OpiniónInternacional

Los austriacos han estado en lo correcto sobre las grandes tecnológicas: Elon Musk acaba de demostrar que tienen razón

Aunque somos personas impacientes y a veces queremos una solución inmediata, el caso de Twitter demuestra que, al final, el mercado acaba resolviendo incluso los problemas más complicados, a menudo de formas que nunca habríamos previsto

Escucha la noticia

Por Connor Mortell1

Las grandes tecnológicas —en particular las plataformas de medios sociales como Twitter— han sido durante mucho tiempo un problema complicado para los economistas austriacos. Obviamente, la posición de facto al respecto sería la de no involucrar al Estado en absoluto. Sin embargo, esto se complica cuando se reconoce la supresión y la deplataformización desenfrenadas que se producen a la vista de todos. Se trata de un problema obvio, sobre todo si tenemos en cuenta que a menudo son los que promueven una divergencia del statu quo —lo que ciertamente hacen los austriacos— los que se encuentran en el punto de mira.

Además, cada vez era más difícil dar una respuesta austriaca a este problema a medida que pasaban los años sin que surgiera una solución de mercado. Twitter tenía su origen en la financiación pública y había establecido innumerables barreras de entrada. Como resultado, parecía imposible que cualquier solución de mercado pudiera tener éxito sin una ayuda estatal comparable o sin alguna forma de control estatal de los gigantes existentes.

El verano pasado —en el mayor evento del año, la Universidad Mises— Peter Klein dio una charla sobre este tema, adoptando el enfoque estrictamente de mercado:

Son plataformas privadas. Lo mejor que podemos hacer es no utilizarlas o utilizar plataformas que tengan una política diferente. Aquí es donde la gente dice «Sí, sí, sí, pero están tan estrechamente conectados con el Estado que necesitan estar conectados con el Estado». Es decir, si quieres tratar a una empresa legalmente privada como parte del Estado, yo iría por Goldman Sachs o Lockheed o Boeing antes que por Facebook o Twitter.

Klein se había preparado para todas las quejas que probablemente plantearía la otra parte. En el resto de la charla, abordó las elevadas barreras de entrada del sector y los orígenes de la empresa en la financiación pública. También se refirió al intercambio de datos de la empresa y a la supresión de la expresión y la deplataformización. Se refirió a la Sección 230 y a otros privilegios de los que goza la empresa. Cualquier persona que se manifieste en contra de las grandes tecnológicas estaría totalmente de acuerdo con Klein en cuanto al diagnóstico.

Sin embargo, cuando llegó el momento de la prescripción, dijo que sencillamente no se creía que nada fuera necesario. Este argumento no parecía dar respuesta a ninguno de los problemas que planteaban los anti-grandes tecnológicas, aunque se hizo mucho más apetecible cuando lo volvió a exponer meses después en su charla en la Cumbre de Partidarios del Instituto Mises 2021, «Cómo pensar en las grandes tecnológicas».

Las conferencias de la Cumbre de Partidarios de 2021 estuvieron dedicadas a Lo que hay que hacer, de Hans-Hermann Hoppe. Como resultado, la secesión —al menos la secesión blanda— fue un tema central. Klein argumentó que, del mismo modo que California no necesitaba opinar sobre la política de Alabama —y viceversa— quizá no necesitáramos acceder a la información de todo el mundo, y que simplemente no tener ese servicio era una solución.

Sin embargo, parecía una solución tibia, en el mejor de los casos, insistir en que

son empresas privadas. Son legalmente privadas. Tienen propietarios privados. ¿Hacen a veces lo que el Estado quiere que hagan? Claro, muchas empresas también lo hacen. Pero son propiedad formal y están controladas sustancialmente por sus accionistas, como otras empresas privadas, y deberíamos confiar en una vigorosa competencia de mercado para disciplinar su comportamiento si no estamos contentos con cómo actúan en la esfera pública.

Recientemente, sin embargo, la afirmación de que el argumento de Klein no era suficiente se volvió en su cara. Todos los argumentos de Klein quedaron plenamente reivindicados cuando Elon Musk compró Twitter. Ceteris paribus, esta compra no demostraría nada. Podría ser simplemente un cambio en la gestión que no abordaría ninguna de las quejas subyacentes. Sin embargo, el propio Musk ha declarado claramente que la lógica detrás de esta compra de Twitter era defender la libertad de expresión y acabar con la censura y la deplataformización que hemos visto últimamente, llegando a afirmar:

La libertad de expresión es la base de una democracia que funciona, y Twitter es la plaza digital donde se debaten asuntos vitales para el futuro de la humanidad. También quiero hacer que Twitter sea mejor que nunca, mejorando el producto con nuevas funciones, haciendo que los algoritmos sean de código abierto para aumentar la confianza, derrotando a los bots de spam y autenticando a todos los humanos. Twitter tiene un tremendo potencial. Estoy deseando trabajar con la empresa y la comunidad de usuarios para desbloquearlo.

Antes de tomar esta medida, Musk incluso se mojó en el agua para ver lo que el mercado demandaba de hecho, haciendo una encuesta entre sus seguidores: «La libertad de expresión es esencial para el funcionamiento de la democracia. ¿Crees que Twitter cumple rigurosamente con este principio?». Y seguía con la entonces críptica frase «Las consecuencias de esta encuesta serán importantes. Por favor, vota con cuidado». Musk percibió una demanda del mercado, investigó y proporcionó una clara solución de mercado.

Esto no es un llamamiento para que los demás no hagan nada cuando vuelvan a enfrentarse a los mismos problemas. Hicieron falta años de quejas, años en los que la gente abandonó Twitter, años en los que se reclamó una solución para que la demanda del mercado fuera tan notoria como para que llegara una solución a la altura de Twitter. Sin embargo, ahora es casi imposible dudar de los puntos de Klein. Aunque somos personas impacientes y a veces queremos una solución inmediata, el caso de Twitter demuestra que, al final, el mercado acaba resolviendo incluso los problemas más complicados, a menudo de formas que nunca habríamos previsto.


 

1se graduó de Texas Christian University con un BBA en finanzas, especialización en idioma y cultura china. Después de graduarse, trabajó como asistente legislativo en la Cámara de Representantes de Florida de 2019 a 2021.

Este artículo fue publicado originalmente en panampost.com el 10 de mayo de 2022

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Publicaciones relacionadas