OpiniónPolítica

¿Hubo paro? ¿No hubo paro? ¿Triunfó? ¿Fracasó?

Carlos Valverde

Analista político y periodista

Escucha la noticia

Cada quien se hace su propia idea de ello; antes de que llegue el viernes, manifestamos (Sin Compostura-RRSS, Radio Marítima) que el paro carecía de sentido práctico, porque no se habían agotado las instancias que justifiquen la toma de semejante medida; no se había pedido, de manera oficial, reunión o diálogo con el gobierno. Porque tampoco había una propuesta formal sobre el cambio de la corrompida (la justicia ha sido “tomada” por el gobierno; no es “corrupta en si misma) por el sistema político y gubernamental más que nunca en la historia republicana; el poder masista terminó de joder lo que ya venía desvencijado y así nos va a todos, también a ellos, los del poder, que no atinan a nada para mejorar la administración de justicia en el país.

Recibieron esperanzados a García Sayán, con la esperanza de que les levante el pulgar y si bien no dijo nada nuevo o que no sepamos con relación a lo que se lo invitó, ratificó que no se puede seguir como hasta ahora; con la Justicia en estas condiciones. Reitero, nada nuevo. Por su parte, el informe del GIEI de 23 de julio del 2021 aseguraba que la Justicia estaba tomada por el Poder Político y lo ratificó en la reunión de la semana pasada en la OEA, de manera tal que, está por demás que don Iván Lima Magne intente una quinta posibilidad de “meter” un mamotreto parecido a los 4 anteriores porque está claro que no sabe qué hacer (ni por dónde comenzar) y, además cuenta con la desventaja de que el Gobierno no es creíble si de hacer un cambio en la administración de justicia se trata, de manera que a esperar nomás que los colectivos y organizaciones de la sociedad civil que están trabajando la temática puedan lograr un acuerdo de propuesta global y, el concurso de organismos internacionales que coadyuven la desesperada tarea que nos deje algo de tranquilidad, cuando de hacer justicia se trate.

Para mi, debió haber una propuesta cívica más allá de una arenga, no se la hizo.

Pero tampoco se escuchó alguna propuesta de cara al Censo Nacional de Población y Vivienda, pese a que en Santa Cruz son varias las iniciativas. La Universidad Gabriel René Moreno tiene una propuesta; la Alcaldía Municipal, otra y, nos enteramos el día antes del paro que la Gobernación fue al INE para hablar sobre el tema y les dijeron que estaban ocupados, vaya uno a saber en qué menesteres, porque si de Censo se trata, no han dado señales claras.

Eso, por parte del Comité. Si se trata de hablar del Gobierno, eso está peor, porque lamentablemente el presidente Arce está empecinado en tener un portavoz que nunca ha sido capaz de dejar nada claro, salvo que el Poder político emboscado en la institucionalidad constitucional (Gobierno, para que el “Dandy sin oficio” lo entienda) tiene menos voluntad de diálogo que el Comité, de lo que resulta que los que quedamos al medio no sabemos en qué otra cosa que no sea en una radicalización de posiciones estamos y que eso no le va a hacer bien a nadie.

El Gobierno sabía, desde el 23 de febrero, que el Comité iba a ir al paro; el presidente tuvo todo el tiempo del mundo para tratar de evitar que ello ocurra pero resulta que no le importó nada.

Es claro que Arce está feliz que se distraiga a la población con este pleito con Calvo (lo personalizaron) y el paro hasta le sirve para abrirle un nuevo proceso (se rumora aquello) por la causa que sea, pero para él, este momento es ideal para que la gente mire donde no debe, es decir que mientras haya ese pleito la gente no vea la realidad que a gritos avisa una crisis económica de la cual el “genial ministro de economía” de la época de los “Evos gordos”, inflados con gas de la capitalización” no tiene idea acerca de cómo encarar.

Es la economía, estúpido, le dijo Clinton a Bush, y en el caso actual hay que coincidir con el ex presidente gringo que demostró habilidad “con las manos y los habanos”. El país tiene menos de 2.000 MMU$d en efectivo y no pudo colocar más que 850 millones en bonos de los 2.000 ofertados y para ello debió pagar 20 millones. Es claro que para el gobierno es muy útil que parezca que hay un pleito “feroz” entre “oligarcas y robolucionarios” y así distrae, también el Censo, que es tan de capital importancia como lo es el tema de la Justicia.

Censo: El país ya no puede seguir con datos de hace 12 o 15 años atrás en cuanto a población y vivienda; en cuanto a Santa Cruz, necesitamos nuevos ítems de educación y salud, precisamos saber cuántos somos los que vivimos en estas ubérrimas tierras, necesitamos conocer las tasas de traslado de la gente, cuántos llegan por año (además de los que nacen) porque se hará necesario que vengan con la monedita que les corresponde de allá del sitio de donde lleguen; eso se llama equidad distributiva.

Necesitamos, de manera urgente se plantee qué se va a hacer con los parlamentarios, si se van a quedar en el número que hay o si se van a aumentar, así no hay lío con eso de quitar parlamentarios a unos departamentos en detrimento de los otros que han perdido porcentualmente ese derecho; tenemos que tener un número de parlamentarios en concordancia porcentual a la población, por lo que planteo que debe aumentarse en al menos 50 parlamentarios, de los cuales el 50% debe ser para Santa Cruz, aun sabiendo que la mayoría de nuestros parlamentarios son malísimos, pero, entre tantos que aumentan, por ahí alguno que otro puede salir “de la cría respondona”, de manera que, no hay que despreciar lo que no se conoce, así sea un riesgo grande.

El censo debe dar lugar al Pacto Fiscal y debe arreglar las asimetrías constitucionales referidas a las competencias autonómicas; el censo sirve para arreglar muchas cosas, de manera que bien vale la pena dejar de hacerse los sordos y los pendejos y debieran sentarse frente a frente y entre todos a ver que se logra. Hay puntos que se pueden ceder y otros “sanforizados”, es decir que no encogen por nada del mundo; esos son de principios. Se puede cambiar el medio para llegar, pero jamás el principio ni el fin.

Si después de presentar “fundamentadamente” (que sirve de fundamento) cada petición y reclamo o reivindicación, no se encuentra oído dispuesto a hacer las cosas como corresponde, pues, ahí si justifica un paro de los días que quieran, porque la negociación no va a ser sencilla; va a ser, probablemente a carajazos y golpes en la mesa pero nadie se debe ofender, se supone que cada uno sabrá cómo defender el interés regional.

Hubo paro? No hubo? fracasó? Triunfó?

Hubo paro, dió resultado? Si, dió; el país habló de ello, el oficialismo se talló hablando del fracaso… si tanto se habla de ello, es porque incomodó; es un hecho… no fue contundente, eso es evidente pero… había una sensación de paro que lo justificó en un 100%, aunque queda la pregunta:

Después del paro, qué?

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

100% LikesVS
0% Dislikes

Carlos Valverde

Analista político y periodista

Publicaciones relacionadas