DeFrenteEmpresa
Tendencia

Antonio Cabrera: “Jalasoft demostró que sí se puede hacer tecnología en Bolivia para el mundo”

Antonio Cabrera comentó sobre la experiencia de Jalasoft, empresa boliviana líder en el desarrollo y la exportación de software. También sobre los factores que explican el cluster del software en Cochabamba y la formación de los profesionales bolivianos para la industria informática.

Escucha la noticia

Cabrera es ingeniero industrial, tiene una maestría en administración de empresas y cursa un doctorado en ciencias económicas. Es gerente comercial para América Latina de Jalasoft y se desempeña como consultor de gestión de negocios en muchas empresas, además de ser docente en varios programas de posgrado en simulación de negocios, transformación digital y estrategia empresarial.

“Jalasoft es la historia de éxito de un boliviano, Jorge López, que a sus 17 años va a estudiar a Estados Unidos, prácticamente obligado por su padre. Se posiciona en el rubro tecnología en el Silicon Valley y empieza a trabajar en una empresa no muy conocida en ese momento, Adobe Systems, donde le pagan con acciones que con el tiempo se valorizan muchísimo. En paralelo forma otra empresa que también se valoriza mucho. A sus 33 años decide regresar a Bolivia, para demostrar que se puede hacer lo mismo desde aquí y junto a 6 ingenieros funda Jalasoft. Jala es la abreviatura del nombre de su padre”, relató.

Cabrera dijo que hoy en día Jalasoft tiene 1.100 empleados y operaciones en Cochabamba, La Paz, Medellín y Sao Paulo, trabajando con una visión de negocio “replicable y escalable”, mostrando que “sí se puede hacer tecnología en Bolivia para el mundo”.

Sobre las razones para el impulso del cluster de software en Cochabamba, señaló que inicialmente influyó el carácter de ciudad estudiantil y con bajo costo de vida, lo que facilitó “la concentración natural de una oferta que se desarrolla de manera espontánea, con acceso local a la materia prima, que son los ingenieros en sistemas o licenciados en informática”.

Sin embargo, el experto remarcó que existe un gap (diferencia) entre “lo que la universidad provee como formación y lo que demandan las empresas para producción de software de exportación. Los planes o programas están desfasados de 30 a 40 años y lo que se enseña está equivocado, se enseña en vano o no se enseña lo que se necesita”.

“No existe el programa de ingeniero en desarrollo de software o el de ingeniero en control de calidad de software. Así podrían mencionar unas 20 o 30 especialidades que faltan”, subrayó.

Cabrera remarcó que “exportar mano de obra es 5 veces más productivo que exportar algo que tenga un proceso” y planteó la necesidad de “unir al gobierno, las empresas y las universidades” para crear un ecosistema, diseñando “un proyecto de largo plazo, con visión de país”.


Cuentanos si te gustó la nota

67% LikesVS
33% Dislikes

Publicaciones relacionadas