EconomíaOpinión

Goteo de Krugman

Carlos Rodriguez Braun indica que la tesis del goteo es indefendible porque los ricos no benefician a los pobres después de enriquecerse sino antes.

Escucha la noticia

Por: Carlos Rodríguez Braun1

Anunció hace unos meses en El País el premio Nobel de Economía, Paul Krugman: “2020 ha sido el año de la muerte del ‘reaganismo’”. Esto, lógicamente, no tenía nada que ver con la evidencia empírica sino con que había perdido Donald Trump las elecciones y el Estado había aumentado el gasto público, que es la gran solución de todos los males. Lógicamente, Krugman no perdía ni un segundo ni decía ni una sola palabra sobre el hecho más que demostrado de que el gasto público no es gratis, y que su aumento tiene costes para todos, incluidos sus beneficiarios. La “ayuda” de los Gobiernos es pagada por sus súbditos.

Pero la realidad no amilana a los entusiastas, y Krugman es un entusiasta del intervencionismo, al que atribuye poderes mágicos mientras despotrica contra la “economía vudú” de otros. Si alguna vez le parece mal el intervencionismo es porque no ha sido lo suficientemente grande. Los que están en contra de subir el gasto público, es decir, de subirle los impuestos a la clase trabajadora, son unos perversos republicanos, que solo ofrecen una “mezcla de elitismo y hostilidad racial”. Lo dice en serio, mientras asegura que los tipos de interés seguirán bajos y la inflación no subirá. Cuando ambos suban, y subirán, ya se inventará otra cosa para seguir con el cuento de que el liberalismo significa fastidiar a los pobres y el socialismo significa ayudarlos.

En medio de toda su retahíla de tópicos contra Ronald Reagan, porque nadie es más odiado que quien más hizo por acabar con el comunismo, expone Krugman un argumento insostenible técnicamente: que el liberalismo defiende los menores impuestos porque así los ricos se enriquecen y después de enriquecerse sus beneficios “gotean” hacia abajo.

La tesis es un disparate, pero no solo porque ningún economista liberal la haya defendido, sino porque, como demostró entre otros el economista Thomas Sowell, es simplemente indefendible. En una economía de mercado, los ricos no benefician a los pobres después de enriquecerse sino antes. En efecto, la gente decide libremente comprar y pagar, y así enriquece a quien la beneficia (aquí desarrollo la falacia: https://bit.ly/3llmlt1).

El odio al liberalismo en general, y a Reagan en particular, obnubila las mejores mentes, y Krugman insiste en que el Estado es la solución, y es incapaz de concebir la posibilidad que revista algún inconveniente.

1es doctor en Ciencias Económicas por la Universidad Complutense de Madrid y catedrático de Historia del Pensamiento Económico en la misma universidad. Aquí puede visitar su blog y su cuenta de Twitter es @rodriguezbraun.

*Este artículo fue publicado originalmente en elcato.org el 15 de noviembre de 2021.

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Publicaciones relacionadas