OpiniónPolítica

La paradoja de Jhonny y los funcionarios municipales 

Guillermo Bretel

Politólogo y Sociólogo de la Julius-Maximilians-Universität Würzburg

Escucha la noticia

Desde que inició la gestión del Alcalde Jhonny Fernández, una serie de sucesos bochornosos — relacionados a funcionarios municipales— ha puesto a la población cruceña en una situación de  desconfianza acerca de su capacidad de escoger personas íntegras para el desempeño de la función  pública en el municipio. En contraposición, la semana pasada ha surgido una nueva y aun más grave  denuncia. Un funcionario que actuó de manera correcta, haciendo notar irregularidades en el  cumplimiento de las leyes para la protección del cordón ecológico, ha sido despedido sin motivo  alguno. Esto nos lleva a hacernos las siguientes preguntas: Por un lado, ¿no conoce el alcalde a los  funcionarios que contrata? ¿No revisa los antecedentes de estas personas? Y, por otro lado, ¿está el  cordón ecológico hipotecado a grupos de poder a los que el alcalde debe retribuir? ¿Qué otros  espacios de la ciudad tienen el mismo estatus?  

Todo comienza en agosto, cuando en las redes sociales se hace viral el video de Diego Peña,  funcionario municipal, agrediendo físicamente a su pareja y verbalmente a los vecinos de la zona,  para luego escapar del país con el objetivo de evadir la justicia. A finales de este mismo mes, el  Secretario de Autonomía del Gobierno Municipal, José Luis Santistevan, pierde los estribos en una  reunión con los concejales sobre el futuro del BRT y ofrece al Presidente de bancada de Comunidad  Autonómica (CA), Juan Carlos Medrano, resolver las desacuerdos a través un antiguo método  cruceño: afuera y a los puños. El mismo, posteriormente, se retractaría y sería mantenido en el  cargo. Sin que acabe agosto, Raúl Gutiérrez, otro desafortunado funcionario municipal, fue detenido  por la policía manejando en estado de ebriedad un vehículo oficial de la Alcaldía, siendo imputado  por los delitos de uso indebido de bienes del Estado y conducción peligrosa.  

Ya en septiembre, ¿qué mejor regalo para Santa Cruz que una avalancha de escándalos políticos en  el municipio? Pues sí, Andrea Forfori, Secretaria de Parques y Jardines, denuncia a inicios de este  mes a Marco Peña, ni más ni menos que un nombre del círculo cercano al Alcalde Jhonny  Fernández, por supuestos cobros indebidos y corrupción. Si bien Peña fue despedido de sus  funciones, Forfori no contaba con que recibiría una contrademanda por calumnias del mismo Peña.  Un intrínseco vaivén de acusaciones a imagen y semejanza de los tiempos de democracia pactada.  

Sin embargo, a la Secretaria de Parques y Jardines aparentemente le gustó el protagonismo y fue  víctima nuevamente de “personas inescrupulosas“ que la acusan de haber pedido licencia del  Municipio por enfermedad y haberse ido a bailar en un matrimonio en La Paz. 

Lo más grave ocurre, no obstante, en los días más cercanos a la efeméride cruceña, como si desde el  Municipio supieran que un buen regalo para los cruceños es definitivamente un buen escándalo  mediático. Lamentablemente, dos mujeres tienen que sufrir nuevamente el machismo recalcitrante  que parece ser requisito para acceder a una dirección o secretaría municipal. Franz Coscío,  Secretario de Alumbrado Público, agrede el día 21 de septiembre, en alusión al día del amor y la  amistad, a la ciudadana Sasha Vásquez, quien decide no callar y denunciar públicamente a su  agresor. Éste habría insultado de manera denigrante y racista a la joven, además de haberle escupido  y haber intentado atropellarla, según la denunciante. Tristemente, la madrugada del 24 de  septiembre, mientras los cruceños festejábamos el grito libertario de nuestro pueblo, el funcionario  municipal, Daniel Júnior Martínez, agredía a su pareja causándole lesiones indignantes que se  viralizaron en las redes sociales. Posteriormente, éste también se daría a la fuga para evadir la  justicia.  

Ahora, aquí viene lo paradójico: varios de los funcionarios municipales que incurrieron en estos  actos bochornosos e incluso indignantes, sobre todo viniendo de servidores públicos, no fueron  despedidos de sus funciones en el Gobierno Municipal. Obviamente los delitos son personales, pero  eso no se contrapone a la vital cualidad de un político de saber escoger quienes lo rodean para  cumplir la función pública, especialmente si se trata de secretarías o direcciones que coordinan  acciones diariamente con su persona. ¿Hay cargos hipotecados y en consecuencia inamovibles en la  comuna cruceña?  

Asimismo, el Alcalde Jhonny Fernández despidió en días pasados al arquitecto Alex Darko  Rodríguez, ex Director de Gestión Urbana, por cumplir con su trabajo y denunciar irregularidades  en su informe acerca del estado del cordón ecológico. El Concejal Federico Morón (CA) y el  periodista Carlos Valverde vienen denunciando hace semanas hechos de corrupción y ecocidio en  este área de protección municipal. Y, paradójicamente, cuando un funcionario cumple con su deber  de manifestar cuando no se están cumpliendo las leyes, es despedido. ¿El Alcalde Jhonny Fernández  tiene el cordón ecológico hipotecado a grupos empresariales de su interés? Si ese fuera el caso con  este grandioso espacio de conservación, ¿cuál es la situación de otros espacios municipales sin tanto  valor para la ciudad? Pareciera que en las últimas elecciones solo haya cambiado el Alcalde de  Santa Cruz de la Sierra y no así quienes realmente la gobiernan. 

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo

 


Cuentanos si te gustó la nota

100% LikesVS
0% Dislikes

Guillermo Bretel

Politólogo y Sociólogo de la Julius-Maximilians-Universität Würzburg

Publicaciones relacionadas