Política

Siete muertos en Potosí en el año y medio de gobierno de Luis Arce por violencia política

Hay tres versiones sobre el violento enfrentamiento en Tinguipaya.

Escucha la noticia

Desde que Luis Arce asumió la Presidencia del país, el 8 de noviembre de 2020, a la fecha suman siete muertes en el departamento de Potosí.

Un joven de 22 años murió en el paro multisectorial contra la Ley 1386 en noviembre de 2021. En mayo de este año cuatro universitarias de entre 22 y 31 años murieron en la gasificación y avalancha humana en la universidad Tomás Frías y dos pobladores del municipio de Tinguipaya fallecieron en un violento enfrentamiento tras la visita del vicepresidente David Choquehuanca.

Basilio Titi Tipolo falleció en los enfrentamientos provocados por campesinos trasladados a la capital potosina para desbaratar las movilizaciones que encabezó el Comité Cívico Potosinista (Comcipo) en noviembre del año pasado que terminaron en la abrogación de la ley que convertía a todos los bolivianos en sospechosos de ganancias ilícitas y, por tanto, sujetos a procesos penales a sola denuncia.

La cuestionada Gobernación potosina, a cargo de Johnny Mamani, intentó responsabilizar a los movilizados de la muerte del joven oriundo de Surichata, provincia Tomás Frías, pero informes forenses avalados por la Fiscalía Departamental confirmaron que el campesino trasladado a la Villa Imperial murió por asfixia al haberse atragantado con un bolo de hoja de coca.

El 9 de mayo, cuatro universitarias murieron trágicamente en un coliseo de la universidad Tomás Frías, cuando se realizaba una asamblea para fijar las reglas de juego para elegir a la nueva dirigencia de la FUL y criminalmente se lanzó una granada de gas lacrimógeno dentro del ambiente cerrado lo que provocó una estampida de estudiantes que terminó con la vida de las jóvenes y produjo 80 heridos.

Las fallecidas en el atentado planificado por dirigentes universitarios que ahora guardan detención preventiva son Rayza Vania Colque, Joselyn Gilda Paita Colque, Daniela Quentasi Mamani y Gladys Acuña Cáceres.

La muerte de las cuatro universitarias puso al descubierto la existencia de eternos dirigentes universitarios que no quieren dejar el poder estudiantil del que se benefician por décadas. A raíz de la tragedia en la universidad potosina se supo que Max Mendoza, de 52 años de edad y con 33 años como estudiante, es presidente de la Confederación Universitaria Boliviana (CUB) y era el principal interesado en que fracase la elección de una nueva FUL en la Tomás Frías.

Pero, la lista de muertes en Potosí, en los 18 meses de gobierno de Luis Arce, sumaron los nombres de Félix Díaz Colque de 49 años y Gregorio Cruz Mamani de 35, quienes fallecieron en un violento enfrentamiento con piedras, palos y hondas en el municipio de Tinguipaya, el domingo 15 mayo, tras una visita que realizó Choquehuanca a ese lugar para la inauguración de una escuela de líderes y participar en el aniversario de una unidad educativa.

Tres versiones rodean la muerte de Diaz y Cruz. Según un comunicado oficial de la Alcaldía de Tinguipaya, el problema surgió a causa de “riñas personales y problemas internos” de las comunidades de Quyucancha y Franz Tamayo. Por su lado, la Policía afirma que la riña fue por el consumo “excesivo” de bebidas alcohólicas, mientras que el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, lo atribuye a un conflicto de límites en esa región, informó El Deber.

Las tres versiones buscan descartar lo que dirigentes campesinos e indígenas señalaron a medios de comunicación en sentido de que el enfrentamiento en Tinguipaya fue producto de las pugnas entre las corrientes internas en el masismo, una que apoya al jefe del MAS; Evo Morales, y otra que respalda a Choquehuanca.


Cuentanos si te gustó la nota

100% LikesVS
0% Dislikes

Publicaciones relacionadas