EconomíaOpinión

La coyuntura económica mundial, por Napoleón Pacheco

Mario Napoleón Pacheco Torrico

Economista, investigador y profesor en la UMSA.

Escucha la noticia

El último reporte actualizado del FMI de jul/21 muestra la recuperación significativa del crecimiento económico mundial en 2021 respecto a 2020, cuando por efecto de la pandemia de COVID 19 y la aplicación de cuarentenas rígidas, las economías se paralizaron y el nivel de actividad económica se desplomó. Hoy la situación es distinta y las proyecciones son más optimistas en comparación a las realizadas en abril, por la disponibilidad de la vacuna, las campañas de vacunación que permitieron mejorar significativamente la situación sanitaria, y por la permanencia de las políticas expansivas en todo el mundo, particularmente en Estados Unidos. 

Las estimaciones para las economías en vías de desarrollo se ajustaron hacia abajo, en razón a los problemas emergentes de las restricciones al acceso a las vacunas, factor que ha impulsado las mutaciones del virus, lo que ha llevado a nuevos rebrotes y, posiblemente a la ralentización del crecimiento.

INDICADORES ECONÓMICOS: 2019-2022 (tasas de variación)

2019 2020 2021(e)  2022 (e) 
PIB: Mundo 2,8 -3,2 6,0 4,9
PIB: Estados Unidos 2,2 -3,5 7,0 4,9
PIB: Área del Euro 1,3 -6,5 4,6 4,3
PIB: Reino Unido 1,4 -9,8 7,0 4,8
PIB: China 6,0 2,3 8,1 5,7
PIB: América Latina y el Caribe 0,1 -7,0 5,8 3,2
Volumen de comercio mundial (bienes y servicios) 0,9 -8,3 9,7 7,0
Precios de materias primas (excepto petróleo) 0,8 6,7 26,5 -0,8
Precios del petróleo -10,2 -32,7 56,6 -2,6
Inflación en economías avanzadas 1,4 0,7 2,4 2,1

Fuente: FMI. Actualización de Perspectivas de la Economía Mundial (jul,2021)

(e) estimación

Un efecto importante de la reactivación de las economías industrializadas y de la China es el crecimiento del volumen del comercio internacional de bienes y servicios y de los precios de las materias primas. 

En Estados Unidos, como informa la CEPAL, se aplicaron tres instrumentos anticrisis, aprovechando la experiencia de las medidas aplicadas durante la crisis financiera de las hipotecas sub prime de 2007/08: i) disminución drástica de las tasas de interés de los fondos federales hasta llegar a cero; ii) aplicación de la expansión cuantitativa ilimitada (quantitative easig que es la compra mensual de bonos por parte de la FED: del Tesoro 80.000 millones e hipotecarios 40.000 millones -estos últimos para apoyar el consumo de los hogares-  totalizando US$ 120.000 millones) y; iii) implementación de planes de estímulo desde mar/20 hasta mar/21 que en conjunto generaron una deuda mayor al 45% del PIB. A fines de abril Biden anunció el “Plan de Familias Americanas” que alcanzaría a 3,3 billones de dólares.

Esta gran inyección de recursos impactó positivamente en el desempeño de la economía estadounidense y mundial, empero también genera riesgos inflacionarios. La inflación en EE.UU medida a 12 meses subió en jun-jul/21 a 5,4% cuando en ene/21 marcó 1,4%. A partir de este hecho, se especulaba que la Reserva Federal comenzaría con el tapering (es decir la disminución paulatina de las compras de bonos, o en otros términos la finalización de la política monetaria expansiva), y el incremento gradual de las tasas de interés.   

Precisamente el viernes 27/ago/21 en el simposio de Jackson Hole (Wyoming, EE.UU), realizado en un contexto complicado por el rebrote de las infecciones que se originan en la mutación del Covid denominado “Delta” y por la inflación, el presidente de la Reserva Federal Powell, anunció que continuará la política monetaria expansiva, es decir no habrá incrementos de la tasa de interés hasta 2023 y que el tapering, temido por unos y necesario para otros, comenzaría recién a fines de 2021. La permanencia de la política monetaria expansiva fue justificada por Powel afirmando que el objetivo de la Reserva Federal es lograr el pleno empleo y que la inflación es transitoria. 

En consecuencia, es muy posible que no existan modificaciones de las estimaciones sobre el desempeño económico mundial hasta fin de año y las bolsas sigan operando especulativamente. Empero, como existe un exceso de liquidez en el mundo, el dólar continuará devaluándose y, seguramente, el oro mantendrá su tendencia alcista por encima de los US$ 1.750/OT.  

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

100% LikesVS
0% Dislikes

Mario Napoleón Pacheco Torrico

Economista, investigador y profesor en la UMSA.

Publicaciones relacionadas