OpiniónSociedad

Y si la felicidad está en la ignorancia

Romano Paz

Politólogo

Escucha la noticia

Debo advertir al lector que decide sumergirse en mis escritos que recurro permanentemente a las metáforas, y estas tienen doble, triple o más sentidos, fiel a mis maestros, no busco dar ninguna respuesta, mi única pretensión es incitar al lector a la reflexión, a la búsqueda permanente del conocimiento por medio de la duda, trato de despertar a ese irreverente e insumiso preguntón que habita en nuestro ser para que ese niño interior pregunte cada vez más y de forma más aguda sobre los grandes enigmas de este maravillo e indescifrable mundo, dicho esto, los invito a leerme con criterio maduro, algunas cosas son literales, las metáforas claramente no lo son, disparemos.

Si hacemos un comper en nuestra cotidianidad y miramos en retrospectiva, nos daremos cuenta que desde la cuna hemos sido adoctrinados, no somos ni la sombra de lo que creemos ser, nos han hecho ser, no somos una causa, somos la consecuencia de las circunstancias, nuestra conciencia es el resultado de nuestra existencia. Desde las sagradas escrituras, pasando por Coca Cola y Herbalife, todos buscan adoctrinarnos, tratan de imponernos patrones de conducta, y en gran medida lo han logrado, ¿podemos escapar a ello?, por regla general no, pero como toda regla, esta tiene sus excepciones, veamos.

Nuestra naturaleza es ser animales gregarios, es más, es la base de la sociedad, sin asociarnos no seríamos ni la sombra de lo que somos como civilización, indistintamente del paradigma dominante o del factor ideológico que condicione el Status quo, el ser humano es absorbido por la masa, por esa muchedumbre que es convertida en un rebaño que al mejor estilo del Flautista de Hameling, es pastoreado por la élite dominante, inevitablemente algunos tienen que mandar y mucho tienen que obedecer (ver teoría de las élites), dice el Big Boss, “la guerra es la paz”, y yo lo proclamo a la inversa; la paz es la guerra, in Spanish, te sometes por las buenas, o te sometes por las malas.

Y como no es nada agradable padecer el yugo de las élites dominantes (tanto oficialistas como opositores son parte del circuito del poder), los asistémicos, los lobos de la estepa, los que pregonan la libertad del hombre frente al universo, no como ideología, sino como filosofía de vida individualísima, han desarrollado la metáfora como recurso, para ser leídos, pero solo entendidos por el ojo debidamente entrenado, no en balde en el poema supremo se proclama la siguiente frase: vosotros que gozáis de sano entendimiento, descifrad el significado que se esconde detrás de tan raras escrituras. He allí las excepciones, hablamos de esos porfiados que nadan a contracorriente, me refiero al esclavo que a lo Harry Houdini y contra todo pronóstico ha roto sus cadenas y se ha escapado de la cueva de Platón, y como es lógico, con la luz del abrazador sol del mediodía, cada quien decide cuánta verdad es capaz de soportar.

En una reciente entrevista Arturo Pérez-Reverte declara lo siguiente; “¿cómo puedes pedirle a alguien que tiene 32.000 libros en casa que resuma su ideología en un Twit o en treinta segundos de palabras, ¡es imposible¡”, no creo que me alcance el dinero ni mis siete vidas felinas para aproximarme remotamente a esa plus marca, y sin desearle ningún mal al maestro de maestros (es más anhelo seguir devorando sus manjares literarios), cuando creemos que hemos aprendido lo suficiente, justo en ese momento en que la sociedad nos considera unos viejos sabios, nos encontramos próximos a la misa de réquiem, llega ese inevitable momento en el que estaremos entre la espada y la pared, y como no podremos cambalachear las canas por acné, los sabinófilos en el juicio final anhelaremos que Lucifer sea nuestra abogado de oficio y negaremos todo, ¡incluso, la verdad!

Finalmente debo decir que no sé hasta qué punto es negocio buscar el conocimiento con profundidad, si al fin de cuentas la felicidad es más un aliado de los enemigos de la duda.

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

100% LikesVS
0% Dislikes

Romano Paz

Politólogo

Publicaciones relacionadas