OpiniónSociedad

No sólo de fútbol…

Escucha la noticia

Acaba de concluir el Campeonato Mundial de Raquetball (Open y Juveniles) realizado en Guatemala y, como ya es una saludable y sostenida costumbre, el único deporte dorado de Bolivia, ha cosechado títulos y medallas, reitero, Mundiales. En la Open, liderado por el mejor deportista boliviano de todos los tiempos, el Chuquisaqueño Conrado Moscoso nuestro país ha obtenido el subcampeonato mundial en dobles, tercer lugar en simples y, por equipos somos medalla de bronce. Incluso, nos dimos el triste lujo de exportar jugadores, pues de las medallistas por Argentina, dos son bolivianas y de Colombia, otro paisano, Mario Mercado; for export.

En Juveniles, pues ya vienen nuevas generaciones pidiendo la posta a nuestros actuales MAESTROS, Bolivia arrasó con las doradas: 8 de oro, 5 de plata y 7 de bronce, siendo subcampeones mundiales por equipos. 

Nuestra selección dorada asistió con los recursos propios de cada deportista, al extremo que a diferencia de otras selecciones, no pudo viajar el DT, ni soñar de asistentes, psicólogos, masajistas o encordadores.  

Hace unas semanas, Conrado Moscoso ganó el Open de Sarasota y ayer, el boliviano Mario Mercado ganó el Arizona Open, aunque, por falta de apoyo aquí, compite por Colombia.   

Definitivamente, NO existe ningún otro deporte ni por aproximación o conchazo siquiera, que sostenidamente le haya dado tanta gloria al deporte boliviano. El raquetball boliviano está a años luz de cualquier otro deporte, pese a que alguno que otro, recibe algún apoyo estatal y privado, pese a sus sistemáticos y probados fracasos. Por ejemplo, el fútbol, el nivel es tan pero tan mediocre, que se sigue hablando como gran cosa del campeonato sudamericano (1963) o nuestra clasificación al Mundial 94, el siglo pasado… Los equipos que para algunos tontos útiles son “grandes” apenas ponen un cacho en el exterior, sólo reciben goleadas. Ni experiencia ganan.

Gran parte de la prensa deportiva, sólo alcanza a ver sus narices comentando días enteros del fútbol –soy futbolero que conste, pero tengo el suficiente sentido común para establecer las diferencias- y de taquito, si es que les alcanza el tiempo, mencionan los éxitos del raquetball.

La fuga de raquetas hacia el exterior de raquetbolistas damas y varones bolivianos es, cada vez, más frecuente. Los que saben, temen que en el inmediato futuro, las medallas serán ganadas por compatriotas compitiendo por otros países, cuyas autoridades tienen por lo menos, la visión y el sentido común de dedicarse a sus responsabilidades y no a lo que aquí, dilapidar nuestros recursos públicos en favor de sus intereses particulares o de su grupo. 

El Decano de la Facultad de Economía de la USFXCH Doctor en Economía Erick Mita, acaba de revelar que los últimos años, un botón de ejemplo, la administración de la Gobernación de Chuquisaca, dilapidó principalmente nuestros recursos públicos, en sueldos, viáticos y otros gastos… obviamente en favor de sus militantes partidarios, gozando hoy de insultante impunidad. Para ellos no hay batallones de fiscales persiguiéndoles triturando el Debido Proceso. 

El éxito del raquetball boliviano no es causal, es producto del sostenido trabajo y esfuerzo particular de ya varias generaciones que han dedicado sus vidas al deporte más rápido de todos. Múltiples contactos y participaciones en el exterior, la relativa masificación de ese deporte –en otros países sigue siendo algo elitista, por sus costos y otros factores- y, el propio éxito de nuestras estrellas, que inspiran a los que vienen.

Es una buena prueba más allá de toda duda razonable que demuestra pese a todo, l@s bolivianos podemos competir en las grandes ligas mundiales no solamente para ganar experiencia –y cosechar goleadas en contra-, sino lograr sistemáticos éxitos. Gloria al raquetball boliviano, pues no sólo de fútbol vive el hombre…El éxito en la vida no se mide por lo que logras, sino por los obstáculos que superas”. Anónimo.  

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo

       


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Publicaciones relacionadas