EconomíaOpinión

Los venezolanos recurren a pepitas de oro mientras la moneda local implosiona

Para que el oro se convierta en una moneda de pleno derecho que pueda competir de forma viable con la depreciación del dólar y otras monedas extranjeras, es necesario que las pepitas en bruto se acuñen en formas y tamaños convenientes y que su peso y finura sean certificados por empresas de prestigio

Escucha la noticia

Por: Joseph T. Salerno

El régimen venezolano ha eliminado recientemente seis ceros de su moneda hiperinflada, el bolívar. El billete de mayor denominación, de 1 millón de bolívares, que vale menos de 0,25 dólares, fue sustituido por un billete de un bolívar. Al mismo tiempo, se introdujo un billete de 100 bolívares, con un valor de unos 25 dólares, como la nueva denominación más alta del bolívar. La conversión de la moneda fue diseñada para evitarle al régimen la vergüenza de tener que emitir un billete de 100 millones de bolívares para que la gente pudiera comprar artículos de uso diario sin tener que llevar fajos de billetes, dado que el precio de una barra de pan había subido a 7 millones de bolívares viejos. Por supuesto, la reducción arbitraria de la denominación de la moneda no frenará la inflación, porque los nuevos billetes pueden imprimirse tan baratos como los antiguos. El bolívar ya ha perdido el 73 % de su valor sólo en 2021 y el FMI estima que la tasa de inflación anual alcanzará el 5.500 % a finales de 2021.

No es de extrañar, pues, que todos los venezolanos, salvo los más pobres, hayan abandonado el bolívar como medio de cambio, y mucho menos como depósito de valor o unidad de cuenta. Los dólares americanos son el medio de cambio preferido en Caracas y otras grandes ciudades, mientras que el peso colombiano domina a lo largo de la frontera colombiana, especialmente en la ciudad regional de San Cristóbal. El real brasileño es corriente a lo largo de la frontera sur con Brasil y el euro y las criptomonedas también han encontrado nichos de uso.

Lo que resulta maravillosamente sorprendente es la aparición espontánea de una moneda de oro puro en una remota región del sureste de Venezuela, en torno a las localidades de Tumeremo y El Callao. La región abunda en minerales de metales preciosos y tiene una larga historia de atracción de buscadores y mineros en busca de fortuna. Sin embargo, en la actualidad, muchas de las minas más grandes están controladas por el ejército gubernamental, que lucha contra las bandas locales y las guerrillas.

A pesar de la violencia y la anarquía, los venezolanos sin trabajo llegan a la zona para trabajar en las prósperas minas ilegales a cambio de un pago en pepitas de oro. Como resultado, las escamas de oro, que se desprenden de las pepitas en bruto con herramientas manuales, se han convertido en la moneda preferida en la región, con precios de productos y servicios cotizados en gramos de oro. Con medio gramo de oro se puede pagar una noche en un hotel local, mientras que una comida para dos personas en un restaurante chino y un corte de pelo cuestan un cuarto de gramo y un octavo de gramo, respectivamente. Las hojuelas de oro se llevan en los bolsillos de la gente, normalmente envueltos en billetes de bolívar casi sin valor.

Aunque algunas tiendas están equipadas con balanzas para pesar las hojuelas de oro, la mayoría de los vendedores y sus clientes se han familiarizado tanto con las hojuelas que los evalúan a la vista. Por ejemplo, el barbero y su cliente, que realizaron la transacción para el corte de pelo, coincidieron en que tres hojuelas de oro equivalían al precio de un octavo de gramo (aproximadamente 5 dólares). El oro también está empezando a penetrar en las ciudades cercanas, como la capital regional, Ciudad Bolívar, ya que las tiendas de los centros comerciales aceptan gustosamente el oro a cambio de dólares de los mineros que buscan cobrar.

Para que el oro se convierta en una moneda de pleno derecho que pueda competir de forma viable con la depreciación del dólar y otras monedas extranjeras, es necesario que las pepitas en bruto se acuñen en formas y tamaños convenientes y que su peso y finura sean certificados por empresas de prestigio. Esto significa que hay que eliminar cualquier barrera legal a las casas de moneda privadas. Además, hay que suprimir los impuestos sobre las ventas y las ganancias de capital del oro. Dado que es muy poco probable que estas medidas sean implementadas por el régimen de Maduro, sólo podemos alegrarnos por los avances de la moneda de escamas de oro del pueblo.

1recibió su doctorado en economía de la Universidad de Rutgers. Es profesor emérito de economía en el Departamento de Economía y Finanzas de la Escuela de Negocios de Lubin de la Universidad de Pace en la ciudad de Nueva York. 

*Este artículo fue publicado originalmente en panampost.com el 06 de noviembre de 2021.

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Publicaciones relacionadas