Opinión

Plan que no hay y show que abunda

Escucha la noticia

Los atracos en Santa Cruz han adquirido nuevas facetas que dejan a la gente en mayor grado de vulnerabilidad. En la semana del 9 al 15 de mayo se registraron hechos que dejaron pasmados a vecinos de la región metropolitana que no han tenido aún respuestas con resultados de parte del Ministerio de Gobierno y la Policía. Algo parecido ocurrió en otras ciudades del país.

Cámaras de seguridad grabaron cómo un grupo de unas ocho personas descendieron de un taxi color blanco tipo vagoneta y se acercaron a una muchacha que se disponía a subir a un microbús en un barrio cruceño. El grupo, compuesto por varones y mujeres, desplegó una nueva técnica para robar a la joven.

Se agolparon alrededor de ella dando la impresión de que querían subir todos al mismo tiempo al microbús y en medio de empujones entre ellos, le robaron el teléfono celular a la estudiante que se dio cuenta del asalto dentro del microbús, pidió ayuda pero nadie se la brindó, empezando por el chofer del motorizado.

En otra zona de Santa Cruz, un grupo también numeroso de asaltantes ingresaron con pistolas en mano a una tienda de repuestos, encañonaron a un joven vendedor y al propietario del negocio, los maniataron y golpearon hasta obtener el dato de dónde se encontraba una fuerte suma de dinero producto de la venta de una semana anterior.

Los pillos tomaron el dinero, salieron con amenazas de la tienda de repuestos y huyeron en dos vehículos luego de llevarse el aparato que almacena las imágenes grabadas por cámaras de seguridad instaladas en el negocio familiar.

Casi al terminar la semana, en un local de venta de comida rápida de Santa Cruz, donde había varios comensales, tres individuos con rostros ocultos por barbijos y gorras deportivas ingresaron, encañonaron a dos varones que esperaban su pedido de comida, amenazaron a las otras personas, le sacaron violentamente un chaleco que llevaba puesto el objetivo del atraco y se retiraron del lugar sin contratiempos.

En La Paz hubo un intento de robo a mano armada en un museo de la zona de Miraflores y otros hechos de inseguridad ciudadana que ahora se realizan por grupos de varios componentes que hacen más peligrosos los atracos y cuando los delitos son cometidos por delincuentes que van en motocicletas, la violencia que usan es desmedida.

Le ocurrió a una madre en un barrio de Montero al terminar la semana, cuando dos supuestos tratantes que iban en una moto le quisieron arrebatar a su niña de 12 años y ante la lucha que presentó la mujer en defensa de su hija, uno los plagiarios le asestó varias puñaladas.

En contrapartida, el Ministro de Gobierno fue llevado a El Alto para mostrar a arrestados por consumir bebidas alcohólicas en espacios públicos y someterlos a trabajos comunitarios en ciudades importantes del país o exponerlo en una maratón de reuniones con diversos sectores del país para coordinar acciones de seguridad ciudadana sin resultados concretos.

Ni los shows mediáticos a los que se presta la máxima autoridad de seguridad del Estado ni las interminables reuniones que reporta mediante sus redes sociales están logrando que la población se sienta más segura ante los atracos en grupos numerosos, intentos violentos de rapto de niños y otras modalidades criminales que dejan a la sociedad en situación de desprotección.

A quienes están administrando la imagen del Ministro de Gobierno, háganle el favor de evitar que haga el ridículo de conversar con ebrios castigados a trabajos comunitarios o presentar sospechosos de todo tipo, mientras la inseguridad ciudadana, la trata de personas, sobre todo de niños, y el narcotráfico van viento en popa.

Solo faltó que al Ministro de Gobierno se lo vea enseñando a los ebrios de las plazas a utilizar los rodillos para pintar paredes en El Alto o llevando a un can policial en la búsqueda de personas desaparecidas cuyos familiares salen a las calles a pegar afiches acompañados de policías.

Hay que recordar que el 23 de mayo se cumplirán cinco meses del rapto de la bebé Daylin en La Paz sin que existan rastros del paradero de la pequeña y el 28 habrá pasado siete meses del secuestro y torturas a 17 personas por parte de un grupo irregular armado en el predio Las Londras y solo hay dos detenidos y varias órdenes de aprehensión que no son ejecutadas por la Policía.

Hasta el momento se desconoce un plan serio e integral de seguridad ciudadana que active la coordinación de los tres niveles del Estado. Al Ministro de Gobierno se lo ve en todo y en nada a la vez, mientras la inseguridad ciudadana, el tráfico de personas y el narcotráfico avanzan y se hacen más peligrosos en todo el país.


Cuentanos si te gustó la nota

75% LikesVS
25% Dislikes

Publicaciones relacionadas