres blancos en favor de otros mucho menos cualificados y, a veces, totalmente no cualificados, cuya pertenencia a categorías de identidad «marginadas» era su cualidad más distintiva. Para colmo de males, los aspirantes a puestos de trabajo en el ámbito académico deben presentar ahora declaraciones de «diversidad» en las que juran lealtad a la llamada diversidad, equidad e inclusión (DEI), o diversidad, inclusión y equidad (DIE), a pesar de la función discriminatoria de la ideología y, en el caso de los pertenecientes a categorías de identidad «dominantes», de la probabilidad de que disminuya sus propias perspectivas.

Además, dada la asociación de Peterson con la alt-right y el nacionalismo blanco por parte de los histéricos de los medios de comunicación y la izquierda académica, sus estudiantes de posgrado se enfrentan a una discriminación aún mayor de lo habitual. Básicamente, cualquier intelectual que se oponga al comunismo y al feminismo de la tercera ola es tildado de nazi y misógino por los izquierdistas académicos, y Peterson no es una excepción. Sin embargo, las caracterizaciones erróneas y las acusaciones difamatorias públicas han sido particularmente atroces en su caso.

La segunda razón que Peterson da para su retiro es el disgusto generalizado con la ideología del DIE y su erosión de los estándares académicos. Peterson simplemente no quiere tener nada más que ver con la hegemonía woke y ha llegado a considerar que seguir asociado a la universidad equivale a la complicidad con el régimen woke.

Además de la academia, Peterson también critica a Hollywood y al mundo corporativo. La selección de actores en Hollywood se basa en la identidad y no en la excelencia. Lo mismo ocurre con los guiones y la concesión de premios. En todos los aspectos, los criterios de éxito han sido totalmente corrompidos por la ideología del DIE.

Peterson también denuncia al mundo corporativo por su conformidad con la wokeidad. ¿Por qué, se pregunta, las empresas capitalistas acceden a los dictados de los wokes? Ya he dado mi propia explicación al respecto en otro lugar. La wokeidad sirve como dispositivo de demarcación, un shibboleth para identificar a los miembros del cártel y distinguirlos de los competidores no woke, a los que hay que privar de inversiones de capital.

Peterson llama con razón al índice ambiental, social y de gobernanza (ESG) una puntuación de crédito social al estilo chino para las corporaciones, una caracterización que dibujé hace varios meses y más recientemente en un ensayo sobre el Gran Reajuste publicado en noviembre de 2021. Los planificadores colectivistas utilizan el índice ESG para expulsar a los actores no despiertos del mercado y alejar la propiedad y el control de la producción de los incumplidores. La puntuación ESG es un billete de admisión para entrar en los cárteles woke.

Además de estos objetos de la ira de Peterson, también podríamos lamentar la infiltración del wokeidad en los medios de comunicación, los deportes profesionales, el negocio de la música, la industria de la moda, la publicidad, la publicación de libros, el teatro en vivo, la curaduría de museos, e incluso la creencia y la expresión religiosa. La wokeidad, de hecho, es una religión por derecho propio. Ha impregnado casi todos los aspectos de la cultura y la sociedad, subvirtiendo, desplazando y convirtiendo en obsoletos y anatema los valores antes apreciados de casi todas nuestras instituciones.

En lo que respecta a la academia, hace tiempo que el agua pasó bajo el puente. Occidente lleva varios años experimentando una macabra revolución cultural, repleta de reuniones de lucha y sesiones de autocrítica. La academia no sólo ha generado esta revolución cultural, sino que ha sido el primer lugar asolado por ella. La educación superior hace tiempo que desapareció, y la retirada de Peterson de la misma es un tanto decepcionante. Sin embargo, dada su prominencia intelectual, la dimisión de Peterson representa un punto álgido de los estragos causados por la ideología del DIE en nuestra sociedad.


Michael Rectenwald  es autor de once libros, incluidos  Thought Criminal  (2020),  Beyond Woke  (2020),  Google Archipelago  (2019),  Springtime for Snowflakes  (2018),  Nineteenth-Century British Secularism  (2016) y  otros .

*Este artículo fue publicado originalmente en panampost.com el 31 de enero de 2022.

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Publicaciones relacionadas