EconomíaOpinión

Caos planificado

Roberto Ortiz Ortiz

Ingeniero comercial con experiencia en rubro financiero y de telecomunicaciones.

Escucha la noticia

¿Qué clase de economía tenemos? 

Ludwig von Mises, fundador de la Escuela Austriaca de economía describe en su libro “Caos Planificado” dos modelos de socialismo.

El primero es el modelo marxista o ruso que es completamente burocrático. En este modelo todas las empresas se convierten en departamentos del gobierno, la nación entera forma un solo ejercito de trabajadores bajo servicio obligatorio, cuyo comandante es el jefe de estado. Este es el modelo que adoptó Cuba del cual ya conocemos el lamentable resultado.

El segundo modelo socialista del que habla Mises es el modelo de la Alemania Nazi y difiere del primero en que este, conserva la propiedad privada de los medios de producción siempre y cuando no sean estratégicos para el estado. 

Este modelo simula un mercado en el que las personas sienten libertad de intercambiar y donde los empresarios pueden comprar y vender, pagar a sus trabajadores, contraer deudas y cubrir intereses y amortizaciones. No obstante, estos ya no son empresarios reales, en la Alemania Nazi se les llamada Líderes de fábrica (Betriebs-Fűhrer). 

El gobierno les dice que deben producir y como, a quien deben comprar y vender y a que precios. El gobierno decreta los salarios que deben recibir los trabajadores y a quien deben confiar sus fondos los capitalistas y en qué condiciones y por último el gobierno fija todas las tasas bancarias, controlando así también el ahorro y la inversión. ¿Les suena familiar este modelo?

En este modelo el intercambio en el mercado se convierte en un mero simulacro, en otras palabras, es un socialismo con fachada de capitalismo en el que además se planta en la sociedad una semilla de odio hacia los que todavía se refugian de manera rebelde en la libertad económica o como lo diría la oficina de Impuestos Nacionales; la informalidad.

Salarios mínimos, doble aguinaldo, regulaciones de precio, cuotas de importación y de exportación, aranceles, impuestos, burocracia, intervencionismo y proteccionismo; son todas políticas que asume el estado para conseguir la venia y sumisión de los empresarios. El gobierno construye por años este caos planificado de la economía para controlarlo absolutamente todo, dejando de lado los intereses de las personas y de los empresarios que son utilizados y desechados a conveniencia del estado.

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

71% LikesVS
29% Dislikes

Roberto Ortiz Ortiz

Ingeniero comercial con experiencia en rubro financiero y de telecomunicaciones.

Publicaciones relacionadas