EmpresaOpinión

Elon Musk pagará la factura de impuestos federales más alta de la historia, estimada en 8.300 millones de dólares

Se espera que el fundador de Tesla pague la factura de impuestos federales más alta de la historia, pero sus críticos dicen que no es suficiente

Escucha la noticia

Por: Jonathan Miltimore 1

Elon Musk hizo una audaz afirmación en Twitter el martes. El fundador de Tesla dijo que «pagará más impuestos que cualquier estadounidense en la historia este año».

¿Es cierta la afirmación? Sólo Hacienda sabe con certeza quién es el mayor contribuyente de la historia de Estados Unidos, pero Forbes dice que Musk parece tener razón.

«El excéntrico multimillonario (y la persona más rica del mundo) probablemente debe al gobierno federal al menos 8.300 millones de dólares para 2021», informa Forbes.

Business Insider proyecta que la factura fiscal de Musk es aún mayor si se incluyen los impuestos estatales.

«Los impuestos sobre sus acciones, casi mil millones de impuestos sobre los ingresos netos de inversión y los miles de millones que probablemente debe a California podrían sumar unos 12.000 millones de dólares en total», informan Jason Lalljee y Andy Kiersz.

La CNBC, por su parte, calculó que la factura fiscal total de Musk era aún mayor: 15.000 millones de dólares.

La mayor parte de la factura fiscal de Musk proviene de los casi 13.000 millones de dólares en acciones de Tesla vendidas hasta el 13 de diciembre, que es incluso mayor que el récord de 10.200 millones de dólares en acciones de Amazon que Jeff Bezos vendió el año pasado.

Sea cual sea la factura fiscal de Musk, merece la pena examinar el contexto de su afirmación. Musk no estaba presumiendo de tener la mayor factura de impuestos de la historia; al contrario, estaba respondiendo a la senadora Elizabeth Warren, que —de forma algo insondable— arremetió contra Musk por no pagar su parte justa de impuestos.

«Cambiemos el código fiscal amañado para que La Persona del Año pague realmente impuestos y deje de aprovecharse de todos los demás», tuiteó Warren.

Has leído bien. Warren, la legisladora progresista de Massachusetts, llamó a Musk gorrón. Es posible que Warren no supiera que Musk va a pagar más impuestos que ningún otro estadounidense —quizá ser humano— en la historia, pero es más probable que simplemente no le importe y se sienta cómoda vendiendo la ficción de que Musk no paga impuestos. Warren lo dejó claro en declaraciones posteriores, después de que Musk le respondiera a la senadora.

«Es el tipo más rico del mundo y simplemente no quiere pagar impuestos», dijo Warren. «Para mí, eso es todo».

Continuó:

«Tengo que decir, en nombre de todos los maestros de escuela que pagan impuestos, en nombre de todas las camareras que pagan impuestos, en nombre de todos los ciudadanos estadounidenses que salen y trabajan para ganarse la vida y pagan impuestos … eso es fundamentalmente erróneo. Tenemos un sistema fiscal roto que le permite a Elon Musk aprovecharse de todos los demás y eso tiene que terminar».

La afirmación de Warren de que Musk es un «gorrón» es absurda, por supuesto. Si tomamos la estimación más baja de lo que se espera que pague Musk, pagará más impuestos que todo el estado de Massachusetts en impuestos sobre ventas y uso hasta la primera mitad de 2021, de sus 7 millones de residentes.

Además, a diferencia de Warren, que cobra un sueldo del gobierno, Musk obtuvo gran parte de su riqueza creando valor. Tesla emplea a casi 80.000 personas que han construido nada menos que 623.000 autos de bajo consumo sólo en 2021. Su capitalización de mercado es de casi un billón de dólares, lo que ha hecho ricos a un número incalculable de empleados y accionistas de Tesla. Warren, en cambio, no crea nada. Cada dólar de su salario de 174.000 dólares —y el dinero con el que paga a su personal— procede de fondos confiscados a los contribuyentes. Cada dólar que ella autoriza a gastar fue tomado de otra persona que lo ganó.

El éxito de Musk debería ser aplaudido, pero en cambio Warren —la verdadera aprovechada— lo acusa de «aprovechado» y cree que debería pagar más.

Lo que realmente parece molestar a Warren es que Musk tenga tanto. En otras palabras, es una política basada en la envidia.

La envidia se considera uno de los siete pecados capitales, y con razón. Es una disposición corrosiva que perjudica tanto a los individuos como a las sociedades. El célebre filósofo Immanuel Kant describió la envidia como,

«…una propensión a ver el bienestar de los demás con angustia, aunque no se desvíe del propio. [Es una reticencia a ver nuestro propio bienestar eclipsado por el de otro, porque el criterio que utilizamos para ver lo bien que estamos no es el valor intrínseco de nuestro propio bienestar, sino su comparación con el de los demás. [Se] pretende, al menos en términos de los propios deseos, destruir la buena fortuna de los demás».

El filósofo presocrático Demócrito (c. 460 a.C. – c. 370 a.C.) —en una cita maravillosamente libertaria— advirtió una vez sobre el peligro de la envidia y el propósito de la ley.

«Las leyes [justas] no impedirían que cada hombre viviera según su inclinación, a menos que los individuos se perjudicaran mutuamente; porque la envidia crea el principio de las luchas», escribió.

Eso es precisamente lo que Warren y los que comparten su filosofía están sembrando y está claro que ella y otros ven la buena fortuna de Musk con angustia. Si eso no es envidia, no sé qué es.


1Jonathan Miltimore es el editor gerente de FEE.org. Su escritura / reportaje ha sido objeto de artículos en la revista TIME, The Wall Street Journal, CNN, Forbes, Fox News y Star Tribune.

*Este artículo fue publicado originalmente en panampost.com el 01 de enero de 2022.

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Publicaciones relacionadas