InterfazPublico.bo

Siete generales, tres almirantes, tres coroneles: así va la cacería de militares en Bolivia

“Están hurgando el avispero en forma peligrosa” reponden los uniformados a través de un general en retiro.

Escucha la noticia

Los militares bolivianos también creyeron en la reconciliación planteada por los nuevos gobernantes el 8 de noviembre del año pasado. La esperanza de un tiempo de paz en el país, después de la grave crisis de 2019, no duró mucho. Los militares en servicio activo y pasivo han visto cómo sus camaradas del Ejército, la Fuerza Aérea y la Fuerza Naval, designados en altos cargos en las Fuerzas Armadas en los dos últimos años, fueron cayendo uno tras otro en una suerte de cacería judicial que parece no tener final.

Como dicen los uniformados, el parte a la fecha es de siete generales, tres almirantes y tres coroneles aprehendidos y detenidos por los procesos penales en torno al inverosímil “golpe de Estado” y los hechos violentos ocurridos en el municipio cochabambino de Sacaba, la zona alteña de Senkata y el municipio potosino de Betanzos, entre otros, cuando los sectores ligados al MAS enfrentaron al gobierno transitorio bajo la consigna “¡Ahora sí guerra civil!”.

De los 13 excomandantes y exintegrantes de los altos mandos militares de 2019 y 2020, cuatro pertenecieron a la cúpula castrense elegida por Evo Morales antes de su renuncia a la Presidencia y su huida hacia México. Se trata del general Jorge Pastor Mendieta excomandante del Ejército; general Jorge Gonzalo Terceros Lara excomandante de la Fuerza Aérea; almirante Gonzalo Jarjuri Rada excomandante de la Fuerza Naval; y almirante Flavio Arce San Martín ex jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas. Todos procesados en el caso del supuesto “golpe de Estado”.

En cuanto al Alto Mando Militar posesionado en el primer acto de gobierno de la expresidenta Jeanine Áñez, los detenidos hasta el momento son el general Iván Patricio Inchauste Rioja excomandante del Ejército; almirante Moisés Orlando Mejía excomandante de la Fuerza Naval; y el general Pablo Arturo Guerra Camacho exjefe del Estado Mayor. Todos acusados por la justicia ordinaria por los casos Sacaba y Senkata.

Además de los exintegrantes del Alto Mando Militar 2020, también fueron detenidos el general Alfredo Cuéllar ex comandante de la Guarnición Militar de Cochabamba, el general Franko Suárez Gonzales excomandante de la División Mecanizada del Ejército y el general Luis Fernando Valverde Ferrufino exdirector de la Agencia Nacional de Hidrocarburos.

Las detenciones ordenadas por fiscales y jueces también llegaron a militares sin estrellas doradas pero que ejercieron cargos y roles importantes en la institución castrense en 2019 como el coronel del Ejército Julio César Tamayo, el coronel Franz Vargas Gonzales y el coronel Luis Alberto Pacheco Montaño excomandante de la Décima División del Ejército con asiento en Tupiza e involucrado en el caso denominado Betanzos.

Lista de exjefes militares detenidos en cárceles de La Paz, Santa Cruz, Cochabamba y Potosí, además de una detención domiciliaria, no se compara con el panorama en la Policía que en 2019 protagonizó un motín en todas sus unidades del territorio. Los procesos penales contra oficiales y suboficiales han sido frenados y hasta el momento el único exintegrante de Alto Mando policial que es buscado por sus camaradas es el general Yuri Calderón, excomandante general de la Policía Boliviana.

Y si de excomandantes generales se trata, ni el general Williams Kaliman, número uno de la institución armada que sugirió a Evo Morales renunciar a la Presidencia tras el fraude electoral de octubre de 2019, ni el general Sergio Orellana, remplazante de Kaliman y que ingresó a la Asamblea Legislativa en traje de combate para exigir a la presidenta del Senado de ese entonces, Eva Copa, que se viabilice los ascensos en las Fuerzas Armadas, no han sido ubicados dentro y fuera del país.

Las Fuerzas Armadas, a través de los miembros del servicio pasivo, salieron al paso con una advertencia a los operadores políticos y judiciales. El encargado de enviar el mensaje fue el general retirado Tomás Peña y Lillo. “Están hurgando el avispero en forma peligrosa”, dijo el militar retirado y reveló que hay preocupación e indignación entre sus camaradas del servicio activo por los abusos del poder civil contra las Fuerzas Armadas. ¿Parará la cacería judicial de militares?


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Publicaciones relacionadas