Política

La muerte de Aasana y el nacimiento de Naabol causa revuelo a todo nivel; los aeropuertos siguen bajo presión y control militar-policial

Los principales aeropuertos del país están controlados por efectivos militares y policiales.

Escucha la noticia

La decisión del Gobierno de crear Naabol en lugar de Aasana es la noticia del día y ha provocado un revuelo que excedió las esferas gubernamentales y de los sindicatos de operadores de servicios aeroportuarios. El nacimiento de una nueva empresa pública provocó repercusiones en políticos, dirigentes sociales, empresarios, analistas y juristas que evaluaron desde varias perspectivas la muerte de la entidad creada a mediados del siglo pasado.

Para que el surgimiento de Naabol sea asumida positivamente por los trabajadores de la ahora ex Aasana, el ministro de Obras Públicas, Édgar Montaño, además de hacer conocer el Decreto Supremo que la suprime, dijo que aquellos técnicos y funcionarios que decidan incorporarse a la nueva empresa pública recibirán un aumento en sus salarios de hasta un 30%, pero no mencionó los beneficios que dejarán de percibir como afiliados a la Ley General del Trabajo.

De su parte, los dirigentes de los trabajadores de servicios aeroportuarios dijeron al unísono en los aeropuertos donde realizan un paro nacional indefinido que no suspenderán la medida y cuestionaron que el gobierno haya creado una entidad pública cuando el funcionamiento de Aasana fue consolidado con una Ley, hace más de 50 años. Dijeron que un decreto no está por encima de una ley y, por tanto, Naabol no existe para ellos.

Los trabajadores realizaron movilizaciones exigiendo la renuncia de Montaño fuera de las terminales aéreas del país que desde primeras horas de este miércoles están resguardadas por efectivos policiales y militares, mientras las operaciones, sobre todo relacionadas a vuelos nacionales e internacionales de carácter comercial, se mantenían con relativa normalidad, solo con retrasos en algunas salidas.

Parlamentarios de las oposiciones salieron al frente de la decisión gubernamental denunciando que en realidad se busca otorgar puestos de trabajo a militantes del MAS porque el estatuto de ese partido, validado por el Tribunal Supremo Electoral, establece que para ser funcionario público, debe estar registrado como militante en las listas partidarias. Sumaron sus críticas a las expresadas por los dirigentes de los trabajadores de Aasana.

Entre tanto, empresarios de agencias de viajes mostraron su incertidumbre sobre lo que ocurrirá a partir de la determinación de eliminar Aasana y poner en marcha Naabol, mientras el gerente general de BOA, Ronald Casso, puso paños fríos al panorama turbulento de este miércoles señalando que los vuelos de la línea estatal se realizaron con normalidad y que BOA y otras líneas privadas deberán ir adecuándose a las operaciones que realizará Naabol.

Montaño cambió el tono de sus declaraciones en sus dos apariciones públicas de este miércoles, cuando comunicó el nacimiento de Naabol y cuando presentó a la máxima autoridad de la nueva entidad, Elmer Pozo, y al responsable de la liquidadora de Aasana, Luis Boris Barroso. La presentación de Pozo como Máxima Autoridad Ejecutiva de Naabol sacó de carambola a la cuestionada Arminda Choque, principal autoridad de Aasana.

Montaño y sus cambios de tono se expresaron de la siguiente manera. Primero convocó a los trabajadores a sumarse a la nueva empresa pública de servicios aéreos y garantizar el pago de finiquitos, además de un aumento salarial para quienes pasen de una entidad a otra. Luego, en una segunda aparición, denunció millonarias deudas de Aasana con el Estado y una burocracia descontrolada, sin mencionar que creció en los años del largo gobierno de Evo Morales.

Por su parte, el polémico secretario ejecutivo de la Central Obrera Boliviana, Juan Carlos Huarachi, que marchó con el oficialismo durante una semana para apoyar al gobierno de Luis Arce, este miércoles rechazó la eliminación de Aasana, pidió una reunión con el ministro Montaño y advirtió con movilizaciones callejeras en defensa de los trabajadores de Aasana. “Nos hemos desayunado con este cambio de razón (…) El Gobierno debería consultarnos porque hay que consensuar con los trabajadores”.

Este miércoles 1 de diciembre termina con la decisión del Gobierno de dar vuelo a Naabol eliminando Aasana, con las medidas de presión de los operadores de servicios aeroportuarios en plena ejecución, con los aeropuertos controlados por militares y policías, y con la polémica instalada en el país.


Cuentanos si te gustó la nota

100% LikesVS
0% Dislikes

Publicaciones relacionadas