Hecho y dichoPublico.bo

La expansión de cultivos de coca en Bolivia, en La Paz y en el norte cruceño es analizada en tres textos de opinión

El Deber, Página Siete y Edwin Cacho Herrera evalúan los resultados del informe 2020 de la Onudc.

Escucha la noticia

El Deber – Más coca para la droga

El editorial del diario cruceño de este jueves aborda el preocupante incremento de plantaciones de hoja de coca en el conjunto del país, en lo que respecta al período 2019-2020 pero también sobre el aumento mantenido de los cultivos desde 2015, dando como resultado miles de hectáreas excedentarias a las 22.000 permitidas por la Ley General de la Coca. “El comportamiento de la superficie cultivada de coca en la última década tuvo primero una tendencia decreciente, entre 2011 y 2015 cuando se llegó al mínimo de 20.200 hectáreas, pero de ese año en adelante la tendencia se invirtió y los cocales se incrementaron progresivamente”, afirma el texto de opinión.

Para El Deber, lo nuevo es la expansión de cocales ilegales en seis de las 22 áreas protegidas en el país como el parque Amboró del departamento de Santa Cruz, donde se han encontrado 878 hectáreas de hoja de coca, y el crecimiento de cultivos en el municipio de Yapacaní que subieron de 101 hectáreas en 2018 a 455 en 2020. “Se trata de una noticia muy preocupante para Santa Cruz, porque eso significa que la droga se acerca cada vez más a la ciudad, y ahora a pocos kilómetros se produce coca y con seguridad también cocaína y por las condiciones de resistencia que ofrecen los pobladores (…), va a ser muy difícil revertir ese proceso”.

Luego de recordar la preocupación de la Unión Europea, que financia el monitoreo anual de cocales en Bolivia, y criticar el expediente utilizado por el Ministro de Gobierno de responsabilizar del negro panorama al gobierno transitorio, El Deber culmina su editorial con la siguiente afirmación: “… la expansión de cultivos de coca comenzó en 2015, es decir, durante la gestión de Morales, que estuvo en el poder hasta 2019. Además, no hay que olvidar que el partido ahora gobernante (…) tiene su base electoral en los cocaleros, y que el jefe del MAS, Evo Morales, es presidente de las federaciones de productores de coca del trópico de Cochabamba”.

Edwin Cacho Herrera – Expansión de la coca en La Paz

A partir del informe de la Onudc sobre el incremento de cocales en 2020 en el país, el periodista Edwin Cacho Herrera focaliza su análisis en la expansión de la hoja de coca en el departamento de La Paz porque de las 3.900 nuevas hectáreas en el país, las registradas en los Yungas y las provincias del norte paceño alcanzan al 64% del total nacional. “… la superficie subió de 16.764 a 18.812 hectáreas en el departamento donde los cocaleros reclaman un trato privilegiado del gobierno a sus pares chapareños”.

“El mayor incremento de cultivos está en la provincia Sud Yungas con 1.560 hectáreas. Esa provincia abarca entre otros municipios con presencia de cocales a La Asunta, principal trinchera de los cocaleros yungueños. Las provincias Nor Yungas e Inquisivi también registraron incrementos de 215 y 199 hectáreas, respectivamente”, anota Herrera y marca como paradójica la reducción de 23 hectáreas de cocales que se produjo, según el monitoreo satelital, en la provincia Caranavi, “la tierra sin ley y bajo control político del MAS”.

La expansión de cocales en el departamento de La Paz en más de 4.500 hectáreas a las 14.300 permitidas por la Ley General de la Coca, según el periodista y columnista de este y otros medios digitales, traerá consigo la probabilidad de que las fuerzas combinadas ingresen a zonas cocaleras paceñas para acciones de erradicación. “Ese dato será un buen argumento para que las autoridades del Ministerio de Gobierno concentren la racionalización y la erradicación en el territorio de los cocaleros considerados a estas alturas enemigos del denominado proceso de cambio”, finaliza el artículo de opinión de Herrera.

Página Siete – Las cifras de la coca

El sector “En la mira” del área de opinión de Página Siete, correspondiente a este miércoles, también expresa preocupación por el incremento de los cultivos de hoja de coca a nivel nacional después del informe presentado por la Oficina de  las Naciones Unidas contra  la Droga y el Delito. “… hubo un incremento  de 3.900 hectáreas (15%) en  la superficie cultivada de hoja de  coca respecto a 2019. La cifra es mayor  a la de racionalización/erradicación en ese mismo periodo (2.177 hectáreas) y equivale a más de un tercio de  la meta de erradicación fijada para  este año, que es de 9.000 hectáreas.

“En el trópico de Cochabamba las plantaciones llegaron a 10.606 hectáreas, cuando la ley sólo permite 7.700 hectáreas, mientras que en La Paz la superficie cultivada ascendió a 18.302 hectáreas,  cuando la ley sólo autoriza 14.300 hectáreas”, es el cálculo que presenta Página Siete y que sostiene que después de las razones del crecimiento de cultivos, como la pandemia y una errada política antidrogas del gobierno transitorio, “ahora  está en manos del gobierno demostrar  que sí pudo hacerlo mejor; le  quedan cuatro meses para ello”.


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Publicaciones relacionadas