Política

Guardaparques de La Paz son trasladados a la Chiquitania para ayudar a combatir los incendios

Seis de cada 10 hectáreas que arden en Santa Cruz corresponden a áreas protegidas.

Escucha la noticia

Los bomberos que combaten las llamas en San Matías llevan más de dos meses en ese municipio, y los de Roboré, que tratan de proteger el Valle de Tucabaca, han permanecido por más de un mes ahí. Precisamente, ayer llegó una veintena de guardaparques de La Paz que se trasladarán hasta la Chiquitania para ayudar a la lucha contra las llamas, informó El Deber en su edición digital.

Santos Mamani, guardaparques de Cotapata, representante de la Asociación Boliviana de Agentes de Conservación, dijo que su primera escala será Roboré, para luego sumarse a los trabajos de apagado del fuego en el área protegida de San Matías.

“Ya existe un desgaste del personal. El reporte de nuestros instructores que están liquidando las emergencias en su totalidad, es que cuando los vamos a replegar, entonces aparecen nuevos puntos de incendio que no habían antes y que no tienen conexión alguna con la emergencia que se estaba liquidando”, dijo Yovenka Rosado, jefa de la Unidad de Bomberos Forestales de la Gobernación de Santa Cruz.

La funcionaria llamó a las entidades con competencia legal a que hagan un rastrillaje por lo menos en los municipios que están siendo afectados por los incendios forestales, ya que no es posible seguir desplazando instructores. Rosado dijo que es necesario sentar precedente, establecer quiénes son las personas que siguen ocasionando los incendios, de tal modo que cuando estos se liquiden por completo, no aparezcan otros puntos paralelos.

Áreas protegidas

No aparecía en los reportes oficiales, pero sí en los monitoreos satelitales. El incendio en el área protegida Bajo Paraguá, en San Ignacio de Velasco, ya es parte de la lista de la Gobernación de Santa Cruz, de áreas afectadas por las llamas.

El daño mayor debido a los incendios forestales se lo han llevado las áreas protegidas que de siete pasaron a una docena, y que podría incrementarse, de avanzar el fuego en Bajo Paraguá, pues ya se encontraba en los límites con el Parque Noel Kempff Mercado.

Los datos de la Gobernación informaron que son 382.326 las hectáreas quemadas dentro de las áreas protegidas, sobre una superficie total departamental dañada de 597.459, lo que equivale al 63%.

Heridos de muerte

Los incendios registrados en la Chiquitania no solo arrasaron con los bosques, sino también causaron la muerte de centenas de animales de distintas especies.

Dos ocelotes (o gato montés) fueron hallados sin vida en Ñembi Guasu, la segunda área protegida más dañada por el fuego, junto con otros ejemplares.

El veterinario Jerjes Suárez Ruiz comentó que estos animales perdieron la vida debido a la inhalación del humo, y otros por quemaduras.


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Publicaciones relacionadas