InternacionalOpinión

Alemania: CDU será liderada por Friedrich Merz

La tercera fue la vencida. Después de perder dos elecciones internas por pocos votos en 2018 y 2021, ahora es el turno de Friedrich Merz, que liderará la CDU en la ardua tarea de oposición a la coalición de gobierno de socialdemócratas, verdes y liberales.

Escucha la noticia

Por: Sebastian Grundberger1

Fue un proceso inédito en la CDU. Por primera vez en sus casi 77 años de historia, la Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU) acudió a una consulta popular entre su militancia para determinar quién será su nuevo presidente. El resultado fue sorprendentemente claro. Un 62,1 % votó por el abogado y diputado de 66 años Friedrich Merz. Le siguieron el experto en relaciones internacionales y diputado, Norbert Röttgen, con 25,8 %, y el exministro de la Oficina de la Canciller Angela Merkel y diputado, Helge Braun, con 12,1%.

Con este resultado, Merz será el único candidato a la presidencia de la CDU para su convención nacional el 21 y 22 de enero, haciendo que su confirmación por esta instancia sea una mera formalidad. Como Merz logró unir más del 50 % de los votos emitidos, no tendrá que someterse a una segunda vuelta. En la consulta participaron alrededor de 250.000 personas, es decir, cerca del 66% del padrón de militantes que maneja el partido. Este hecho fue aplaudido unánimemente como una participación muy por encima de lo esperado. En esta votación inédita, todo militante pudo votar o por carta o con un código individual de identificación de manera virtual. En una y en otra modalidad de voto, Merz se impuso con claridad.

Friedrich Merz | Foto: Shutterstock

¿Quién es el nuevo presidente de la CDU?

Friedrich Merz para muchos representa la esperanza de un perfil ideológico más nítido de la CDU. En la interna tuvo sobre todo el apoyo de los militantes del sur y el este de Alemania. Ideológicamente lo apoyaron los sectores más liberales en lo económico y los sectores conservadores dentro del partido. No obstante, el resultado indica que al final tuvo un muy fuerte apoyo más allá de estos grupos.

Merz no solamente destaca con su altura (mide 1,98 m), sino sobre todo con su retórica precisa y a veces ácida. Nacido el Nordrhein-Westfalen, el estado más grande de Alemania, fue electo al Parlamento Europeo en 1989. después de servir como eurodiputado durante una legislatura, ganó una banca en el Bundestag alemán. El momento más alto de su larga carrera parlamentaria llegó cuando sus pares le eligieron jefe de la bancada en el año 2000. Perdió este cargo en 2002 a manos de la nueva estrella ascendente del partido, Angela Merkel. En los años siguientes, Merz criticó algunas decisiones de Angela Merkel con quien, a causa de la competencia interna, tuvo una relación con muchas tensiones.

En 2009 decidió no volver a candidatearse al Bundestag para dedicarse a la actividad privada. Como presidente del consejo de supervisión de BlackRock, tuvo un puesto prominente y financieramente lucrativo. Desde afuera del Parlamento, a veces se expresó en términos críticos sobre Angela Merkel, particularmente sobre su posición en la llamada «crisis de los refugiados» en 2015. Cuando Merkel decidió en 2018 renunciar a la presidencia de la CDU, para sorpresa de muchos, Merz postuló su candidatura para seguirla en el puesto, liquidando sus participaciones en gremios de la empresa privada.

El camino a la presidencia del partido

Lo que siguió fueron dos procesos eleccionarios internos difíciles y estrechos, que Merz perdió por pocos votos, primero contra Annegret Kramp-Karrenbauer y después contra Armin Laschet.

Ambos procesos, que se decidieron por votación de delegados, estuvieron acompañados por ruidos e irritaciones internas, lo que algunos analistas identifican como una de las razones para el mal desempeño en las elecciones federales del 2021, cuando la CDU no solamente perdió el gobierno después de 16 años, sino que cosechó, junto con la CSU de Baviera, el peor resultado de su existencia, solamente 24,1 % de los votos. En este momento doloroso para el partido, la dirigencia encabezada por el candidato perdedor, Armin Laschet, decidió otorgar la decisión sobre el nuevo presidente del partido a la militancia.

La victoria de Merz, que en la elección del 2021 volvió a ser diputado, fue muy clara. Esto confirmó algo que era un secreto a voces: que Merz era más popular entre las bases que entre los funcionarios del partido. Pero es demasiado simple explicar su triunfo solamente con este aspecto. Él ha demostrado en los últimos meses su voluntad de incluir distintas alas del partido en su proyecto político, algo que ha dado más tranquilidad al conjunto. A pesar de su conocida ambición personal, ha subrayado que su interés es unir al partido, liderar con un equipo diverso y no ajustar cuentas viejas.

En muchos aspectos, Merz es muy diferente a Angela Merkel. Es más emocional en su retórica, crece en discusiones controversiales, es más frontal y puede ser confrontativo. En realidad, estas cualidades pueden ser muy útiles para liderar una oposición. A la pregunta de los periodistas de si su elección no era una vuelta al pasado para el partido respondió, con un toque de humor, que le encantaría liderar al partido a resultados electorales «como en el pasado», cuando la CDU/CSU cosechaba resultados de cerca del 40 %.

Este pasado no es tan lejano. La última líder que lideró a la CDU a un resultado así fue justamente Angela Merkel, hace tan solo ocho años, cuando la CDU cosechó 41,5 %, alcanzando casi la mayoría absoluta de los escaños en el Bundestag.

Una gran tarea por delante

La tarea de Merz no será sencilla. Será un desafío ser una oposición organizada para un partido que lideró el gobierno durante 16 años. Es posible que para esta tarea sea una ventaja conocer el trabajo de ser oposición y no haber sido parte del gobierno de Angela Merkel. A Merz además le toca marcar un nuevo tiempo para el partido sin romper con todo lo que fue el gobierno de Angela Merkel. Tendrá que encantar y activar a las bases, e incorporar los muchos funcionarios del partido quienes fueron parte activa de la era Merkel. Además tendrá que intentar crecer electoralmente arrinconando por un lado a la AfD y, por el otro, volver a ganar los votantes de centro que en algún momento apoyaron a Angela Merkel pero que en los últimos comicios votaron masivamente por verdes, liberales o socialdemócratas. Tendrá que volver a traer unidad y estabilidad a un partido irritado por pugnas internas. Y, muy importante, tendrá que poner a la CDU rápidamente en condiciones para disputar las próximas elecciones de los estados federados de Nordrhein-Westfalen, Sarre y Schleswig-Holstein que se celebrarán en el primer semestre del 2022.

Una ventaja que tiene Merz es que ningún líder de la CDU hasta ahora podía contar para tales tareas con un mandato tan claro desde las bases. Ganó una contienda interna bastante tranquila y respetuosa, luego de la cual todos los referentes del partido se pusieron a disposición de trabajar en unidad con el nuevo presidente. El tiempo, las encuestas y, sobre todo, los próximos resultados electorales mostrarán si la CDU puede volver a ser el partido tranquilo y unido capaz de interpretar a mayorías de la sociedad alemana que ha sido durante gran parte de su existencia.

1Representante de la Fundación Konrad Adenauer en Montevideo, Uruguay, y director del Programa Regional Partidos Políticos y Democracia en América Latina, con sede en Montevideo.

*Este artículo fue publicado originalmente en dialogopolitico.org el 20 de diciembre de 2021.

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

100% LikesVS
0% Dislikes

Publicaciones relacionadas