DeFrenteSociedad
Tendencia

Carlos Hugo Barbery: “Santa Cruz pasó de la aldea inhóspita y alejada a la metrópoli dinámica e interconectada”

Carlos Hugo Barbery habló sobre el libro “Modelo de Desarrollo Cruceño”', el análisis del crecimiento histórico de Santa Cruz de la Sierra y los principales desafíos y tareas para el futuro del área metropolitana.

Escucha la noticia

Barbery es economista, diplomado en historia del oriente boliviano, diplomado en historia latinoamericana por la Universidad José Simeón Cañas de El Salvador, magíster en dirección estratégica por la Universidad de León, España, y magíster en seguridad, defensa y desarrollo por la Escuela de Altos Estudios Nacionales. Es miembro de número de la Sociedad de Estudios Geográficos e Históricos de Santa Cruz.

“A finales del mes de julio surgió esta iniciativa del IBCE (Instituto Boliviano de Comercio Exterior) y de la Sociedad de Estudios Geográficos e Históricos, pensando en las cuatro aristas de nuestra cruz potenzada: un hilo conductor que es la parte económica, donde confluyen la parte histórica, la espiritual y la búsqueda del alma cruceña, ese intangible que puede ser el mayor valor agregado que tiene este modelo”, señaló.

En función de esas cuatro aristas, Barbery desarrolló el contenido histórico en el capítulo “De la aldea inhóspita y alejada a la metrópoli dinámica e interconectada”, Pablo Mendieta el contenido económico, Gary Rodríguez el espiritual y Oscar Soruco la parte sociológica, para “tratar de explicar el alma cruceña”.

“Santa Cruz de la Sierra tiene una explosión en lo cuantitativo y en lo cualitativo a partir de la segunda mitad del siglo XX, pero eso es consecuencia de un antes. De valores, el ser y el hacer, lo abstracto y lo concreto que mencionamos en el libro. Esto se remonta a épocas antiguas: el espíritu de tomar riesgos, de aventurarse, que viene desde el fundador Ñuflo de Chávez”, remarcó.

Barbery dijo que pasar “de 1960 con 60.000 habitantes a los 2 millones de hoy es una explosión exitosa a todas luces, donde esos factores que estaban resumidos desde mucho antes, ahora tienen una dimensión colosal. Esta cultura productiva es el resultado de la corriente constructora del sur, que entra por el Río de la Plata y se topa con una riqueza natural que había que trabajar. Se da el encuentro de dos mundos entre el llegado y el nativo, con esa mezcla que hace esta particular forma del hombre de los llanos orientales, laborioso, trabajador y que busca construirse su propio destino”.

“Este encuentro se va amalgamando con el paso del tiempo con el nuevo cruceño que viene de la provincia a la capital, del interior al departamento y desde el exterior, con conocimiento, tecnología y visión”, añadió.

Sobre los desafíos de futuro, el economista e historiador señaló que desde 5 años atrás se conformó la iniciativa Santa Cruz 2061, que aglutina a profesionales de muchas áreas para pensar “soluciones multidisciplinarias” en lo urbano, lo territorial y el desarrollo humano.

“A cortísimo plazo habrá una única mancha urbana en el área metropolitana, con cinturones de pobreza donde confluye la economía informal. Hay temas convergentes como el transporte, aseo urbano, entierro sanitario y cobertura de servicios. El Censo deberá tener en cuenta fenómenos como el de las ciudades dormitorio, son aspectos a coordinar. Hay que articular lo público con lo privado, empezando por los niveles local y departamental, para después llegar aunados al nivel central”, subrayó.

Barbery opinó que “Bolivia necesita que las cosas se hagan simples, porque hoy se hace complicado abrir una empresa o hacer un trámite. Hay que confluir en el dinamismo, ahí está buena parte del desafío. El afán de asociatividad que tiene el cruceño tiende a hacer las cosas sencillas. Pero se necesita también el concurso del nivel central, por aspectos álgidos en la normativa social, laboral y de inversiones. Hay que liberar muchas trabas. El regular tiene que ir después del crear; no se regula para crear”.


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Publicaciones relacionadas