EmpresaOpinión

El nuevo ROI: Los Intangibles

Percy Añez Castedo

Humanista. Msc en administración de empresas

Escucha la noticia

Los departamentos de Recursos Humanos llevan adelante múltiples tareas: el reclutamiento, la remuneración, la formación, el coaching, la afiliación a la seguridad social, en fin, velan por el rendimiento y el bienestar de lo más importante de una empresa, las personas, pues son las que materializan la estrategia, las que atienden a los clientes y las que consiguen los resultados.

Esta disciplina tiene una historia relativamente reciente en el mundo académico, sin embargo, la mayoría de sus funciones datan desde la misma prehistoria de las organizaciones. Muchas de las tareas de este directivo eran realizadas por el empresario y, de hecho, todavía ese sigue siendo el escenario para empresas pequeñas y medianas.

Son muchos los expertos que afirman que los directivos de recursos humanos deben estar alineados con la estrategia de la organización y deben ser los realizadores de la misma. Dave Ulrich escribe que para que esta labor tenga un sentido verdaderamente relevante en el negocio debe añadir valor y jugar un rol protagónico.

No obstante, es imposible negar la importancia que tienen los aspectos técnicos de esta función. Basta con preguntarse qué pasaría a fin de mes si las nóminas estuvieran llenas de errores; si no se contratara a las personas adecuadas; si no se capacitara o no se motivara al personal, etc., etc. Todo aquello es verdaderamente primario para el funcionamiento de la empresa, pero para que juegue un rol estratégico y no sea un conjunto de tareas mecánicas, debe añadir valor y liderar la implementación de la estrategia.

Así pues, por ejemplo, la remuneración no es simplemente el pago de un valor dinerario por la prestación de unos servicios, sino que también debe significar el gozar de beneficios intangibles o salario emocional (sentido de responsabilidad, sentido de logro, reconocimiento social, entre otros), que refuercen lazos y la motivación del trabajador con la empresa. De igual manera la correcta selección de personal debe ir acompañada de un proceso de adaptación del nuevo empleado en la empresa, pues un mal plan de acogida puede echar a perder hasta el más brillante proceso de selección.

En ambos casos, llevar a cabo dichas tareas con un sentido estratégico pueden permitir a la organización retener y atraer valioso capital humano, indispensable elemento de ventaja competitiva en nuestro tiempo.

No con poca razón, Dave Ulrich y Norm Smallwood afirman que las empresas ahora tienen un nuevo ROI (Retorno sobre la inversión), que es el Retorno sobre lo intangible, un valor escondido cada vez más importante para inversores y para los grupos de interés. Y, es precisamente la dirección de recursos humanos la que se debe encargar del manejo de este valor estratégico.

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

100% LikesVS
0% Dislikes

Percy Añez Castedo

Humanista. Msc en administración de empresas

Publicaciones relacionadas