OpiniónPolítica

La otra carta de Baptista

Emilio Martinez

Escritor y analista político

Escucha la noticia

Se conoció una nueva carta de la ex vocal del TSE, Rosario Baptista, donde reafirma las dudas sobre la transparencia del Órgano Electoral, pero donde además plantea la necesidad de institucionalizar a los partidos de oposición, superando el actual esquema de las siglas “de alquiler”.

“En los últimos 15 años hemos visto que se ha ido consolidando un solo partido de alcance nacional; existen otros 10 pequeños, dispersos, unos sin militantes siquiera, que han dado lugar a un mercado negro de siglas prestadas, alquiladas, vendidas, sin importar cuál sea su declaración de principios, su programa de gobierno ni la posición ideológica que tengan (porque ya no tienen nada de esto), a las que la oposición recurre para cada elección; otros partidos, los menos, tienen personalidad jurídica nacional, pero presencia sólo departamental. Lo cierto es que el sistema de partidos políticos prácticamente no existe. Existe un partido único”, dicen algunos párrafos de la misiva lapidaria.

Aunque varias de sus apreciaciones deban matizarse, da en el clavo en la necesidad de estructurar fuerzas de oposición que, entre otras cosas, deberían ser capaces de llevar el control electoral a todos los rincones del país, para contrarrestar la dictadura sindical del “voto comunitario”, tal vez un factor de distorsión del sufragio aún más grande que los eventuales puntos inflados del padrón.

Institucionalizar a los partidos requeriría, para empezar, plantear un sistema de verdaderas elecciones internas o primarias, muy diferente del aplicado a partir de la pésima Ley de Organizaciones Políticas pergeñada por un ex senador del MAS y un “independiente” funcional, y luego empeorada en el Legislativo. 

Uno de los modelos a tener en cuenta sería el de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) que rige en Argentina, que ha permitido la formación de una coalición amplia en Juntos por el Cambio, dejando de ser simplemente “el partido de Macri”.

Otra metodología de interés sería el Doble Voto Simultáneo (DVS) o Ley de Lemas, del que existe una larga y exitosa experiencia en Uruguay. Sistema que permite tener candidaturas múltiples en un mismo partido, como diversas listas al Senado y a diputados (sublemas), incluso presidenciales, que luego se acumulan en una misma “bolsa” electoral.

No se me escapan las dificultades que existen para materializar normativas de este tipo, pero hay aspectos en los que se podría avanzar mediante acuerdos preliminares entre las fuerzas políticas, de manera autogestionaria. Se trata, además, de un objetivo de mediano plazo, para el que también habría que tener en cuenta la existencia de algunas corrientes internas en el oficialismo, interesadas en la democratización orgánica.

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

100% LikesVS
0% Dislikes

Emilio Martinez

Escritor y analista político

Publicaciones relacionadas